Bienvenidos a Vampire Knight: Academia Cross. Esperamos realmente que los usuarios y también los personajes, disfruten la estadía en el foro y sobre todo, participen en esta comunidad. ¡Diviértanse por encima de todo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Edificios abandonados
Dom Abr 22, 2018 8:41 pm por Ryu Olivier

» Confieso que...
Lun Abr 09, 2018 8:31 pm por Ziel A. Carphatia

» Calles
Dom Mayo 21, 2017 6:11 pm por Lisbeth C.

» Que harias con el de arriba si se quedaran en cerrados en un habitación.
Miér Feb 22, 2017 12:02 am por Integra F. W. Hellsing

» El que llegue a 100 gana
Sáb Ene 21, 2017 8:21 pm por Nathan Von Kleist

» ¿Roleas?
Mar Ene 03, 2017 11:52 pm por Celest Blaze

» ¿Qué estás escuchando?
Lun Dic 19, 2016 12:56 am por Rangiku Matsumoto

» Habitacion de Kasha
Jue Dic 01, 2016 7:46 pm por Kasha Oskan

» Registro de apellido.
Dom Oct 23, 2016 2:59 pm por Aoba Segaraki



Foros Hermanos
Afiliados de élite
Créditos
Sword Art Online (SAO)
Este foro ha sido diseñado por Ziel Carphatia y en colaboración de Yuuki Cross. Agradecer su trabajo, sin embargo, a los creadores de las texturas en Deviant Art que favorecieron el wall del que disfruta el foro, así como la action empleada en todos los gráficos. También, una pequeña mención a las grandes instrucciones de foroactivo y Savage Themes que, con sus tutoriales y enseñanzas, han hecho posible este fruto para todos los usuarios.

Gracias a todos.


Edificios abandonados

Página 15 de 16. Precedente  1 ... 9 ... 14, 15, 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Edificios abandonados

Mensaje por Kaien Cross el Sáb Sep 10, 2011 5:43 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Por todo el pueblo, podeís encontrar una gran multitud de edificios abandonados, la mayoria de ellos, están en ruinas.


avatar

Cantidad de envíos :
450
Localización :
En mi despacho
Empleo /Ocio :
Director de la academia Cross
Humor :
Maravilloso~

Kaien Cross
http://academiacross-vk.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo


Re: Edificios abandonados

Mensaje por Marcus O'Conell el Sáb Ago 24, 2013 5:32 pm

Marcus escuchó sus palabras y admiró con desprecio aquel rostro preocupado. No le gustaba verla así. Realmente quería asegurarle que todo estaría bien y que Ziel aún estaba con vida, entero, pero no podía prometerle algo que no sabía con certeza. Aunque realmente deseaba con todo su corrompido corazón que fuera así, no quería crear falsas expectativas en ella; falsas esperanzas. Ya estaba harto de las ilusiones perdidas. Había pasado décadas de ellas, y ya no le apetecía regresar a las utopías, aunque qué bellas y apacibles son.

Marcus cerró los ojos un momento, mientras sus heridas sanaban lentamente. Apoyó su mano sobre la cabeza de Bella y sonrió levemente. Asintió. Estaban bien armados, al parecer. Bueno, eso requeriría otros planes pero no significaba que fuera imposible combatirlos.
- Lo encontraremos -aseguró. Eso fue lo único que dijo. Aunque, en su mente, las palabras "vivo o muerto" retumbaban peligrosamente. Apartó con rapidez esa idea. ¿Cuánto hacía que no sentía este temor irrevocable por perder a alguien?

Extendió su mano hacia Bella sin importar su debilidad. Quería que ella se recuperara y estuviera mejor. La observó mientras bebía su sangre. Al menos ahora estaría más fuerte y sus heridas sanarían de forma más veloz. Marcus sonrió y se puso de pie lentamente. Era grato ver su sonrisa otra vez. Tomó a Bella por los hombros y la ayudó a levantarse.
- Ahora, vámonos de aquí. Busquemos un lugar seguro para planear nuestro próximo movimiento -susurró, rodeándola suavemente con los brazos para luego elevarla en el aire y salir de allí a toda velocidad, con el esfuerzo que aún podía exigirle a su cuerpo.

Al cabo de unos minutos, los vampiros habían desaparecido de allí.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Kasha Oskan el Miér Sep 18, 2013 10:49 am

Nada mas salir de la iglesia, entre en un edificio medio en ruinas cerca de la Iglesia donde me sente en el suelo agotada de cargar a Ziel y el esfuerzo de aguantar el dolor de la herida abierta.
Mire a Marcus seria, esperaba que me respondiera a las preguntas.
- Dime, como estais controlando tan bien a un neofito, sabiendo que estais siendo perseguidos por un grupo de cazadores que va en contra del subjefe de la asociacion?, porque la verdad, lo estais haciendo de lujo, sobre todo, no enseñandole que las personas no se comen y menos a una de las personas mas protegidas en estos momentos, la novia de un jefe de la asociacion recien asesinado, espera que no recuerdo bien..., ah si, por tu queridito papaito- le dije con mi habitual borderia aunque aumentada por lo que habia pasado.
- Si vuestra intencion es pasar desapercibidos para no ser encontrados, estais haciendo justo lo contrario, os escondeis en los sitios mas obvios, y dejais salir al objetivo mas facil y simple de capturar- le dije a Marcus para que viera el mal camino que llevaban para intentar hacer que habian desaparecido y no ser encontrados
avatar

Cantidad de envíos :
4032
Edad :
26
Localización :
en el infierno

Kasha Oskan

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Marcus O'Conell el Jue Sep 19, 2013 1:29 am

Siguió a Kasha hasta llegar a la zona abandonada. Una vez allí, la observó cuando se desplomó en el suelo. Marcus ya no conservaba en su rostro algún indicio de la anterior sonrisa al salir de la Iglesia. Simplemente, su expresión no mostraba nada, pero aquella Nada era algo temible incluso para él, porque sabía que tarde o temprano estallaría en quién sabe qué clase de sentimiento o acción. Sus nervios no eran de acerco. Nunca lo fueron. Estaba cansado, sobrepasado, colapsado, y aún así continuaba lidiando con todo este asunto. Sí, él era el culpable de todo. No lo negaría. Él fue quien condenó a Ziel desde un principio, pero realmente quería hacer las cosas bien. Después de todo, conforme a los cálculos lógicos, si él no hubiera aparecido, ahora mismo estarían yendo a visitar a aquel chico a un cementerio, pues su vida hubiera si arrebatada por una tortuosa enfermedad.

Las palabras de Kasha entraron por sus oídos. Marcus miró a la mujer fijamente, para comenzar a hablar. La impotencia que sentía en ese momento jamás creyó sentirla alguna vez. Una de sus manos se hizo en un puño. Tensó sus músculos y apretó la mandíbula.
- Gracias por recordar el suceso nuevamente. ¿Necesitas que lo anote para tu mayor seguridad? -espetó, pero acto seguido respiró profundamente-. Hablas como si fuera realmente sencillo controlar a un vampiro, y más a un neófito. Tengo más años que tú, muchos más, créeme, y mi experiencia me indica que es una situación difícil y que si esos cazadores de mierda no hubieran aparecido, las cosas serían mucho más sencillas, porque Ziel no tendría que estar padeciendo todo lo que tiene en la cabeza. ¿Sabes qué es lo peor? Que como dices, esos cazadores van en contra de los principios del subjefe de la Asociación y aún así ellos no hacen nada para cambiarlo. ¡Tú tampoco haces algo para cambiarlo! ¿Acaso Bella no es tu amiga? Realmente, maldigo el día en que quise volver a comprender los sentimientos humanos. Los maldigo a ellos, maldigo a este pueblo y te maldigo a ti, Kasha Oskan. ¡Esos cazadores son un grupo numeroso de imbéciles que utilizan a Ziel como excusa para armarse de poderío! ¿Esa es la clase de personas que dejan libre tan fácilmente ustedes, "honorables" cazadores de elite? Porque si es así, todos ustedes y su estúpido método pueden irse al diablo. Cada paso que doy, cada acción que ejecuto en favor de Ziel y Bella, cada intento por protegerlos, acaba en tragedia. ¿CÓMO CREES QUE PUEDO VIVIR CON ESO? Intento remediar las cosas y nada más recibo golpes bajos. Ya no sé qué hacer. Ni siquiera cuando veo a Ziel regresar a nosotros de esa manera. Ni siquiera cuando la tristeza de Bella se refleja en cada uno de sus benévolos actos. Me siento enfermo, podrido, harto y odiado. ¡ODIADO POR CADA UNO DE USTEDES Y POR MÍ MISMO! No voy a decir que no lo merezca, ¿pero acaso no vale nada lo que hago día a día? ¿De nada sirve? Dímelo tú, ya que eres quien exige las respuestas -vociferó, largo y tendido, sacándose todo el veneno que le corroía desde el interior, aunque su verdadera intención no había sido aquella. Había comenzado por querer responder a los interrogantes de Kasha, pero acabó desquitándose con ella por la terrible e irremediable necesidad de que alguien lo escuchase simplemente para él sentirse libre de semejantes pensamientos y sentimientos.

