Bienvenidos a Vampire Knight: Academia Cross. Esperamos realmente que los usuarios y también los personajes, disfruten la estadía en el foro y sobre todo, participen en esta comunidad. ¡Diviértanse por encima de todo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Edificios abandonados
Dom Abr 22, 2018 8:41 pm por Ryu Olivier

» Confieso que...
Lun Abr 09, 2018 8:31 pm por Ziel A. Carphatia

» Calles
Dom Mayo 21, 2017 6:11 pm por Lisbeth C.

» Que harias con el de arriba si se quedaran en cerrados en un habitación.
Miér Feb 22, 2017 12:02 am por Integra F. W. Hellsing

» El que llegue a 100 gana
Sáb Ene 21, 2017 8:21 pm por Nathan Von Kleist

» ¿Roleas?
Mar Ene 03, 2017 11:52 pm por Celest Blaze

» ¿Qué estás escuchando?
Lun Dic 19, 2016 12:56 am por Rangiku Matsumoto

» Habitacion de Kasha
Jue Dic 01, 2016 7:46 pm por Kasha Oskan

» Registro de apellido.
Dom Oct 23, 2016 2:59 pm por Aoba Segaraki



Foros Hermanos
Afiliados de élite
Créditos
Sword Art Online (SAO)
Este foro ha sido diseñado por Ziel Carphatia y en colaboración de Yuuki Cross. Agradecer su trabajo, sin embargo, a los creadores de las texturas en Deviant Art que favorecieron el wall del que disfruta el foro, así como la action empleada en todos los gráficos. También, una pequeña mención a las grandes instrucciones de foroactivo y Savage Themes que, con sus tutoriales y enseñanzas, han hecho posible este fruto para todos los usuarios.

Gracias a todos.


Zona abandonada

Página 16 de 19. Precedente  1 ... 9 ... 15, 16, 17, 18, 19  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Fraiah B. Eslin el Mar Mayo 10, 2011 3:12 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Suspiré sintiéndome segura luego de tanto tiempo. Siempre me había sentido en una cuerda floja. Muchas personas me ayudaban, pero yo no conseguía aferrarme a ellas. Quizás fuera por no querer representar una carga o un problema más para ellos.
Sonreí levemente ante aquel "jamás" que me reconfortó, ciertamente.
- A veces quisiera saber por qué me trata de ese modo - mencioné refiriéndome a Crash. Es que cada vez que él aparecía, con una simple mirada me arrojaba al abismo más oscuro. Yo quería salir de eso, necesitaba alejarme de esa oscuridad a la que jamás pertenecí.
- Eres demasiado bueno conmigo - dije luego, refiriéndome a Nokku.
avatar

Cantidad de envíos :
6009
Localización :
Lost in a Fantasy ~

Fraiah B. Eslin

Volver arriba Ir abajo


Re: Zona abandonada

Mensaje por Adam Blade el Miér Ene 02, 2013 10:40 pm

Asintió relajado ante su comentario sobre las neveras. Sin embargo, la fulminó con la mirada cuando ella dijo aquello. ¿Por qué se oponía? ¿Acaso no entendía que en este mundo o vives o mueres?
- Katt -susurró acercándose unos pasos hacia ella-. Ellos deben aprender a defenderse. No pueden andar por ahí como simples conejitos. Ellos deben ser los lobos -determinó mirándola a los ojos-. Serán Sangre Pura como nosotros, ¿sabes la cantidad de vampiros que querrán hacerse con ellos, meras criaturas indefensas? No puedes crearles un mundo perfecto cuando en verdad todo está podrido. No quiero que nuestros hijos salgan al exterior buscando abrazos cuando lo único que recibirán serán balazos.

Adam apartó la mirada y se acercó a donde terminaba el tejado. Miró hacia abajo, observando el pueblo.
avatar

Cantidad de envíos :
1337
Localización :
Matando inútiles por ahí..
Empleo /Ocio :
Me verás en el Consejo, salvándole el culo a todos nuestros vampiros problemáticos.
Humor :
Ácido y negro.

Adam Blade

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Katrina Darent el Miér Ene 02, 2013 10:49 pm

Lo miro escuchando aquellas palabras que se le clavaban como dagas directamente en el corazón. Sujeto su vientre con ambas manos. Sus hijos. Miro a Adam otra vez viendo como observaba el pueblo, ella sabia que el tenia razón, en el fondo lo sabia pero no quería aceptarlo. Aprovecho que el no miraba y salto al tejado con lagrimas en los ojos, corrió por las tejas que resbalaban cuando ella las pisaba y desapareció de allí en dirección a su casa.



Katrina Darent
I'm losing my mind, losing my mind, losing control.


Ten cuidado con lo que haces Invitado


Another things:




avatar

Cantidad de envíos :
3098
Localización :
Si no estoy muerta aun.... en cualquier parte
Empleo /Ocio :
Lider del Consejo de Ancianos.
Humor :
Cambiante

Katrina Darent

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Adam Blade el Jue Ene 03, 2013 12:23 am

Sintió que se alejaba de repente. Se giró para verla y ya no estaba. Apretó la mandíbula y cerró los ojos.
- Tsé, maldición.

Salió de allí tras ella.
avatar

Cantidad de envíos :
1337
Localización :
Matando inútiles por ahí..
Empleo /Ocio :
Me verás en el Consejo, salvándole el culo a todos nuestros vampiros problemáticos.
Humor :
Ácido y negro.

Adam Blade

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Evan Darkness el Jue Ene 10, 2013 3:19 pm

Llegaba aburrido, sin nada que hacer, esperando el momento de terminar con la presencia de esos vampiros. Busqué el tejado de una casa que fuera alta y me subí a el. Tenía sueño y solo se me ocurría echar la siesta ahí arriba.

Cuando me subí, me acurruqué en el tejado. Hacia bastante frio y el cielo estaba plagado de copos blanquecinos que se precipitaban al vacio y que caían sobre cualquier superficie aquí presente. La nieve era silenciosa y relajante, incluso para alguien como yo, alterado alerta de cualquiera que quisiera hacerme daño.

Es irónico, yo era de esas personas de las que se protegían los demás. Parecía que había cambiado. Sabía que seguía siendo el mismo pero algo en mi interior había cambiado, algo minúsculo. ¿Podrían ser Ziel, Bella y sus compañeros? ¿Ese sentimiento que les empujaba luchar contra aquellos enemigos que yo deseaba ver muertos? ¿Nokku, mi rival por excelencia? ¿Fraiah? ¿Tal vez ... Marcus y sus estúpidos vampiros...?

Por alguna razón, comenzaba a afiliarme a ellos, aunque no me gustara demasiado su presencia. Deseaba ver a todo el mundo muerto pero... cuando se murieran... ¿que sería de mí existencia? Ya no serviría de nada...