Las lágrimas comenzaron a emanar de sus ojos una a una al tiempo que daba un fuerte golpe de puño a la pared de un edificio derruido. Un gruñido de furia fue emitido por su grave garganta. No podía más. Realmente, no podía más. Sinceramente, ya no sabía qué más hacer. Había acabado con todas sus opciones y su mente y alma se encontraban ofuscados por la desesperación.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Kasha Oskan el Jue Sep 19, 2013 1:52 am

Me levante del suelo a pesar del cansancio del mal genio que se me estaba poniendo al escuchar las palabras de Marcus, yo no era la culpable de este asunto, pero me estaba poniendo como tal, y al contrario, el solo se estaba escondiendo, yo, como era habitual en mi, estaba intentando llamar la atencion de esos estupidos cazadores para alejarlos de ellos pero resultaba imposible si tenia a un maldito mocoso incapaz de controlar los instintos.
- No me eches a mi las culpas!!, ni se te ocurra, porque mientras que tu y Bella desaparecisteis, hice lo posible para que Ziel estuviera seguro, consegui alejarlos durante un tiempo, pero mi capacidad tiene un limite, intento averiguar donde estan esos idiotas, pero es uno contra cuantos?, veinte, treinta?, por mucho que este en la elite, tengo mis limitacion, especialmente cuando tu hermanito me ha agujereado un hombro y Ziel me habre heridas cada dos por tres, y creeme, el subjefe, no esta tan calmado como piensas, pero ahora hay un problema mas grave, y a causa de quien?, ah si, de tu padre, asi que no me culpes a mi.- le dije ya con los ojos transformados de forma inconsciente por el cabreo que tenia.
- Y ya se que es complicado controlar a un neofito, pero... que tal si pedis ayuda?, porque por si no os habeis dado cuenta, estoy de vuestra parte, y los cazadores poseemos algunos trucos para controlar neofitos, aunque dudo que os haga gracia, pero voy en serio, cuando ha atacado a Fraiah, no estaba sola, habia otro cazador y se que si ese cazador se entera que Ziel es realmente un peligro, no podre hacer nada, tu ya estas en la lista, pero si quieres que Ziel no pase a estar alli, debes enseñarle o de aqui a un mes, sera incontrolable- le dije controlando mi forma real de ser e intentando ser un poco mas amable al ver como lloraba.
- Dime, tanto os cuesta pedir ayuda a una cazadora?, que si, que aguantarme es dificil porque saco a todo el mundo de sus casillas, pero tanto os cuesta?, con lo que esta ocurriendo, el subjefe no mandara gente a matarte, y mi mision queda temporalmente aplazada- le mire a los ojos ya relativamente relajada para que viera que realmente quiero ayudar
- Estas por asi decirlo, estancado en la lista, asi, dime te fias ya de mi y me dejas ayudaros, o me marcho y os buscais la vida para sobrevivir vosotros solos?- era obvio que si aceptaba, iba a poner ciertas normas cuando estuviera con ellos, normas que ya tenia bien pensadas, empezando por nada de cosas romanticas, me niego a escuchar ñoñerias
avatar

Cantidad de envíos :
4032
Edad :
26
Localización :
en el infierno

Kasha Oskan

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Marcus O'Conell el Jue Sep 19, 2013 3:57 am

Estaba nervioso y cabreado; desesperado y aniquilado por dentro. Todo, absolutamente todo, recaía sobre su persona, porque no había nadie en aquel maldito pueblo que dijera lo contrario. No existía ente o cosa –por ridículo que sonase- que se atreviera a estar de su parte. Ziel le detestaba con fiereza. Bella sufría a causa de su incompetencia para cuidar de ella y ese chico. Estaba en la lista por haber cometido atrocidades, las cuales no pensaba olvidar ni pretender borrar así como si nada. Incluso Kasha desconfiaba de él, pese a que la había ayudado en una ocasión. Definitivamente, Marcus O’Conell estaba en el lugar equivocado. Lo estuvo desde un principio. ¿Cómo pudo ser tan idiota de no darse cuenta? Siempre en el medio. Aunque en un comienzo le agradaba ser el generador de la discordia, ahora lo detestaba. Ni Bella ni Ziel hallarían paz si él continuaba con ellos.

Marcus dio otro golpe seco a la pared. De tan solo pensar en el hecho de separarse de ellos y ya jamás sentir la calidez de sus sonrisas, le desgarraba el alma en dos. Cerró los ojos mientras las lágrimas continuaban deslizándose por sus mejillas. Jamás había llorado con tanto ímpetu e intensidad. Jamás se había sentido tan malditamente vulnerable y miserable como en ese momento. Negó con la cabeza, como respondiendo a sus propios interrogantes internos. Ya no tenía caso. No hallaría una solución a todo esto si seguía estando en el medio. Se deslizó hacia adelante y apoyó su frente en el antebrazo de la mano golpeadora, el cual había recargado contra el muro. Con la mano libre, se cubrió el rostro. Estaba dándole la espalda a Kasha, y escuchaba cada una de sus palabras.

- ¡Cuando yo desaparecí estaba exterminando cazadores a las espaldas de Ziel para evitar que lo maten –gritó, abriendo los ojos y permitiendo que el ámbar cristalino se deslizara por sus cuencas. Guardó silencio sin interrumpirla en todo lo que continuó diciendo. Cuando mencionó el por qué de no pedir ayudar, algo en el interior de Marcus acabó dejándole tieso. Cerró los ojos otra vez mientras dos lágrimas más caían-. Porque nunca supe lo que es tener la ayuda de alguien más –susurró, bajando la voz. Realmente, Marcus siempre había estado solo, desde el comienzo de sus tiempos. Nadie jamás lo había ayudado cuando vio partir a su amada esposa; nadie lo ayudó a criar aquellos dos hijos que dejó solos y desamparados y, ahora, quién sabe si vivirían; nadie comprendió jamás, completamente, la verdadera forma de ser que él poseía, siendo un perro solitario, rabioso en más de una ocasión, buscando arreglárselas solos como siempre lo hizo. Cuando Vladimir le ayudó,  le otorgó el poder que hoy corría por sus venas pero, luego, lo dejó hacer solo. Sus matanzas las llevaba a cabo por su propio ingenio y sadismo, y jamás recurría a alguien más para que contribuyera.

Solo. Siempre solo. Esa era la realidad de un vampiro como él.

Giró suavemente la cabeza para observar a Kasha a los ojos. Dejó escapar un suspiro.
- No quiero tu ayuda  si eso significa que tus métodos le harán daño –dijo sin más. No quería su ayuda si Ziel continuaría recibiendo maltratos y reprimendas. Ya suficiente tenía y tiene como para agregar más métodos de tortura pretendiendo que con eso podrá alcanzar la estabilidad máxima de su autocontrol. Marcus se pasó una mano por el cabello. Se sentía idiota y patético. Comenzó a caminar de un lado a otro, cual padre nervioso en medio de un parto. Sus manos poseían un ligero temblor y su corazón latía con demasiada intensidad. Acabó por frenar su andar y recargar su espalda contra la pared. Miró hacia arriba, perdiendo su roja mirada entre las espesas nubes que cubrían el cielo nocturno.