Los hilos de mi mente se comenzaban a entrelazar. Lo que antes no me planteaba, ahora me lo estaba planteando. Lo que antes ignoraba, ahora quería saberlo. Lo que antes quería evitar ser, ahora... ¿quería serlo? ¿Quería ser como Astrid? ¿Quería ser como ese pobre gato estúpido? Pero ahora ya no sabía lo que quería. Ya no tenía nada claro. No sabía ni siquiera cual era mi razón para existir. Porque... ¿todos tenemos una razón para existir, no? ¿La mía? ¿Cuál era la mía? ¿Tenía alguien a quien proteger? ¿Deseaba que algo o alguien siguiera vivo? No... no tenía nada de eso. La razón de existir de mucha gente es intentar prevalecer con vida a cierta persona, pero yo no tenía nada de eso y tampoco consideraba que debía tener alguien en mi vida.

Pero seguir pensando me resultaba mortal. Quería olvidarme de todo eso, cerrar los ojos e intentar dormir... pero no podía. Al no lograr conciliar el sueño, me levanté y me marché de allí.
avatar

Cantidad de envíos :
412
Edad :
22
Localización :
Escondido en la oscuridad eterna del infierno
Empleo /Ocio :
Sin ocupación

Evan Darkness

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Ziel A. Carphatia el Mar Ene 15, 2013 8:49 pm

Andaba casi arrastras, encontrando en cada pared un punto sustancial de apoyo con el que sujetar mi débil cuerpo. Pero al menos había conseguido escapar de esa casa. Paso tras paso, con la Bloody Rose en la mano aún, y el otro brazo rodeando mi abdomen, llegué hasta una zona como aquélla.

Mi cuerpo no soportaba más la carga de éste y cayó al suelo rendido por el agotamiento, encontrando una pared de un edificio abandonado en el que apoyarme de medio lado. Estaba cansado, agotado, reventado. No daba más. Y lloraba como un crío, por el dolor de mi ojo; por lo que había hecho. Por disparar a Bella. Me sentía incluso un asesino. Solté el arma para intentar agarrarme a la pared, arrepentido. No había ningún perdón para mí. Jamás podría haberlo después de algo como eso.



Needed elsewhere to remind us of the shortness of our time
Bury my dreams, dig up my sorrows

Oh Lord, why the angels fall first?

Por favor di: "quiero a Ziel" ♥️
Tears laid for them. Tears of love, tears of fear...:


avatar

Cantidad de envíos :
1172
Localización :
Quién sabe.
Empleo /Ocio :
Alumno a tiempo parcial y zorro el resto del día (?)
Humor :
No te acerques por si acaso...

Ziel A. Carphatia

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Marcus O'Conell el Mar Ene 15, 2013 9:10 pm

Sabía que iba a cometer una locura tan extasiante como aquella. Marcus, por esa razón, se dirigió tras él a la zona abandonada. Todo el tiempo, había estado vigilando su andar, procurando que no se acercase a él nadie más. Cuando Ziel pareció rendirse ante tanto peso abrumador, un Nivel E comenzó a acecharlo. Lentamente, avanzó hasta él y, cuando estaba por depositar sus fétidas garras sobre aquella blanca piel que le pertenecía sólo a él, a Marcus, el vampiro miserable explotó y se desintegró en el aire en cuestión de segundos.

- Basura -murmuró la gutural voz proveniente de un vampiro poderoso y aterrador como él. Caminó con lentitud hacia la posición de Ziel. Frenó su andar a escasos centímetros. Miró hacia abajo, clavando sus ojos rojos -ahora envueltos en un oscuro resplandor- en la pequeña cabeza del humano. Parecía devastado. Divisó la Bloody Rose y de un simple movimiento la pateó lejos. No necesitaba eso si él estaba allí. Nadie iba a tocarle. Era suyo, sólo suyo. Y Marcus defendía lo que le pertenecía a como de lugar; con garras y... dientes.

Se puso en cuclillas para lograr estar a su altura. Era más pequeño de lo que parecía. El imponente cuerpo de Marcus recreó una sombra perfecta sobre él. Suavemente, estiró su brazo y limpió restos de líquido cristalino que cubría sus mejillas. ¿Lágrimas o sudor? ¿Ambos, quizás? Una suave y siniestra sonrisa afloró. Sujetó su mentón y acercó su rostro al del chico, obligándole a mirar fijamente el interior de sus oscuros ojos del color de la sangre.

- Ya estoy aquí, Mi Cordero. No hay nada a lo cual temer -susurró con frialdad e instinto posesivo, cuyo poder era tal que hasta parecía amable y excesivamente protector-. Voy a calmar tu dolor -agregó mientra que con su mano libre sujetaba la estrecha cintura del humano, marcando su territorio. Acercó más su rostro al suyo, casi rozando con sus labios fríos la comisura de los labios cálidos del muchacho-. Sabes lo que quiero, ¿verdad? Tus deseos no serán concedidos de forma gratuita, joven Ziel -musitó con parsimonia, provocando que su voz sonara aterciopelada. Y es que él debía saber que Marcus no accedería a no tocar a Bella tan fácilmente; no respondería así como así ante sus plegarias de que no le haga daño. Él sabía que todo llevaba su debido precio.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Ziel A. Carphatia el Mar Ene 15, 2013 9:31 pm

Un nivel E empezó a aproximarse. Cogí aire pegando mi mejilla a la pared, como si fuera el sustento de mi respiración. Tragué saliva. Estaba dispuesto si era así lo que el destino me había preparado. Tenía miedo a lo que habría después, pero... cerré los ojos esperando el ataque del nivel E. - Esta sangre... no es tuya. - sentencié sofocado, intentando alzar el arma para dispararlo. Defendería mi propio cuerpo frente a cualquiera. Estaba empezando a acostumbrarme a algo como eso. Pero ya no tenía fuerzas para disparar. Además ese arma... había disparado a Bella también. No, no volvería a tocarla jamás. Aunque mi vida dependiera de ello nuevamente. Solté el arma, abriendo los ojos para ver a tiempo cómo explosionaba el nivel E. No podía haber sido nadie, salvo él. Había venido. Una sonrisa meció mis propios labios, tras haber conseguido mi objetivo.

La Bloody Rose salió rodando a unos cuantos metros y suspiré, alzando la cabeza para verlo con lágrimas aún en los ojos. Sus ojos brillaban del rojo mestizo de la sangre. Quise ir a la pierna de mi amo, como el siervo que era, pero mi cuerpo necesitaba descansar, así que esperé a que él se pusiera a la misma altura. Ladeé la cabeza cuando él quitó el recorrido de las lágrimas en mis mejillas.
- He vuelto. - Susurré, dejando que el acariciara mi rostro. Con ese ojo derecho brillando, reconociendo a su amo y señor. Sus palabras llegaron incluso a calmar mi respiración. ¿Todo había acabado? Dejé que mis ojos se metieran en los suyos, alimentándome de su color. - Yo... vine cuando pude. La... la disparé. La disparé. - Decía aún llorando, metido en el shock del disparo. Con ello, exponía la verdadera causa de que no hubiera acudido antes a su llamada; repitiendo una y otra vez lo del disparo de Bella. No podía asimilar lo que había hecho el pánico y la desesperación.