- No puedo más, Kasha. Ya no puedo más… -confesó, sincero y con aquel tono acongojado en la voz. Realmente, Marcus había llegado a su límite y la única que estaba allí para apreciarlo era ella. Una faceta más del vampiro salía a la luz, y mostraban un ser completamente falto de cariño y rebosante de pena.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Kasha Oskan el Jue Sep 19, 2013 9:57 am

No sabia si decia la verdad o no cuando decia que habia estado matando cazadores, yo lo habia pasado mal por haber recibido mas de un golpe de esos idiotas para mantenerlos lejos de Ziel, pero eso jamas lo diria, era asunto mio, y de nadie mas.
Pero en ese momento me descuadre con las palabras de Marcus, en el fondo, no eramos muy diferentes, cuando mi familia murio, yo pase a quedarme sola, sin ayuda de nadie, sin que a nadie le importara lo mas minimo, solo le importaban mi capacidad para asesinar vampiros, nada mas, por eso me volvi tan arrogante e insufrible para todo el mundo. Suspire, tenia una pequeña idea que podia funcionar sin hacer daño a Ziel, pero supondria bastante peligroso para mi si Bella y Marcus no conseguian mantener a raya a Ziel y enseñarle a controlarse lo suficiente.
- No hare daño a Ziel si es lo que te preocupa, aunque no me caiga bien, no quiero ver sufrir a lo unico que le queda a Kai, si le hago daño, el no me lo perdonara, las veces que le he golpeado, han sido porque no he tenido mas remedio- le dije a Marcus
Vi como se derrumbaba, era una sensacion que habia aprendido hacia mas bien poco, cuando se entero de lo que habia estado haciendo Alec a mis espaldas.
- Pues si no puedes mas, dejame ayudarte, tengo tantas ganas como tu de hacer desaparecer a esos cazadores, porque para mi y todos los cazadores que siguen las normas de la asociacion, no son mas que un atajo de mercenarios que matan por pura diversion y que han convertido esto en un juego particular, yo necesito tu ayuda para encontrarlos porque son demasiados para mi sola, y tu necesitas mi ayuda para desaparecer de su pista- le mire para ver como reaccionaba y estire la mano para hacer un trato con el durante al menos una pequeña temporada.
- Hay trato, o no?- le dije esperando que se fiara lo suficientemente de mi como para que aceptara
avatar

Cantidad de envíos :
4032
Edad :
26
Localización :
en el infierno

Kasha Oskan

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Marcus O'Conell el Vie Sep 20, 2013 3:57 am

Marcus continuó meditando en su fuero interno. No sabía qué hacer primero. Estaba enloquecido y ofuscado por estas emociones tan humanas y tan atormentadoramente cálidas que sentía en el pecho. Se llevó una mano sobre el tórax y respiró profundamente. Necesitaba volver a su frialdad habitual. Necesitaba volver a poner sus pies sobre la tierra y pensar de forma gélida y calmada como siempre. Al escuchar las palabras de la cazadora, la miró a los ojos. Tal vez, eso fuera la única esperanza. Si ella estaba segura de que no le haría daño a Ziel, quizá Marcus accediera. Las cosas se les estaban yendo de las manos y jamás creyó que fuera tan difícil controlarlo. Seguramente, si esos cazadores no hubieran metido veneno en su mente y alma, todo hubiera sido mucho más fácil.

"¿Hay trato o no?" Marcus continuó observando a la cazadora. Su determinación fue tajante como su propuesta. El reacio vampiro no veía otra opción más que aceptar. Miró la mano extendida de la chica y, acto seguido, estiró su brazo. Antes de darle la mano, sonrió levemente, alzando ambas cejas, perspicaz.
- ¿Vas a hacer un trato con un vampiro? -bromeó. No era momento para decir esas palabras, pero claramente eran indebidamente necesarias para semejante ocasión. Con todo lo que había acarreado el pacto de Ziel y él, ¿Kasha no temería acabar igual? De todos modos, mucho distaba este trato "laboral" de aquel perverso e impúdico. Marcus soltó una breve risa, denotando la broma en sus palabras.
- Hay trato -acabó por decir, estrechando fuertemente la mano de Kasha Oskan.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Kasha Oskan el Vie Sep 20, 2013 9:44 am

Cuando se intento hacer el gracioso, me entraron ganas de darle un puñetazo por idiota, pero me aguante las ganas porque sabia que aceptaria, que otra opcion tenia?, no le quedaba nada, estaba solo, asi que quisiera o no, era su mejor alternativa.
Como sabia, acepto el trato y le mire seria para dejarle claro algunos aspectos sobre el trato.
- Si alguien se entera de esto, sera el fin de mi carrera como cazadora, asi que manten la boca cerrada, en el momento en el que alguien se entere, el trato esta roto, queda claro?, ah, y otra cosa mas, cuando este con vosotros, hacerme un favor, los cariñitos os los guardais, no me apetece vomitar arco iris por estar cerca vuestro- una vez dicho eso, solte la mano de Marcus y me quede de pie en silencio, donde me estaba metiendo?, si esto no funcionaba, seria mi propio fin, pero que iba a hacer?, no podia dejar que Kai perdiera lo unico que tenia, y antes de decirle nada, queria que Ziel se volviera mas controlado que como estaba ahora
avatar

Cantidad de envíos :
4032
Edad :
26
Localización :
en el infierno

Kasha Oskan

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Marcus O'Conell el Sáb Sep 21, 2013 11:46 pm

Observó la mala gana con la que Kasha hacía eso. Si tanto le molestaba en verdad, ¿entonces para qué colaboraba? Marcus decidió guardarse las dudas en vez de preguntarlas. Suspiró levemente y soltó su mano, escuchando sus palabras. De acuerdo, de acuerdo. Creía que ya había oído eso alguna otra vez. Esta mujer... siempre tan estructurada y osca. ¿Pero quién era él para culparla? Acabó por sonreír levemente y se pasó la mano por el rostro, echando hacia atrás algunos mechones rebeldes de su cabello. En ese instante, se le dio por preguntar algo.
- ¿Dices eso porque tu novio no te satisface o por qué razón? -clavó sus ojos en ella y luego rió, dejando la broma para otro momento y decidiendo hablar enserio-. ¿Ese muchacho aún no sabe lo que es Ziel? -la mirada se Marcus se oscureció un poco mientras aguardaba la respuesta.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Kasha Oskan el Dom Sep 22, 2013 12:01 am

Definitivamente, Marcus no iba a salir del edificio sin antes recibir un puñetazo en la cara de mi propia cosecha, aun me preguntaba como estaba haciendo esto con lo poco que aguantaba a Marcus.
- Es para no vomitar cuando este cerca vuestra, he tenido suficiente amor vuestro alrededor por el resto de mi vida- le respondi para fastidiarle la broma un rato. Pero entonces hizo la pregunta que tarde o temprano iba a hacer.
- No, Kai no sabe absolutamente nada, y de momento seguira asi, yo no soy quien para decirselo, tiene que ser Ziel el que se lo diga, y tampoco tengo intencion de dejarle ver a Ziel tal y como esta ahora, sin control alguno, si lo ve asi, se romperia, por eso quiero que Ziel sea capaz de controlarse al menos durante un rato, asi que, si te lo encuentras, no le digas nada- le dije a Marcus seria y triste por la situacion, de nuevo, me tocaba a mi en medio y si Kai se entera de que se lo estaba ocultando, la que saldria mal parada seria yo, como siempre desde hacia ya años. No sabia como lo hacia, pero en los planes que hacia para salvar al resto, siempre acababa perjudicada yo, pero mejor yo que el resto, no?
- Ademas, si se entera, querra matar al culpable y ese eres tu, aunque de forma indirecta porque tu no eres un pura sangre, asi que como desconoce quien ha sido, ira a por ti y dudo que quieras poner un nombre mas a la lista de personas que te persiguen, o no?- esperaba que diciendole eso, se pensara dos veces antes de abrir la boca delante de Kai, porque conociendolo, haria exactamente eso
avatar

Cantidad de envíos :
4032
Edad :
26
Localización :
en el infierno

Kasha Oskan

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Marcus O'Conell el Dom Sep 22, 2013 12:23 am

Escuchó las palabras de la cazadora y, siendo sincero, se sentía algo indignado. Apreció su tristeza en ese momento y aquella tensión que sentía interiormente por estar entre la espada y la pared; entre su novio cazador y su enemigo vampiro. Marcus frunció el ceño y dio unos pasos hacia el frente. Descargó el peso de su gran mano sobre el hombro de la muchacha.
- Me sorprende lo poco que te fías de mí. Que suela hacer cosas para fastidiarte no quiere decir que sea tan reventado como para hacer algo así siendo que pretendes ayudarnos -dijo, sonriendo de lado y mirándola-. No diré ni una palabra. De todos modos, no creo que él pueda contra mí -le guiñó un ojo. Inevitablemente debería molestarla de algún modo-. Ahora, comienza a trabajar en el trato y ve a donde están Bella y Ziel. Toma esto -le tendió una pequeña nota con una dirección-. Llévalos allí. Yo me daré una vuelta por el hospital municipal para recaudar provisiones.

Dichas aquellas palabras, el vampiro le guiñó un ojo y comenzó a caminar, alejándose de la zona. Nunca quitaba su atención ni sus sentidos de la iglesia, ni aunque fuera muy lejos. Sin embargo, por más que quisiera regresar con ellos ahora, no podía. Debía dejar todo listo para la seguridad de sus amantes. Kasha, tarde o temprano, se daría cuenta que aquella dirección correspondía con la zona residencial del pueblo. Marcus había consultado su cuenta en el banco, la cual había quedado estancada un largo tiempo esperando por los herederos de la suma de dinero que poseía desde hacía mucho tiempo a causa de su trabajo. Había retirado aquel monto y había comprado una casa para para que pudiesen vivir en paz de una vez por todas.

El vampiro, mientras se alejaba, no pudo evitar sonreír ante la idea de poder residir allí junto a Bella y a Ziel, como una verdadera y exótica familia.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Kasha Oskan el Dom Sep 22, 2013 12:34 am

Mire a Marcus cuando dijo que no me fiaba de el, y realmente era cierto, hacia tiempo que habia aprendido a no fiarse de nadie, apenas se fiaba de un par de personas.
- No subestimes a Kai, puede parecer poca cosa, pero la verdad es que tiene casi mi mismo nivel- le dije como aviso, no era broma, desde que estaba conmigo, su nivel como cazador habia aumentado considerablemente, y las escasas carencias que tenia yo, el las tapaba, razon por la que haciamos un buen equipo.
Cogi el papel con la direccion y me marche del lugar nada mas salir Marcus
avatar

Cantidad de envíos :
4032
Edad :
26
Localización :
en el infierno

Kasha Oskan

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Issei Chrane el Lun Dic 23, 2013 6:26 pm

Issei se había adelantado al encuentro que debía acontecer. Como le habían dicho, sería en los edificios abandonados. Una vez llegó, saltó por entre las piedras para subir a la última planta de uno de ellos. Y allí, estaba escondido entre las ruinas de uno de los edificios, asomando su pertinente y estirada figura como si de una estatua se tratara. Su largo pelo verle ondeaba con el pequeño aire que él mismo estaba formando como escudo, por si algún oculto desconocido que su olfato no detectara, se creía tener el derecho de llegar a ver su sangre caer. No creía que fuera a ocurrir, pero toda protección es poca.
Mientras, sus ojos intentaban destripar cualquier sombra que se cercía por debajo del edificio, encontrando entre la oscuridad perfectamente a los animales que iban en busca de alimento. Sin embargo, se mantenía atento, alerta, hasta que su esperado invitado viniera a tan extraña cita.

Y por si alguien se lo preguntara, Issei tenía, por así decir, unas "órdenes" que cumplir. Pero siempre, él acababa por pasarsélo por las narices. Bien poco le importaba lo que le dijeran los cazadores. Él solamente participaba como un pequeño modo de diversión y para así ver todo desde un punto más cerca. Sus gustos eran extraños, pero a un individuo como él, le gustaba observar cómo las fieras luchaban por la supervivencia y otros por la supremacía, como si de un circo romano se tratara. En cambio, optaba siempre por quedar al margen y dejar que se mataran entre ellos, pues así sería más fácil derrocar al último que quedara vivo. Esa era su estragia: ahora, antes y siempre.

Miró momentáneamente su reloj y chasqueó la lengua. ¿Por qué tardaba tanto? El trabajo era simple, sencillo para alguien de sus cualidades, así como había otorgado la noche anterior. Únicamente debía robar los documentos y matar a todo aquel que se interpusiera. Sin embargo, a pesar de lo que pensara interiormente, estaba retrasándose. E Issei odiaba perder el tiempo con vampiros incompetentes.
avatar

Cantidad de envíos :
66
Localización :
Jamás lo sabrás.

Issei Chrane

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Alec Baskerville el Lun Dic 23, 2013 11:37 pm

Caminaba elegantemente. Tras realizar el operativo en escasos minutos que no superaban los diez, Alec se sentía lo suficientemente tranquilo como para tomarse todo el tiempo del mundo hasta llegar al pueblo abandonado de los alrededores. Allí debía encontrarse con cierto individuo de la especie que tanto odiaba y a la misma que el propio Alec pertenecía. Lo había conocido la noche anterior, justo en su llegada, y aquel ya llevaba algún tiempo colaborando con los cazadores. No sabía por qué ellos preferían que los vampiros hiciesen el trabajo más sucio, pero suponía que se debía a que, efectivamente, no tenían el valor ni la habilidad necesaria. No se puede esperar mucho de unos desertores, después de todo. Pero, como siempre piensa, no tenía nada mejor que hacer y esto sería un pasatiempo adecuado para ganar dinero y tiempo para averiguar lo que pretende.

Caminaba por las calles desoladas arrojando trozos de carne al aire, que sus perros, saltando, aferraban con sus terribles dientes y devoraban velozmente. Aunque fueran criaturas sobrenaturales creadas por su propio don, necesitaban alimentarse. Aunque no fuera indispensable para ellos comer, Alec los alimentaba igual porque les gustaba demasiado la carne. Así que se tomó su tiempo para pasar por un mercado y comprarles lo que tanto querían. Iba despreocupado, como si jamás hubiera realizado su primera misión, como quien sale de paseo en medio de la noche. Pero, cuando se percató y salió de su ensimismamiento, elevó la mirada hacia arriba y logró divisar en una de las azoteas de los edificios derruidos aquella cabellera verde. Aspiró el aroma que el aire le acercó hasta sus fosas nasales y confirmó la presencia del vampiro. Rápidamente, entonces, ascendió. Cayó de pie frente a él y Cronos y Ares cayeron a su lado, acercando sus cabezas a cada una de sus manos, en busca de caricias. Alec miró fijamente al ser inmortal que tenía enfrente y suspiró, arrojándole el papeleo en sus narices.