Una alegría pareció inundar mi cuerpo cuando dijo que mitigaría el intenso dolor de mi ojo. Estaba arañado por la desesperación, alimentado por el miedo y sangrando como humano que era. Podía sentir su gelidez en mi rostro al hablar, e incluso en mis labios. Era su siervo y no podía negarle nada si con ello no dañaba a Bella. Aunque ya la hubiera dañado yo antes. Asentí a sus palabras, sabía cual era el precio de mi petición. Lo sabía perfectamente.
- Hazlo. - Supliqué. Si con ello mitigaba el dolor de mi ojo dejaría que volviera a dejarme inconsciente si era necesario. Pero no quería tener ese intenso dolor en el ojo, no más.



Needed elsewhere to remind us of the shortness of our time
Bury my dreams, dig up my sorrows

Oh Lord, why the angels fall first?

Por favor di: "quiero a Ziel" ♥️
Tears laid for them. Tears of love, tears of fear...:


avatar

Cantidad de envíos :
1172
Localización :
Quién sabe.
Empleo /Ocio :
Alumno a tiempo parcial y zorro el resto del día (?)
Humor :
No te acerques por si acaso...

Ziel A. Carphatia

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Marcus O'Conell el Mar Ene 15, 2013 9:47 pm

Fiel. Él se había vuelto fiel y dócil. ¿Eso le divertía o le aborrecía? Quizás un poco de las dos sensaciones. No podía negar que fue muy satisfactorio acorralarlo aquel día, enseñándole quién era el Amo y Señor aquí, y quién se rebajaba al papel de Sirviente y Esclavo. Sin embargo, el joven humano no cesaba de llorar. Repetía una y otra vez que había disparado a alguien, a ella, y todo por encontrarse con él. Marcus recorrió con suavidad el contorno izquierdo de su rostro, sintiendo la frágil piel bajo sus labios. Llegó hasta su oído y, allí, dejó escapar un casi imperceptible silbido, seguido por un "sh". Ya no necesitaba hablar más. Estaba aquí, con él, y juntos se divertirían igual o más que la última vez.

- Pobre humano; pobre humano pecador. Llegaste hasta este punto sólo por ella, y ahora sólo tú has sido el culpable de su dolor -musitó con los labios apoyados sobre su oído, generando en Ziel millones de sensaciones y escalofríos. Suavemente, mordió el cartílago de su oreja, proporcionándole un poco de dulce dolor-. Si hoy te comportas, tal vez no tengas que pasar por más angustia... Al menos no hasta nuestro próximo encuentro. Sin embargo... -susurró apartándose de él un poco y mirándolo a los ojos. Sonrió sin concluir la frase. Llevó una de sus manos a la nuca del chico y sujetó su cabello con fuerza, obligándolo a dejar caer la cabeza hacia atrás. Apretó sus labios contra su cuello, mordiendo en el centro de su garganta con lujuria palpitando debajo de la piel por cada gota de sangre. Se separó rápidamente, pues ese era sólo el comienzo. Se puso de pie y levantó a Ziel consigo, sin necesidad de que él se esforzara. Lo sujetaba de la cintura y de la nuca, como si fuera una frágil señorita.

- Mira lo que le has hecho a ese rostro de muñeca de porcelana -siseó con la boca llena de su sangre. Se relamió y cerró los ojos un momento. Acercó su nariz al cuello del muchacho, olfateando con suavidad-. Ah, hoy pareces más delicioso que la primera vez. ¿Será, acaso, el condimento del dolor invadiendo cada centímetro de tu cuerpo? -susurró alejándose nuevamente. Llevó sus labios hasta la zona inferior del ojo de Ziel, y lamió con cuidado la herida. Esta comenzaba a cicatrizarse, respondiendo al llamado de su Dueño. La marca oculta en la mano de Marcus palpitaba debajo de su guante blanco.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Ziel A. Carphatia el Mar Ene 15, 2013 10:21 pm

Había aceptado cual era mi lugar con la anterior vez. Lo sabía, no necesitaba que siguiera recordándome quién era el señor y cual el amo. De mi cabeza no podía sacar la imagen del disparo de Bella. No podía. Iba a seguir dando excusas de mis motivos por dispararla, como si fuera a obtener algún perdón por su parte. Pero callé, escuchando sus palabras como si estuvieran disolviendo mi cabeza. -Quería... protegerla. - Sí, de él mismo. De Marcus. E incluso de mí mismo, ya. Intentaba cercionarme de que realmente era la verdadera causa de que disparara a Bella. De que si no hubiera sido así, Marcus pudiera haberlos matado a ambos si solamente se plantaba la idea en su cabeza y hubiera pasado la idea de reclamar a su siervo. No quería cargar con las muertes de Bella y Kai. Jamás me lo perdonaría, jamás. Un escalofrío recorrió mi columna vertebral como si de una descarga eléctrica se tratara, imaginando los cuerpos de ambos mecidos en la sangre que albergaban.

Eché la cabeza hacia atrás, intentando alejarme cuando mordió mi oreja como si de un animal se tratara. Levanté una mano y la puse en su pecho, deteniéndole para que no hiciera. "Al menos hasta el próximo encuentro". Mi cuerpo estalló en júbilo sabiendo que volvería a contar con otro encuentro con Marcus. Sonreí, incluso. Pero el último "sin embargo" arrebató todas mis esperanzas. Imágenes de la última vez llegaban a mi cabeza y me atormentaban con un encuentro similar
. - No... Haré lo que me pidas... - Susurré, suplicante. No quería volver a estar en el estado en el que me encontraba ahora. Aunque confiaba en mi amo, y en que no volviera a producirse algo así. Al menos así fue, hasta que mi cabeza fue hacia atrás por la fuerza de sus manos. Un interrogante recorrió mi semblante, sin entender bien. Sus colmillos de clavaron en mi garganta, sin dejar que un grito saliera por mis cuerdas vocales, ahogándose. Volvía a notar cómo la sangre caía por el cuerpo, caliente todavía. Tras eso, llevé ambas manos a su vestimenta, rogando clemencia.

Me alcé por su fuerza, pues mi cuerpo ya no tenía autoridad bajo él. Dejé que me contaminara los ojos con su simple mirada y su boca cubierta de mi sangre. Llegué a alegrarme cuando comentó que le era más grato esta vez que la anterior. Era una razón de peso por la que dejarme con vida. Al menos me sujetaba a eso. No respondí a su pregunta cuando la formuló. Él mismo tenía la respuesta frente a sus ojos. Un claro "sí". El dolor llenaba mi cuerpo como si de un veneno se tratara. Me había acomodado a él, acostumbrándome. Cerré los ojos cuando decidió sanar la herida de mi ojo, sin ejecutar palabra.



Needed elsewhere to remind us of the shortness of our time
Bury my dreams, dig up my sorrows

Oh Lord, why the angels fall first?

Por favor di: "quiero a Ziel" ♥️
Tears laid for them. Tears of love, tears of fear...:


avatar

Cantidad de envíos :
1172
Localización :
Quién sabe.
Empleo /Ocio :
Alumno a tiempo parcial y zorro el resto del día (?)
Humor :
No te acerques por si acaso...

Ziel A. Carphatia

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Marcus O'Conell el Mar Ene 15, 2013 10:51 pm

La sola presencia de aquel humano lograba que Marcus traspasara límites jamás pensados. ¿Qué era lo que sucedía? ¿Por qué le generaba tantos deseos de poseerlo y atesorarlo para sí por toda la eternidad? Cerró los ojos mientras escuchó aquellas dos palabras proveniente de su boca: "quería protegerla". Una sensación gélida pero centelleante surcó el pecho de Marcus. Él había dicho esas palabras muchas veces en el pasado, pero no pudo lograr nada al respecto. Ella se fue. Ella se fue y le dejó a él todo el dolor. Por eso, ahora estaba aquí, con aquella presa fácil entre sus brazos. Envolvía a una inocente criatura como Ziel en un abismo sin fin, contaminándolo lentamente.

Abrió los ojos, acompañando el gesto con una suave y "amable" sonrisa.
- Tonto, eres tonto y masoquista. ¿Por qué hiciste aquello? Le disparaste aún cuando yo prometí no hacerle daño. ¿No era eso lo que deseabas? Pero, como ves, soy un hombre de palabra. El que ha osado tocarla y herirla, has sido tú, mi Fiel Sirviente -susurró mientras volvía a cerrar los ojos, mientras descendía desde la base de su ojo hasta la base de su cuello. Volvió a echar la cabeza de Ziel hacia atrás, dejando la herida abierta de sus colmillos a la luz de la luna invernal. Besó con suave demencia la zona sangrante, para acto seguido volver a clavar sus colmillos allí, extrayendo de él un poco más de aquel líquido vital. Apretó un poco la mano que se situaba en la cintura del chico. Marcus estaba tenso, extasiado, quería tomarlo todo de él, pero sabía que debía contenerse para poder dejarlo con vida.

Se apartó de su cuello con parsimonia, permitiendo que la sangre se derramara en forma de gotas. Se deslizó entre sus labios, cayendo por su barbilla, empañando de aquel matiz carmesí su blanca camisa para, finalmente, caer sobre la blanca nieve que yacía allí amontonada. La calidez de aquel elixir derretía la frialdad de algo tan puro proveniente de la naturaleza invernal. Marcus miró a Ziel a los ojos, sujetando su mentón con suavidad. El deseo estaba latente en cada parpadeo. Acercó su rostro al suyo otra vez; acercó sus labios a los suyos, esta vez, de forma directa.

- ¿Quieres saber cuán deliciosa es tu sangre para mí? -susurró con parsimonia, arrastrando con placer cada palabra. Suave pero tenaz, comenzó a abrirse paso con su lengua a través de los labios del joven humano. La sangre de Ziel volvía en mínimas gotas a su cuerpo, a través de aquel promiscuo beso infernal. Sus labios, ahora sellados con sangre, denotaban que el pecado era aún mayor; aún más perverso. Un ligero hilo rojizo se deslizó por la comisura de los labios de Ziel. ¿Podría sentir el sabor metálico de su propia vida? Sujetó a su Siervo con mayor firmeza, sin dejarle posibilidad de escaparse, embriagándolo mediante aquel promiscuo gesto. Se separó de él apenas unos centímetros, manteniendo sus labios aún rozando los suyos.

- Dime, joven Ziel, ¿alguna vez has besado a la Muerte?
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Ziel A. Carphatia el Miér Ene 16, 2013 12:50 pm

Mis ojos seguían derramando lágrimas y lágrimas, como una fuente ilimitada de agua. Bella, ella... yo... Si no fuera porque mi vida ahora le pertenecía a Marcus, seguramente había acabado a los pies de algún puente o algo. Pero sabía que tampoco habría tenido el valor suficiente para suicidarme. Así que no me quedaba otro remedio que vivir como un pecador y un reo, preso de sus emociones. Intenté tapar su boca cuando Marcus seguía hablando, metiendo más el dedo en la yaga que no dejaba de sangrar en mi alma. - Calla... Calla... no quiero oírlo... - No quería oír sus palabras, no quería que me ahogara más en el pozo en que estaba. Busqué el consuelo apoyando la cabeza en su hombro, sin llegar a ser comprendido por un hombre como lo era él. Eso me hundía más en la miseria.
- No... no quería que los mataras... - Susurré en su oído, agarrándome a su ropa con una mano, manchando su traje con la sangre de mi cuello. Y con la otra, en su propio cuello, intentando encontrar la calidez que sólo ella podía aportarme. Pero era imposible. Creí que esa sensación, la olvidaría para siempre, pues jamás me perdonaría.

Me sentía vacío, sin nada que poder dar u obtener. Volví a echar hacia atrás la cabeza, siguiendo con el agarre de mis manos. Tenía miedo que soltara mi cuerpo. Sentía que podría romperme si lo hacía. Y ojalá pudiera romperme para desaparecer y acabar con mi tortura. Volví a notar esa punzada de dolor recorriendo mi garganta cuando volvió a morder. Mis manos arañaban su pecho en la desesperada del dolor, y mi garganta ahogaba los gritos que no podía decir. Ése era mi castigo. La condena a la que yo mismo me había atado por proteger a alguien de un ser peor, cuando resultaba que era yo mismo del que tenía que protegerla.

Noté sangre en mi boca y eché la cabeza hacia delante, una vez dejó suelta mi nuca. Toqué mi garganta encontrando la sangre caliente entre mis dedos. La miré absorto y sonreí. No supe por qué hice ese gesto en mi cara, pero ya parecía no importarme nada ni nadie. Marcus no sólo se había llevado mi sangre, si no también mi vida, la inocencia y la amabilidad de todo mi ser. Se lo había llevado todo. Lo miré a los ojos sin interés, todavía con la obsesión de Bella en la cabeza y el dolor punzante en la garganta y el ojo. Casi ni llegué a escuchar sus palabras cuando habló, ni tampoco me di cuenta de qué estaba pasando hasta que volví a la cruel realidad. No, no quería probar mi propia sangre. Le tenía pánico a la sangre desde el día del accidente. Y aunque apreté los labios para que no lo hiciera, él opuso mayor fuerza consiguiendo su propósito sin que llegara a responder.

Y ahí estaba yo, Ziel Afarell Carphatia, un humano de diecisiete años que había "regalado" su vida a un ser de la noche por proteger a alguien querido. Que había llegado a la academia para buscar a mi mejor amigo y hacer otros más; probando mi propia sangre de sus labios, en el enredo de su lengua envenenada con la inmortalidad. Contagiándome de ese sabor salado, metálico y cálido que recorría mis entrañas. Me embriagaba esa sensación, pero yo no encontraba satisfación en un gesto como aquel. Ni probar mi propia sangre me deleitaba la boca. Era asqueroso, así que dejé que volviera a salir de mis labios en un pequeño hilo, manchándolos del intenso rojo; clavando una seria mirada en sus ojos carmesí. No me había gustado para nada esa sobra de confianza con su propio siervo.
Una de las manos en su pecho se soltó para girar su cabeza en el intento de abofetearlo, pero la falta de fuerzas no hizo efectivo el golpe. Solamente logré desvíar su cara hacia un lado, mientras mi cabeza caía hacia atrás, pesarosa.