- ¿Cuándo te pidieron que lo lleves? -inquirió, pasando a su lado y sentándose en un cubo de cemento que había unos metros más atrás. Sacó de la mochila una bolsa con alimento para perros y comenzó a arrojar cada grano al aire, mientras los canes se debatían por obtenerlos. La tranquilidad de Alec era tal que podría llegar a exasperar a cualquiera, pero mejor dejarlo estar en paz antes que tentar su mala gana.
avatar

Cantidad de envíos :
72

Alec Baskerville

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Issei Chrane el Mar Dic 24, 2013 1:45 pm

Sus ojos verdes continuaban escrutando a todo ser viviente que se acercara por los alrededores. Y casualmente, una de sus preferidas presas, acabó por perderse en tan desolado lugar. Sus ojos brillaron maliciosos y crueles. Sonrió perverso y de un salto se posicionó justamente en la baranda del edificio; a un escaso tambaleo y terminar cayendo varios metros de altura en caída libre. En cambio, tal era la sangre fría de Issei, que ni siquiera pensaba en esos riesgos. Confiaba en su equilibrio y por supuesto, como buen ególatra, en su perfecto y glorioso don ventoso. Y así, empezó a perder el tiempo mientras esperaba a su cita, andando por el límite con los brazos extendidos para guardar la forma y no desestabilizarse, siguiendo por lo alto del edificio abandonado a la muchacha que estaba esperando a su amado.

- Oh Romeo, cuál fatal será tu destino... - Comenzó a hablar en alto, sin que la chica que permanecía debajo de él, se percatara de su presencia, como así era de suponer. - ... cuando encuentres a tu bella doncella Julieta asesinada... ¿Perderás la vida también? - Continuó en el tono melancólico y romántico de antes, como si fuera uno de sus poemas macabros preferidos. No obstante, había lucido sus tétricos planes de matar a la mujer de mano del gran Shakespeare. Al menos será un bonito entretenimiento durante mi espera, pensó. Miró nuevamente el reloj y suspiró cansado de esperar. Sin embargo, ahora prefería que el tiempo se detuviera hasta que la última gota de la chica se hubiera derramado. Relamió sus colmillos, afilándolos con la lengua.
- Oh, tierna Ovejita, cuál será tu día... - Murmuró, dispuesto a saltar desde las alturas para atacar su cuello y de un solo movimiento, partirle la columna vertebral debido al peso. Estiró la pierna, pero antes de conseguir su propósito, hubo un olor que le detuvo.

Se giró rápidamente y chasqueó la lengua. ¿Por qué no pudo tardar unos cuantos minutos más? Ahora su gran festión y por supuesto, diversión, se habían estropeado y ensuciado gracias a su aparición. Ah, maldito niño, qué oportuno es; pensó para sus adentros. Más tarde, encogió los hombros y su aspecto burlón regresó a su rostro. Bajó de la baranda y se adentró en la azotea, para desaparecer de la visión de cualquiera, pues únicamente su invitado debía conocer de su existencia en los edificios abandonados. Observó de arriba a abajo al chico y ladeó la cabeza. Su mano se enredaba graciosamente en su pelo, alisándolo hasta las puntas, peinándolo con delicadeza.
- Has interrumpido mi bonito festín. - Aclaró, hablador, cerrando los ojos. Su dulce Ovejita estaba esperando a que él, caballero, le diera el placer que toda mujer quería; pese a que este distara ciertamente de lo que Ella seguramente tendría idealizado. Movió su pelo y al subir los párpados, contempló a los dos canes alrededor del chico. Su mandíbula se apretó levemente, imperceptible. Odiaba a esos sucios chuchos sarnosos y llenos de pulgas.

Chasqueó la lengua y se agachó para recoger los pocos papeles que se habían caído.
- Oh, Alec-kun, eres cruel. - Dijo en voz alta, como si de una mujer en apuros se tratase, ironizando la situación. Después, se alzó con los papeles y los observó uno por uno, colocándolos y ordenándolos en su correcto lugar. Luego, miró la forma que tenía de alimentar a los sabuesos. ¿Por qué los alimentaba, si eran seres no terrenales? Issei no lo entendía con su delgada lógica que todo lo albergaba. Sin embargo, vio el entretenimiento perfecto mientras hablaba. Hubo una pequeña ráfaga que terminó enseguida. Y de repente, el trozo de carne siguiente para ambos animales, quedó suspendido en el aire; a la suficiente distancia para que ninguno de ellos puesto de pie lograra alcanzarlo. Lo movió de un lado a otro, observando cómo se volvían locos y seguían los movimientos del pedazo de carne. Rió divertido.
- Eso no es de tu incumbencia, jovencito. - Contestó entre tanto. El mocoso no tenía derecho siquiera a saber del asunto que concernía a los papeles que tenía en la mano. Él simplemente era una marioneta más de los desertores y él, claramente el intermediario entre sus perfectos muñecos y los hombres que movían sus hilos.

De su bolsillo sacó una pequeña bolsa con el dinero que habían acordado con el joven. Sonrió y jugó con la bolsita para comprobar su peso y que sonaran las monedas, indicando la cantidad que se encontraba dentro. La lanzó en dirección a Alec y removió su cabellera de nuevo.
- Eso es por tus "servicios". - Marcó bien la última palabra, entreteniéndose en la perfección de sus uñas, ignorando la presencia de Baskerville; pues Issei no consideraba que la misión fuera tan complicada como para haberse entretenido tanto tiempo. Luego, terminó aclarándolo. - En cualquier momento volveremos a contactar contigo para otro trabajito. Pero espero que la próxima vez sea más eficiente, Alec-kun. - Su tono burlón regresó para despreciar al chico y su corta experiencia en cuanto a estos métodos se trataban. Por ello, Issei se tomó la molestia de descontar cierto salario del beneficio de Alec, como retribución por la espera que tuvo que aguantar.
avatar

Cantidad de envíos :
66
Localización :
Jamás lo sabrás.

Issei Chrane

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Alec Baskerville el Mar Dic 24, 2013 4:27 pm

"Has interrumpido mi bonito festín".

Alec elevó la mirada y clavó sus rojos ojos en él. La tenacidad de los mismos se intensificaba a cada momento. Sabía a lo que se refería aquel sucio vampiro, pues había sentido el aroma de esa mujer unos metros antes de llegar al sitio acordado. Pese a su disgusto, no mostró ningún interés por sus comentarios y, mucho menos, denotó alguna expresión que plasmara en él emoción alguna.
- Qué pena -dijo desinteresadamente, claramente ironico. Puso su atención en los canes otra vez mientras a sus oídos llegaba el estúpido tono de voz que Issei había adoptado.

Tras unos momentos, escuchó de su parte que no era de su incumbencia saber cuándo llevaría los papeles. Bien, daba igual, después de todo preguntó por preguntar, para poder llevar el rastro de los movimientos de esos cazadores. No le importaba en lo más mínimo esa información, a decir verdad. Y mientras pensaba en lo ocurrido en la Asociación, se percataba que había matado humanos. No le agradaba esa idea, pero era parte del trabajo y, como se sabe, humanos cazadores saben perfectamente a lo que se enfrentan. Si la cosa se ponía gorda, él solo debería elegir el bando del mejor postor. Le importaba mas bien poco el bienestar de los desertores, pues a él solo le importaba su dinero. Y, entonces, mientras se perdía en sus pensamientos y olvidaba la presencia del otro vampiro, vio cómo el trozo de carne iba de un lado a otro. Los canes comenzaron a enloquecerse y Alec se puso de pie instantáneamente, mientras una de las manos de Issei comenzaba a recalentarse y a denotar los primeros signos del cabreo de Alec.

- Déjalos en paz por las buenas. Ellos no son de tu incumbencia -siseó, mordaz, y de un momento a otro, ya estaba frente a Issei mirándolo directamente a la cara. Un círculo de fuego se formó rodeándolos a ambos. Sus narices casi chocaban debido al enfrentamiento, y el rojo de los ojos de Alec se entremezcló con aquel verde burlón-. No lo diré dos veces, Chrane -aseguró. En pocos momentos su mano acabaría chamuscada si no se dejaba de molestar como un crío y quién sabe si no terminara algo más de él chamuscado.

Cogió al aire la bolsa, aunque mucha distancia no tuvo que recorrer, pues Alec estaba a muy escasos centímetros, amenazante. El cuero negro de su guante tanteó el monto y, entonces, mostró los colmillos.
- Dame lo que falta, o mi próximo "servicio" o "trabajito" será calcinarte la cara -gruñó entre dientes. Le molestaban los vampiros, pero aún más los vampiros como él. Lo único que lo salvaba, momentáneamente, era que tuviesen que trabajar juntos. Pero eso no duraría para siempre y, llegado el momento, Alec se las cobraría, como juró cobrárselas a su padre el día en que lo encontrara.