-No quiero... que lo vuelvas a hacer. - Sentencié, respondiendo a su pregunta. Después, recorrí la mitad de su mandíbula recorriendo su piel, dejando el rastro de la sangre de las yemas sobre su pálida pie. Finalmente, puse los dedos cerca de sus labios. Si gustaba, que lamiera la sangre de mis dedos helados por el frío. Al fin y al cabo, era suya y podía negársela por mucho que me opusiera. Él era el Amo.



Needed elsewhere to remind us of the shortness of our time
Bury my dreams, dig up my sorrows

Oh Lord, why the angels fall first?

Por favor di: "quiero a Ziel" ♥️
Tears laid for them. Tears of love, tears of fear...:


avatar

Cantidad de envíos :
1172
Localización :
Quién sabe.
Empleo /Ocio :
Alumno a tiempo parcial y zorro el resto del día (?)
Humor :
No te acerques por si acaso...

Ziel A. Carphatia

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Marcus O'Conell el Miér Ene 16, 2013 4:41 pm

"Calla". "No quiero oírlo". ¿Por qué los humanos son tan torpes? ¿Por qué son tan masoquistas y se hacen creer a ellos mismos que detestan el dolor? Esas eran cosas que Marcus no entendía, ciertamente. Ziel luchaba por salvaguardar algo que no podía proteger, ni aunque Marcus no lo tuviera por objetivo. Entonces, en ese simple ejemplo, uno se da cuenta sobre quién es el monstruo en realidad. Un vampiro sólo sigue los instintos de su propia naturaleza, pero los humanos siguen el instinto de su propia demencia, la cual los vuelve asesinos, violadores, traidores, corruptos... Y la lista para enumerar es larga. Al menos un vampiro siempre solía ser un una criatura de palabra y honor. Marcus le ha prometido que no le haría daño a Bella. Si hubiese querido, podría haber irrumpido en aquella casa sin problemas, pero estaba allí la chica, y prefirió evitar una catástrofe. Entonces, ¿por qué Ziel ahora le echa la culpa acerca de recordar su miseria y su dolor, cuando es Ziel mismo el que se cava su propio pozo negro?

Sus labios eran dulces, cálidos; humanos. Marcus jugó con él unos segundos, antes de hacerle aquella pregunta. "¿Alguna vez, joven Ziel, has besado a la Muerte?". Sería interesante que hubiese respondido, pero en su lugar veía placer sofocado, deseos contenidos. Marcus sonrió mientras el chico se esforzaba por defender su dignidad y orgullo. Qué estupidez. Esas cosas ya no existían en él. Ahora, todo le pertenecía a Marcus. Desde cada gota de sangre hasta cada milímetro de inocencia. Todo se lo llevaría. Absolutamente todo. Ni aquel gesto simple con su mano lograría desviarle de sus intenciones. Apenas su mano rozó su rostro, intentando propinar un golpe en vano. Marcus sonrió, girando el rostro con suavidad. Quizás lo hizo sólo para darle el gusto de desviar su mirada de él. Pobre iluso. Iba a demostrarle lo que sucedía cuando intentaba imponerle órdenes. Ambos sabían cómo eran los roles aquí. Lo castigaría de nuevo de ser necesario. Sujetó al chico del cabello otra vez, con fuerza, tirando de él. Sacó a relucir sus colmillos y su mirada brilló con un fuego oculto.

- No me importa lo que tú quieras -siseó. Por supuesto, era suficiente con concederle no tocar a esa mujer. ¿Qué más pretendía? Que agradeciera que estaba siendo sutil con él, dentro de lo que cabe. Cuando iba a someterlo al dolor bajo sus punzantes colmillos, como aquella vez en el bosque, Marcus flaqueó. Se detuvo justo cuando sus suaves y finos dedos se posaron cerca de sus labios. ¿Qué clase de gesto era aquel? ¿Una caricia? ¿Un simple reflejo para que no lo haga? Marcus se lo quedó observando. Su mirada, de repente, no denotaba la amenaza anterior. Había bajado sus pulsaciones de tortura y, suavemente, entreabrió los labios para poder saborear aquel líquido carmesí que él le ofrecía. El Cordero se daba de comer al Lobo, literalmente y en todo sentido. Cerró los ojos, sintiendo el contraste de la cálida sangre con el frío de sus yemas, debido al invierno que lo azotaba lentamente. Aflojó su feroz agarre, soltando sus cabellos ligeramente. Sentía la débil mano sobre su cuello, palpando la frialdad en búsqueda incansable de una calidez jamás hallada.

- Eres un ser despreciable, Ziel -susurró lentamente mientras que, con suavidad, sujetaba al chico de la cintura con una mano y, con la otra, aseguraba su espalda. De ese modo, lo atrajo hacia sí. Marcus lo envolvió en un gesto similar a un abrazo. ¿Pero podía denominarse aquello como un gesto amable? No lo sabía. Simplemente, lo atesoró por esos minutos entre sus brazos, cubriéndolo del frío exterior y, al mismo tiempo, de toda amenaza. Los Nivel E estaban alterados por la sangre, pero no podían acercarse. No podían siquiera poner un pie cerca de ellos, pues le temían a Marcus y a todo lo que él pudiese hacerles. Al cabo de unos segundos, ascendió la mano que estaba en su espalda hasta su pequeña cabeza, depositándola sobre su cabello.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Ziel A. Carphatia el Miér Ene 16, 2013 9:53 pm

Mis ojos lograron calmarse. Dejaron de derrochar las lágrimas. No llevaban a ningún lugar y tampoco podían borrar lo que había hecho. Eso era una cicatriz que portaría por el resto de mi vida. Al igual que las cicatrices de los colmillos de Marcus sobre mi cuello. Jamás se borrarían. Albergaba la esperanza de que algún día menos pensado, él consumiera mi vida para dejarme descansar en paz. Daba igual si no quería morir, era mejor eso, que no una condena perpetua. Pero hasta el momento, no me quedaba más remedio que aceptarlo y madurar como un verdadero hombre. Afrontar lo que yo mismo había ido creando sin darme cuenta. Pese a que me sintiera un fugitivo en esos momentos. Un ser miserable que había dañado a la persona más querida por "protegerla".

Lo miré a los ojos, inofensivamente, observando su reacción. Esperaba que volviera a morder como la última vez, y mi pulso se agitó sin darme cuenta. Había sido tan doloroso la última vez, que me daba pánico pensar en volver a ofenderlo. Aunque mi dignidad y orgullo fueran en ello. Podría haber arrebatado mi vida justamente en aquel instante, pero se reservó para otra ocasión. Por eso ahora temía su ira, y acudí sin pensarlo cuando mi ojo empezó a emitir ese dolor centelleante de un color rosado. Esperé su reacción sin interés, sabiendo que volvería a hacer lo que hizo. Recliné la cabeza para atrás cuando tiró de mi pelo, y acaricié con una mano el suyo, en una especie de "caricia". En esos momentos podía sentir cómo Bella había tenido delante a su protegido apuntando con el arma, y volví a recordar la imagen. Era mejor que pensar en el dolor que sus colmillos hacían en mi garganta. Y prefería hundirme en el pozo yo solo.

Noté cómo él iba degustando la sangre de mis dedos, en ese gesto lascivo que parecía ejecutar siempre. Retiré la mano poco a poco, dejando que al final cayera al lado de mi cuerpo; con una sonrisa sincera y amable entre los labios. Ahora mi vida era solo para mi amo y señor. Tendría que olvidar que alguna vez fui un amigo, un pariente o un hermano. Ahora sólo era un esclavo de los impulsos de Marcus. Había acabado por hundirme hasta el fondo, aceptando este último hecho.
Él me acercó y volví a alzar el brazo para reposar sobre su pecho. Creí terminada toda su tortura y todo sufrimiento. Incluso el dolor de mi ojo había remitido al reconocerlo.
- Lo aprendí de ti, Amo. - Contesté a su comentario con suavidad, perdiendo todo tipo de dignidad y dejando claro que Marcus ahora era mi dueño. Cerré los ojos en esa especie de "abrazo" que él me proporcionaba, intentando hallar memoria de cómo era cuando mi madre me abrazaba de la misma forma, pero no logré resultado alguno. Él no era un ser amable, lo conocía perfectamente, y esperé su siguiente movimiento con tranquilidad.



Needed elsewhere to remind us of the shortness of our time
Bury my dreams, dig up my sorrows

Oh Lord, why the angels fall first?

Por favor di: "quiero a Ziel" ♥️
Tears laid for them. Tears of love, tears of fear...:


avatar

Cantidad de envíos :
1172
Localización :
Quién sabe.
Empleo /Ocio :
Alumno a tiempo parcial y zorro el resto del día (?)
Humor :
No te acerques por si acaso...

Ziel A. Carphatia

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Marcus O'Conell el Miér Ene 16, 2013 10:10 pm

Lo estaba abrazando. Marcus, protectoramente, enredaba su presa en aquel gesto en apariencia amable. Cerró los ojos y deslizó su mano por el cabello del humano, acariciándolo del mismo modo en que antes Ziel acarició su oscura melena. Escuchó sus palabras y sonrió suavemente. Era una sonrisa que oscilaba entre lo perverso y lo sincero. Marcus era un ser despreciable, de eso no cabía duda. Sin embargo, también era un ser perfecto, y por eso Ziel estaba a sus pies. Lo estaría por siempre. Hasta que Marcus decidiera cuándo dejarlo escapar... O cuándo asesinarlo con tenacidad.

- Al menos aprendes un buen valor -murmuró refiriéndose a "ser despreciable". Tarde o temprano, él se daría cuenta. En este mundo, en este pueblo, si no posees carácter, determinación y perversión listos para atacar a tu enemigo, permitirás que este te hunda en el peor de los infiernos. Eso era exactamente lo que le ocurría a Ziel. Si el muchacho hubiese sido más fuerte y no le hubiese temido a la pronta muerte, hubiera sido capaz de defender a los suyos con capa y espada, y no con una cadena de esclavitud que lo condenaría de por vida.

Se separó un poco de él y lo sujetó de los hombros. Lo miró fijamente y, con una mano, levantó su mentón otra vez. La sangre de Ziel manchaba con virtuosa claridad las prendas y la piel de Marcus. Llevó su mano izquierda a su boca y quitó el guante que la envolvía con sus dientes. La marca brillaba con intensidad, respondiendo a la marca del ojo de Ziel y, de esta manera, canalizando su dolor. El humano sabría, entonces, que la única manera que tenía para no sufrir como hoy, sería viéndolo más seguido, respondiendo a cada una de sus órdenes. Aunque él no pudiese creerlo, el mero hecho de que Marcus se apoderase de su sangre lograba que él se encontrase aliviado y despojado de aquel punzante dolor.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Ziel A. Carphatia el Miér Ene 16, 2013 10:37 pm

En mi cabeza resonaban las palabras de Bella y de Kai, por alejarme del hombre que ahora mismo, estaba abrazando mi cuerpo de manera sobreprotectora. "Ziel, no vayas. No hace falta que vayas." "No tienes por qué sufrir de esa manera." "¿Por qué lo hiciste Ziel?" Porque te ... Bella. Te ... más que a nada. Pero ahora estaba condenado y no podía dejar que cayeras también en mi desgracia; repetía en mi mente, terminando el diálogo que dejamos ambos a medias. Cayendo poco a poco en Marcus y en la mágica tentación de sus ojos. Ahora entendía lo que se escondía tras ellos verdaderamente, por qué la gente había perdido la cabeza por unos ojos así. Ahora es cuando me daba cuenta del terrible error que había cometido el día que firmé ese pacto, con tal de protegerla. No reconocería en cambio, que lo necesitaba, que necesitaba a alguien que me protegiera sin tenerme afecto, porque perdería el poco orgullo que aún me quedaba. Pero era verdad, y a cada segundo que él se apiadaba de mí, más apego le cogía a su condena. Total, ya... no podía regresar. No sabía cómo mirar a la gente, al resto de humanos sin pensar una y otra, y otra vez en lo mismo.

Sonreí en su regazo, escuchando sus palabras. Un buen valor, decía. Sí, seguramente. Acabaría dándome cuenta de ello tarde o temprano, aunque mi cabeza ahora estuviera decantándose entre: apagar la negra llama o dejarla latir en el pecho. Levanté la cabeza en un extraño giro, provocado por el mareo de la pérdida de sangre. Pero él alzó de nuevo mi mentón, al igual que en los sucesivos sueños que había tenido últimamente. La sangre de mi garganta se había secado, dejando una pequeña costra encima de esos dos agujeros marcados por sus colmillos. Tendría otra cicatriz para el resto de mis días, sabiendo que no sería la última.

Entonces, se quitó un guante. Y ahí lo vi. La misma marca que decoraba ahora mi ojo con la señal del pecado, yacía también en su mano como miembro del pacto. Lucía igual de rosada que mi propio ojo, reconociéndose ambas. El dolor de mi ojo pareció quedar absorbido por la marca de su mano. Moví la cabeza como si de un animal se tratara, acariciando su mano con mi mejilla. Agradeciéndole poder quitarme esa pesada molestia.
- ¿Mitigarás mi dolor para siempre? - Pregunté mirándole a los ojos. Inundándome con sus ojos rojos. Pegué después mi cara a su pecho, volviendo a ser la muñeca que él quería. - Y no. Nunca besé a la muerte. Y tampoco me hizo falta hacerlo. Hice un pacto con ella. - Contesté a la pregunta que había formulado anteriormente, metafóricamente, en un pequeño susurro y con una leve sonrisa. No, la muerte no estaba entre mis planes.