Issei estaba rodeado por el fuego de Alec y todo su cuerpo estaba siendo amenazado por el calor corporal que el vampiro más joven emitía. Y, desde luego, no bromeaba en nada de lo dicho. Alec era muy directo y concreto, sin rodeos. Chasqueó sus dedos y los canes dejaron de perseguir el trozo de carne para mirar a su amo y, luego, gruñirle al otro vampiro. Apenas le conocía y ya pretendía tocarle las narices. ¿Quién se creía que era? Claramente: un maldito ególatra que no tenía nada más que hacer que sacar a relucir a los cuatro vientos -literalmente- toda su estupidez.
avatar

Cantidad de envíos :
72

Alec Baskerville

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Alucard el Mar Dic 24, 2013 5:59 pm

La verdad es que hacía tiempo que Alucard no se mostraba en público y se ocultaba en los bosques o en los edificios abandonados a la espera algún acontecimiento interesante. Mientras se movía entre los edificios en forma de una bandada de murciélagos como si fuera un tiburón buscando carne fresca en las inmensidades del océano, pudo detectar una presencia. Su cuerpo, formado por docenas de pequeños murciélagos paso a la forma de un grupo organizado de ratas que se deslizaron entre las sombras de los escombros del edificio en el que "casualmente" dos vampiros mantenían una apasionada conversación.

No quería molestarlos o... que demonios, claro que quería, había pasado demasiado tiempo desde que había visto a alguien tan interesante y además, esos dos parecían estar haciendo negocios. "No les bastaba con matar al joven Damaru? ¿Qué planean estos jóvenes ahora?" Las dudas del vampiro cazador no se vieron aclaradas momentáneamente por su sobrada inteligencia asi que su curiosidad solo creció aun más.

Las ratas comenzaron a juntarse a unos cinco metros de las otras dos figuras y poco a poco emergió del suelo el cuerpo de Alucard. Los miró a ambos con una perspicaz sonrisa mientras levantaba las cejas y mantenía sus manos en los bolsillos.
-Caballeros... ¿Qué se os ofrece por estos lares?
La voz de Alucard sonó sarcástica a la vez que punzante. Sus negros y largos cabellos ondearon ligeramente por el viento del lugar al tiempo que sus ojos se iluminaban con las llamas que se formaban alrededor de aquellos vampiros.

avatar
Cazadores
Cantidad de envíos :
87

Alucard

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Issei Chrane el Jue Dic 26, 2013 6:20 pm

Issei comenzó a notar que algo no andaba bien. Miró su mano y la levantó para escrutarla mucho mejor. No conservaba ningún tipo de heridas y sin embargo, le quedaba. Es más, estaba comenzando a dolerle del calor que tenía bajo la piel. Entonces, sus ojos verdes y endiablados se dirijieron hacia el vampiro invitado. Después, hizo lo mismo con esos malditos chuchos. Él se divertía con los canes, y además pensaba: ¿no era eso para lo que servían los animales? Su único fin era entrener a su portador y al resto de gente que los viera. De modo que Issei no los veía nada más que como un simple instrumento de diversión. Y no entendía por qué Baskerville se enfadaba tanto con ello.

El aire comenzó a soplar de repente, aireando la melena verde del vampiro; templando también levemente su mano con el viento emitido. Aunque no terminó de convercerle, pues no terminaba por desprenderse del calor. Sonrió burlón, rozando mientras su cabellera y comprobando el estado de sus puntos, haciendo como si no le importara.
- Alec-kun, al igual que a ti te molesta que juegue con tus mascotas... - Comentaba charlatán, pero con aquel tono de seriedad macabra que lo caracterizaba siempre. - .. espero que también comprendas la molestia de tu presencia cuando una de mis Ovejas se escapó del rebaño. - Continuó, sirviéndose de excusa. Hacer por hacer no resultaba sentencia, ¿no resultaba así? Rió levemente y más sonora se hizo su risa cuando el fuego apareció para rodearles. Por supuesto que Issei no se quedaría de brazos cruzados frente la ofensa. Alec Baskerville se había encontrado con el vampiro equivocado, pues este era su pueblo y su territorio; y él simplemente era una marioneta extranjera más en el tablero de juego.

El aire se volvió más fuerte, hasta el punto de rasgar el pómulo del jovencito en señal de advertencia. Por si se le había olvidado, Issei Chrane no resultaba ninguna de esas basuras con las que se habría cruzado y también debía de mantenerle el respecto; no sólo como vampiro, también como persona mayor y experimentada en estas cosas.
- Lo mismo digo, Baskerville. - Dijo divertido, mirando de reojo su mano, sintiendo como parecía abrasarse por el mismo infierno. Sin embargo, su rostro ni siquiera se inmutó. No obstante, el que pareció cambiar fue el fuego que los cercaba a ambos. Sus colmillos se asomaron en una sagaz sonrisa. Para él esto era un verdadero juego de vampiros, donde la paciencia de ambos se medía en cada segundo. Pero su juego parecía querer pararse a media batalla de tajantes indirectas. El olor de otra persona por los alrededores se incrustó sobre su nariz. Desconfiado, se giró hacia el nuevo individuo y se agachó, tratando de ignorar el fuego que corría bajo su piel, disimulando a la completa perfección lo que allí estaba ocurriendo.

- Bienvenido. - Empezó a hablar, caballeroso. - ¿Aquí? Oh vamos, simplemente conversaba con un viejo amigo. - Dijo danzante, poniendo el brazo sobre los hombros de Alec. Hizo fuerza, marcándole las pautas que debía seguir para guardar silencio. - Ya sabes, discutiendo en una apuesta sobre quién se la iba a merendar... - Mumuró, señalando con la cabeza a la joven que se encontraba merodeando por los edificios abandonados. Nadie debía conocer el pacto allí ejercido, ni tampoco nada de los desertores, en cuanto a ubicación y planes futuros, pues él jugaba en el bando que mayores favores le debía.
- De acuerdo, Alec-kun. Toma. - Suspiró resignado, haciendo un bonito teatro y devolviéndole el dinero que faltaba en su pequeña saca. - Tú te la quedas. - Bajó la cabeza, deprimido, riendo incesablemente por dentro. Estaba contando una trola verdadera e imposible de llegar a sospechar para el recién llegado. Sin más, se separó del vampiro y se acercó al halo de fuego. Provocó aire y terminó por deshacer la mecha de éste. ¿Creería Baskerville que no iba a poder luchar contra su don? Estaba muy equivocado por segunda vez. Si no lo hizo antes, fue por mero aburrimiento y pereza. Pero ahora, necesitaba huir con los documentos solicitados hacia quién sabe donde.

- Caballero... - Bajó la cabeza hacia Alucard. - Joven... - Hizo el mismo gesto para el chico. - He de irme. Asuntos me conciernen en esta noche. - Comentó nuevamente hablador. Y sin decir nada más, guardó todo en la chaqueta y saltó por el edificio en el que estaba, desapareciendo de allí en cuestión de segundos.
avatar

Cantidad de envíos :
66
Localización :
Jamás lo sabrás.

Issei Chrane

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Alec Baskerville el Jue Dic 26, 2013 6:56 pm

El fuego y el viento parecían querer danzar durante esa velada. Los ojos rojos de uno se entremezclaban con los verdes del otro, ambos pares flamantes y desbordantes de su propio e intenso color. Frente a frente, listos para pasar de las indirectas a las manos, o al menos de ese modo lo veía el tempestuoso Alec. Realmente Issei sembraba en él más y más deseos de romperle el rostro sin piedad. Más aún cuando dijo aquello acerca de la joven humana que merodeaba la zona.
- Eres una bestia asquerosa -siseó entre dientes, con la lengua afilada más que los colmillos. Y la cuestión hubiera terminado mal, definitivamente mal, a no ser por el nuevo participante que emergía de entre la oscuridad.