Needed elsewhere to remind us of the shortness of our time
Bury my dreams, dig up my sorrows

Oh Lord, why the angels fall first?

Por favor di: "quiero a Ziel" ♥️
Tears laid for them. Tears of love, tears of fear...:


avatar

Cantidad de envíos :
1172
Localización :
Quién sabe.
Empleo /Ocio :
Alumno a tiempo parcial y zorro el resto del día (?)
Humor :
No te acerques por si acaso...

Ziel A. Carphatia

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Kai Olivier el Miér Ene 16, 2013 10:44 pm

Los mordiscos de Ziel aun sangraban, pero ni se inmuto por ello, por fin lo habia encontrado. Sin pensarselo dos veces, disparo con su arco con una gran fuerza y punteria, rozando una oreja del vampiro.
- Alejate de mi hermano, asqueroso chupasangre- dijo lleno de ira apuntando de nuevo con el arco, pero esta vez a la cabeza del vampiro, aunque Ziel estuviera tan pegado a el, tenia muy buena punteria, por lo que Ziel estaba fuera de peligro de ser alcanzado por una de sus flechas.
Las lagrimas de la impotencia por no haber protegido el mismo a su hermano perdido marcaban sus mejillas y sus ojos, esa imagen que tenia delante, le resultaba tan repulsiva que le daban arcadas, pero debia soportarlo, debia aguantar por Ziel para poder acabar con ese vampiro que amenazaba con llevarse a su hermano y mejor amigo, su unica familia a parte de su pequeña niña Kasha, lejos de el. Esa idea le quemaba demasiado, no podia permitir que aquello pasara
avatar

Cantidad de envíos :
362
Edad :
27
Localización :
donde menos te lo esperas...

Kai Olivier

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Marcus O'Conell el Miér Ene 16, 2013 11:02 pm

La marca brillaba, atraía y deleitaba la mirada perdida de Ziel. Marcus lo sostenía, ahora, por la cintura otra vez. Era un cuerpo tan frágil, tan pequeño, tan suyo. Escuchó sus palabras y sonrió con suavidad y astucia. Cerró los ojos un momento y depositó su mano izquierda, la cual contenía la marcha, en una de las mejillas del humano. Bajó un poco la cabeza, dejando su rostro cerca del suyo otra vez.
- Lo haré -susurró mientras hacía que sus narices se rozaran.

La imagen era el perfecto emblema del amor de dos amantes, pero distaba mucho de la realidad. ¿Acaso alguno de los dos sentía "amor" por el otro? Por parte del humano, no podía ser posible. Por parte de Marcus, lo único que allí yacía era "amor" por su sangre. Aún sentía el dulce sabor en su boca, el cual provocaba que desease más. Pero su presa estaba débil y no quería acabar con él tan rápidamente. En ese instante, escuchó sus siguientes palabras. Había hecho un pacto con la Muerte. Claro que sí. Y, ahora mismo, la Muerte deslizaba lascivamente su lengua por la comisura de los labios del muchacho, limpiando aquel rastro de deliciosa sangre que él dejó escapar.

Mientras ejecutaba aquel gesto perverso, el sagaz sonido de una flecha pasó junto a su oreja. Marcus sonrió y se irguió hasta quedar en su altura normal. Se giró con rapidez, con Ziel delante de él, y sujetó la flecha en el aire, justo delante de su frente. Los ojos rojos del vampiro brillaron. La descarga eléctrica del arma anti-vampiros se apoderaba de su mano, la cual poseía la marca. Irremediablemente, el dolor que Marcus sentía en esa zona se extendería hasta el ojo de Ziel. En un simple movimiento, Marcus quebró la flecha y la lanzó lejos. Él había dicho que mitigaría su dolor, después de todo.

- No esperabamos visitas. ¿Acaso quieres unirte? -siseó con sorna mientras abrazaba a Ziel aún más, envolviéndolo completamente y sujetándolo contra sí. Marcus, ahora, se encontraba detrás del humano. Al cazador no le convenía disparar. Por supuesto que no. Deslizó una de sus manos por el pecho de Ziel, descendiendo hasta su abdomen. ¿El muchacho había llamado "hermano" a su pequeño Siervo? Qué interesante y trágica historia estaba aconteciendo ante sus pérfidos ojos.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Ziel A. Carphatia el Miér Ene 16, 2013 11:21 pm

Parecía estar siendo hechizado por sus palabras, y a cada una que decía, iba envolviéndome cada vez más en la perdición. Lo odiaba por ello, aunque supiera que no tenía posibilidad de acabar con él. Además, iba a protegerme. ¿Por qué debería ahora desear su exterminio? No veía quién otro podría protegerme de una manera como lo hacía él, salvo Bella. Eran dos formas de proteger, pero temía más por la vida de la segunda, que de la mía propia.

No habría reparado en la imagen que estábamos dando, porque ya iba acotumbrándome a los tratos promiscuos y lascivos de Marcus. Dejé que recogiera la sangre que anteriormente había despreciado de sus propios labios. Aparté su cara cuando lo hizo, para que no hiciera con mi cuerpo cosas que me parecían demasiado desagradables. Estaba completamente aislado en mi propia pompa, en esa nube en la que Marcus me mantenía con vida para la próxima vez, que solamente vi la flecha siendo agarrada por él. El desprecio de la flecha frente a la mano de Marcus, dejaron el nacimiento de esos pequeñas descargas que llegaban a la marca de su mano. Llegando más tarde a la mía de nuevo, en un punzante dolor. Di un pequeño grito por sentir en mis propias carnes lo que hacía un arma anti-vampiros. Llevé ambas manos a socorrer a mi ojo derecho, entumecido del dolor. Alcé incluso una mano más tarde, para que Marcus soltara la flecha y así pudiera remitir el dolor.

Me giré en dirección hacia el lanzamiento de la flecha; con el rostro algo pálido y el ojo derecho volviendo a brillar en la oscuridad. Con la marca de Marcus también palpitando de encontrarse juntas. Envuelto en una pequeña ira que nacía por el sufrimiento que había contagiado a mi ojo momentos antes. Pero no esperé encontrarme a Kai. Hice el intento de levantarme y lo logré gracias a mi Amo, siendo sostenido por este. Alcé un brazo para acariciar su cuello, como el siervo que era. Dejando que me tomara de escudo. Ya que, si lo dañaban a él, también me lo estaría haciendo indirectamente por el pacto firmado entre ambos.

- ¿Hermano? ¿Quién es tu hermano, Kai? - Pregunté, sacando una sonrisa infantil por mi rostro. - Deberías irte de aquí. No quiero que pase nada esta noche. - Hablé, cogiendo con la otra mano el brazo de Marcus sobre mi abdomen.