Alec había sentido el viento afilado surcando su marmóreo rostro, pero ahora sentía la desconfianza y la sospecha ante aquel nuevo individuo. Baskerville optó por simplemente mirarlo de reojo, con aquella expresión tan de pocos amigos que solía llevar. Él tenía un asunto que resolver con el peliverde y aquel tipo sólo los estaba interrumpiendo. Sin embargo, ante el silencio del joven vampiro, Issei tomó las riendas de la conversación con sus típicos trucos y engaños, con aquel matiz burlón con el cual teñía casi todos sus malditos días de existencia. Y pensar que hacía tan solo un día que lo conocía y ya podía advertir muchas de sus mañas.

Chrane rodeó sus hombros con uno de sus brazos y lo obligó a pegar su cuerpo al suyo. De tan solo sentirlo tan cerca, le provocaba un odio increíble. No obstante, se quedó callado y se aguantó, aunque poco le importaba que el viejo vampiro que estaba frente a ellos se enterase de algo. Siempre podría echarle la culpa al imbécil de Chrane, pues si no fuera por él, no hubiera habido disputa alguna allí mismo y ambos ya podrían estar haciendo lo que les place en cualquier otro lugar, más o menos inmundo que este.

Antes las palabras que utilizó Chrane para fabricar esa farsa, Alec sintió una molestia subiéndole por toda la columna vertebral. Cerró los ojos y apretó la mandíbula, haciendo rechinar sus colmillos. Encima que tenía que soportar sus bajos deseos, ahora también debía verse partícipe de ellos por su culpa. Aún así, se tragó su propio veneno una vez más, y recuperado el dinero, se apartó sin dudarlo un segundo de él. Chasqueó la lengua y se volteó, dándole la espalda y despreciando esos últimos vestigios verdes que se divisaron antes de su partida. Una vez fuera Chrane de la vista, Baskerville comenzó a caminar hacia donde estaban sus canes y acarició suavemente sus cabezas, mirando severamente al otro vampiro que estaba allí, con un semblante claramente amenazante y de advertencia. No sabía quién era o qué quería, pero tampoco le importaba mucho. Se colocó en cuclillas y abrió su bolso, buscando un buen sitio dentro para guardar el dinero obtenido.
avatar

Cantidad de envíos :
72

Alec Baskerville

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Alucard el Jue Dic 26, 2013 9:14 pm

Alucard era un vampiro demasiado viejo para no darse cuenta de la tensión que había entre esos dos, no parecían del mismo bando porque si lo fueran evidentemente su discusión no los llevaría a calentarse tanto. Suspiró. El joven de cabellos verdes parecía el más listo y macabro de los dos y fue el que comenzó la conversación, sin más le entregó algo de dinero al otro y se fue pitando. El peliverde debía de toma por idiota a Alucard. Era demasiada casualidad: estaban a punto de enzarzarse en una pelea y cuando llegó él simplemente huyó como una rata acobardada y eso solo podía significar dos cosas, o tenía miedo o tenía algo que ocultar. Alucard optó por lo segundo pues ya conocía a personas como aquel tipo y aquellos que se van burlando del mundo con aires tan satíricos no suelen temerle ni a la muerte pues de ella también se burlan.
El otro, más callado, reservado y precavido volvió con sus perros y lanzó una mirada amenazante a Alucard, pero el vampiro veterano no prestaba atención a esos ojos rojos, los suyos lo eran aún más. De echo, le recordaba a si mismo cuando era más joven, solo que esos perros no se parecían a los del vampiro cazador. No, los perros de Alucard no parecían siquiera de este mundo y si hubiera estado en el lugar del "entrenador de perros" estaba seguro de que el verdecito se habría quedado por lo menos sin un brazo.
Parece que por vuestra actitud ninguno de los dos se ha dado cuenta de quién soy ¿Qué les enseñan de pequeños a los vampiros de ahora?
Planté mi burla con aire despreocupado, no me importaba si el otro sujeto decidía atacarme o algo por el estilo. De cualquier forma yo ya había visto parte de sus poderes y sin embargo el otro lo único que sabía de Alucard era que podía transformarse en ratas.
¿Qué te pasa? ¿Se te ha comido la lengua el gato joven?
Le provocó un poco en espera de una respuesta. Entonces el semblante de Alucard se volvió algo sádico, su sonrisa era de otro mundo y sus ojos no reflejaban las llamas apagadas de su compañero, si no las del inframundo. A alucard le encantaba cuando los jóvenes se pensaban que eran como Satanás cuando ni siquiera sabían lo que era eso. Y de cualquier forma, Alucard se moría de sed y la sangre de ese vampiro podría estar rica.
avatar
Cazadores
Cantidad de envíos :
87

Alucard

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Alec Baskerville el Jue Dic 26, 2013 9:29 pm

Alec había guardado bien el dinero, el cual iría a parar, seguramente, a algún burdel o al mercado de las drogas. Revisó un pequeño reloj y observó la hora. Aún estaba a tiempo para buscar un buen sitio donde pasar la noche. No tenía apuro pero tampoco tenía ganas de perder el tiempo, pues tenía necesidades que atender. En ese instante de meditación, mientras se ponía de pie, escuchó las palabras de aquel viejo vampiro. Frunció el ceño levemente, para luego pasar a tener esa expresión vacía y oscura de siempre.

- ¿Debería importarme quién eres? -preguntó, calmo y sincero. Cuando hizo referencia a la educación de los jóvenes, un destello sombrío atravesó el iris rojizo de Baskerville. Si hablaba por él, nadie le había enseñado nada, pues lo poco que le había enseñado su padre fue masacrado rápidamente por su fuga y abandono. Alec, debido a eso, siempre se las arregló solo y aprendió solo lo que le interesaba saber. Y ahora mismo sabía que aquel tiempo había llegado allí para tocarle los cojones.

Alec frunció el ceño y lo miró fijamente, silencioso y astuto por unos momentos.

- No, simplemente no tengo ganas de perder el tiempo -dijo sin más. ¿Para qué iba a mentirle? Si no perdía tiempo con el idiota de Issei, ahora también debía perderlo con un desconocido como él. Tampoco veía que fuera a sacar algún provecho de esta conversación, pero los ojos carmesíes del milenario vampiro parecían albergar más de un secreto.

Los perros de Alec comenzaron a gruñirle a aquel sujeto, pero el joven vampiro les hizo una sutil seña y los aplacó. Quería irse cuanto antes, y no quería retrazarse a causa de sus protectores compañeros. Además, tenía motivos para arrancarle un brazo a Issei, pero a este tipo no; o al menos, no los tenía de momento. Antes que nada, debía saber sus intenciones.
avatar

Cantidad de envíos :
72

Alec Baskerville

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Alucard el Vie Dic 27, 2013 11:37 am

Hmmm entonces ¿Ya te vas? ¿No quieres saborear la dulce sagre de esa joven? Vaya, pensé que estabais peleándoos por ella. Es extraño
Dijo el viejo vampiro sonriendo de medio lado
Bueno, de hecho, estoy seguro que tu no compartes esa extraña afición como tu "compañero" ¿Me equivoco?
Me iba acercando lentamente hacia el vampiro y sus perros
Y si me dejas especular un poco más podría deducir que la razón de vuestro encuentro es parte de algún plan perverso y ciertamente, debo advertirte de que yo no soy ningún personaje neutral en esta historia.
Las palabras de Alucard iban picoteando la conciencia del otro vampiro para que le soltara la información que necesitaba. No sabía si el tipo de los perros era de los malos pero sabía que un personaje como el peliverde no se tramaría nada bueno.
Soy Alucard muchacho, el primer cazavampiros. ¿Y tu, eres un cazador o un asesino?
Esta vez la pregunta de Alucard era un directa, su respuesta decidiría en que bando estaba el chaval, de cualquier forma a Alucard poco le importaba tener que alimentarse de la sangre de un joven vampiro y a decir verdad, realmente estaba deseando que el chico le dijera que era uno de esos idiotas que solo se alimentaban de humanos.
avatar
Cazadores
Cantidad de envíos :
87

Alucard

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Alec Baskerville el Vie Dic 27, 2013 7:48 pm

Alec observó detenidamente cómo el vampiro se acercaba. Entrecerró minimamente los ojos, ajustando su bolso de cuero sobre su hombro y aguardando por las palabras que aquel ser comenzaría a decir en breves. Entonces, Alec se posicionó de frente a él, mientras este hablaba. ¿Así que de este modo comenzarían los encuentros en el pueblo? No hacía apenas un día que residía aquí y ya se sentía rodeado de adversarios, incluso dentro del propio bando en donde él estaba.

- La sangre de esa joven no me pertenece ni a mí ni a él -dijo refiriéndose a Issei-, sólo le pertenece a ella -dijo sin más, dejando aclarado el asunto. Demasiado aclarado, a decir verdad. Con eso quedaba más que dicho cuáles eran los intereses de Alec, y si estos no quedaban expresados por completo, al menos denotaba así cuáles no lo eran: beber de humanos no es exactamente uno de sus hobbies.

Alec observó de reojo a sus perros y luego regresó su vista al vampiro. Esta conversación se estaba extendiendo y él, claramente, no quería perder más el tiempo. Su móvil comenzó a sonar. Alec lo sacó del bolsillo de sus pantalones oscuros y lo observó con atención fugaz. Volvió a mirar al vampiro con sus iris inyectados en sangre y ladeó apenas la cabeza. No respondió nada acerca de la insinuación sobre sus "planes perversos" con Chrane. Simplemente, si él tenía buenos o malos objetivos, era un asunto que no le concernía a aquel vampiro. Y tampoco se esmeró Alec por averiguar de qué bando estaba. El tiempo ya lo diría todo, y algunas cosas es mejor dejarlas estar. Probablemente, en el próximo encuentro, ellos ya serían compañeros o enemigos.

Ante la presentación y la posterior pregunta de Alucard, un brillo fugaz recorrió las pupilas de Baskerville. Una mínima expresión surcó su rostro, y esta fue una sonrisa entre macabra y astuta.
- Quizás un poco de ambos -susurró, y en cuanto acabó de pronunciar la "s" final de la frase, se echó hacia atrás, cayendo desde la azotea junto con Cronos y Ares, sus perros, y desapareciendo, de este modo, de la vista del vampiro, sin dejar ningún tipo de rastro.
avatar

Cantidad de envíos :
72

Alec Baskerville

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Alucard el Dom Dic 29, 2013 12:58 pm

El chico le dio la información que necesitaba. Alucard no estaba satisfecho del todo pues aquel vampiro se había escapado, pero al menos sabía que pertenecía a su bando, por llamarlo de alguna forma. Asi que a Alucard no le quedó más que esfumarse de aquel decrépito y solitario lugar.
Con una sonrisa endiablada el cuerpo del vampiro se convirtió en un mar de murciélagos que se replegaaron y comenzaron a volar todos hacia la misma dirección. La Luna.
avatar
Cazadores
Cantidad de envíos :
87

Alucard

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Shadō Dāku el Sáb Ene 17, 2015 4:39 pm

-Père, Mère .... mon oncle est avec vous?

Esa era mi duda, ya que no sabia si mi querido Tío estaría en el "cielo" si podía ser denominado de esa manera o el "infierno", debido a todas las cosas que había realizado cuando yo era joven.

Camine durante un rato entre los horrendos edificios que en aquella noche de luna llena parecían mas acogedores de lo que para mi lo era la academia, ademas todo en ese lugar era aburrido...las clases me parecían del todo monótonas y mis compañeros en su mayoría eran lo mas triste que había visto en mi vida...mis posibilidades de divertirme en su compañía eran tan nulas que prefería quedarme tumbado en la cama leyendo, pero esa noche no fue así, preferí salir un rato.

En el camino hacia uno de los edificios recuerdo que me divertí mucho, ya que había encontrado un cadáver y no muy lejos de el al asesino, el cual todavía estaba buscando entre las pertenencias del muerto, recuerdo haberme acercado sigilosamente a el y preguntarle que era lo que había sucedido, su respuesta fue intentar apuñalarme con una navaja, lo cual no resulto ser muy efectivo, ya que lo esquive y de paso le di un ligero golpe en la cabeza lo cual le hizo perder el balance y caer de forma graciosa al suelo, mi risa supongo que lo hizo enfadar y bueno....me orillo a romperle las piernas y tomar su navaja para pasar el tiempo con el, mientras poco a poco con ligeros cortes por aquí y por acá me deleitaba escuchando sus peticiones de que me detuviera.


-Supongo que la persona que mataste...te ofrecio que te llevaras todo, pero le dejaras con vida y en respuesta...déjame adivinar que hiciste.....LO MATASTE!...y luego agarraste sus cosas....se lo que se siente el querer matar....solo por diversión- Esboce una ligera y picara sonrisa antes de clavar la navaja en una de sus piernas rotas.

Sus gritos de dolor me recordaban a mi juventud, justo cuando mi tío me enseñaba el verdadero valor de la diversión torturando a nuestros sirvientes, admiraba su habilidad con el cuchillo y también su poder oculto para dejar callados a los sirvientes, borrando su memoria con unas simples palabras: Votre douleur est imaginaire, palabras que solo el entendía en aquellos tiempos, pero que gracias a la educación impartida por tutores privados...yo también entendí.

En fin, nuestro querido asesino con las piernas destrozadas y un cuchillo clavado, sucumbió ante su dolor y se desmayo, lo que me dio tiempo para llevarlo a uno de los edificios y dejarlo a merced de cualquiera que deseara hacer lo que fuera con su humanidad.

Regresando al presente....después de caminar por un tiempo un poco largo, decidí meterme a un edificio que parecía esconder algún secreto o algo que llamara mi atención....pero era una mentira, en el solo habitaban roedores y uno que otro cadáver sin sangre, la noche se estaba convirtiendo en algo aburrido, hasta que note la presencia de alguien mas en el edificio.

Use mi VISTA PREDADORA, y resulto ser uno mas de esos cazadores que tenían el anhelo de poder regresar a donde fuera que vivieran con la cabeza de un vampiro y poder ser reconocidos por ello....Note que su pulso estaba un poco acelerado y que estaba nervioso hasta los cojones, parecía ser un primerizo por lo que decidí acercarme con buenas intenciones para advertirle que no era lugar para juegos y menos si no estaba preparado para una batalla.


-Hi Hi~ Cazador-san, Je M'apelle Shado-

En principio me acerque lento, hasta que el subió su arma al notar el color distintivo de mis ojos y me dijo de una manera arrogante que no me temía, yo le argumente que no tenia intención alguna de hacerle daño y que solo deseaba que se fuera porque no quería que fuera lastimado, después de todo no soy tan malo como para dejar que alguien muera por ser un novato. El cometio un grave error...intento dispararme, lo cual no me molesto, ya que entendía sus razones, con mi VELOCIDAD SUPERIOR logre situarme atrás de el, quitandole el arma y lanzandola lejos, no fue sorpresa para mi que sacara un cuchillo de cazador y una pistola...simplemente suspire y como no tenia mas alternativa.....rompí su cuello.

-Porque todos ustedes siempre quieren matarnos, yo solo quería que no te mataran por novato....y mira lo que sucedió...Termine matándote yo a ti....irónico....Bueno en vista de que no vas a necesitar mas tu sangre.....Bon appétit!-

Luego de "cenar" simplemente di media vuelta y me dirigí a alguna salida para poder regresar a la academia, después de todo se estaba haciendo tarde para poder esconderme de los pequeños humanos que asistían en la mañana.
avatar

Cantidad de envíos :
36
Edad :
22

Shadō Dāku

Volver arriba Ir abajo

Re: Edificios abandonados

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 15 de 16. Precedente  1 ... 9 ... 14, 15, 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.