Needed elsewhere to remind us of the shortness of our time
Bury my dreams, dig up my sorrows

Oh Lord, why the angels fall first?

Por favor di: "quiero a Ziel" ♥️
Tears laid for them. Tears of love, tears of fear...:


avatar

Cantidad de envíos :
1172
Localización :
Quién sabe.
Empleo /Ocio :
Alumno a tiempo parcial y zorro el resto del día (?)
Humor :
No te acerques por si acaso...

Ziel A. Carphatia

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Kai Olivier el Miér Ene 16, 2013 11:32 pm

Vovio a apuntar a la cabeza del vampiro, pero sin disparar.
- Aparta tus sucias manos de el...- pero en ese momento, Ziel hablo, no, ese no era Ziel, ese Ziel estaba corrompido por un vampiro, el hermano que siempre habia anhelado recuperar, habia desaparecido. Bajo el arma sorprendido por la reaccion de Ziel.
- Tu eres mi hermano Ziel, eres mi hermano pequeño...- dijo practicamente sin voz odiandose cada vez mas asi mismo por haber permitido que algo como esto ocurriera. Ahora ya podia entender el corazon de Kasha, antes lo intentaba y no podia porque no habia experimentado perder a un hermano, pero ahora estaba a punto de perderlo y era un dolor y una carga demasiado grande como para ser capaz de llevarla durante el resto de su vida
avatar

Cantidad de envíos :
362
Edad :
27
Localización :
donde menos te lo esperas...

Kai Olivier

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Marcus O'Conell el Miér Ene 16, 2013 11:51 pm

Sólo Marcus podía tocarle, acariciarle, llevarse su inocencia lejos, hacerlo madurar. Se lo agradecería tarde o temprano si él seguía con vida. Se lo agradecería si Marcus deseaba regalarle un tiempo más bajo el aliento de un alma viviente. Mientras tanto, sería su Siervo, su muñeca de porcelana, y de nadie más. No le importaba que tuviese delante a su hermano, a su abuelo o a su madre. Eso le daba, sinceramente, igual. Sintió las manos de Ziel sobre su cuerpo. ¿A qué se debía tal gesto? ¿Será que, finalmente, aquel gentil y pecador humano había caído bajo el hechizo de sus ojos? Ocultó sus iris rojos bajo sus párpados un momento, sintiendo la cálida mano acariciando su cuello. Del mismo modo, Marcus deslizó la mano que poseía la marca por la mejilla de Ziel, hasta depositarla bajo su mentón, sosteniendo su cabeza en alto.

- Mis manos no son sucias para él, pequeño y adorable cazador -murmuró con frialdad encubierta en una amabilidad socarrona-. ¿Acaso quieres ver cómo le agrada que lo toque? -preguntó luego, sujetando su cuerpo más contra él, bajando su rostro hasta la altura de su oído y, de este modo, poder deslizar sus fríos y ensangrentados labios por el lóbulo de su oreja. Mientras escuchaba las palabras del cazador, Marcus sujetó la mano de Ziel que estaba sobre la suya en su abdomen. Se llevó la muñeca a la boca, palpando el dorso con la proximidad de sus colmillos. Lo mordió con sutileza depredadora, permitiendo que la sangre emanase hacia su garganta, al tiempo que varias gotas marcaban su recorrido por el brazo del joven.

- Qué conmovedor todo lo que dices -musitó burlonamente mientras separaba sus labios de la piel del chico. Sus ojos, rojos y brillantes, miraban fijamente al cazador. Él no podría hacer nada. Otra vez, era inútil cualquier cosa que intentase.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Ziel A. Carphatia el Jue Ene 17, 2013 12:10 am

Sentí cómo el arma de Kai apuntaba directamente a Marcus, y con eso también me estaba apuntando por estar en medio de ambos. Entre el Sol y la Luna, entre el frío y el calor. Seguía acariciando inconscientemente a Marcus, como si fuera una especie de animal bajo mi mano. Enarqué una ceja con lo que dijo Kai. - ¿Hermano pequeño? ¿Desde cuándo Kai? - Pregunté, ladeando un poco la cabeza, doblando las rodillas un poco, pero manteniéndome gracias a Marcus. - ¿De dónde sacaste que soy tu hermano? Tu madre y la mía no son las mismas. Además, mírate... No nos parecemos en nada. - Y menos ahora, después de que hubiera hecho el pacto con Marcus. Por así decirlo, si es verdad que éramos hermanos, estábamos separados por diferentes bandos. Él era un cazador, y yo había pactado con un vampiro. Luego ahora éramos enemigos.

Cerré un ojo, el mismo por el que la mano de Marcus bajaba hasta mi mentón. Alcé la cabeza un poco, siguiendo sus órdenes, pero sin quitar la mirada de Kai. Quería saber de dónde se había inventado semejante cosa. Yo no tenía hermanos, era hijo único. Es más, no había tenido padre que conociera. Seguía con esos interrogantes en la cabeza y en el rostro, mientras dejaba que Marcus me aprisionara contra su cuerpo. Sentí el helado aliento de Marcus tras mi oreja, esperando a Kai. Acariciaba su oscuro pelo, para tranquilizar a mi propio Amo y que así no perjudicara al cazador. En el fondo estaba poniendo mi cuerpo a cambio de una verdad.

Alcé la cabeza para mirar a Marcus, desde mi baja estatura cuando cogía mi muñeca. Lancé súplicas con los ojos, para que no hiciera algo así en presencia de Kai. No... quería que viera el nivel al que me había rebajado, ni lo que Marcus hacía, aventajándose del pacto. Hice una pequeña mueca de dolor cuando mordió la muñeca, viendo cómo la sangre bajaba por mi brazo lentamente, abriéndose paso por la ropa y empapándola toda a su paso. Llevé inconscientemente la otra mano a la garganta, a su anterior mordedura y sonreí a Kai intentando tranquilizarlo. En el fondo no pasaba nada.

- Marcus por favor, deja que hable. Quiero escucharle. - Pedí humildemente, recostñandome en su pecho, aguantando el peso de mi cuerpo con el suyo.



Needed elsewhere to remind us of the shortness of our time
Bury my dreams, dig up my sorrows

Oh Lord, why the angels fall first?

Por favor di: "quiero a Ziel" ♥️
Tears laid for them. Tears of love, tears of fear...:


avatar

Cantidad de envíos :
1172
Localización :
Quién sabe.
Empleo /Ocio :
Alumno a tiempo parcial y zorro el resto del día (?)
Humor :
No te acerques por si acaso...

Ziel A. Carphatia

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Kai Olivier el Jue Ene 17, 2013 12:29 am

Al ver aquella imagen, Kai empezo a ponerse palido, le resultaba asqueroso y demasiado doloroso ver como Ziel se hacia eso a si mismo.
Una lluvia bastante intensa empezo a caer, mezclandose con las lagrimas que salian de los ojos azules de Kai. De su bolsillo saco una foto donde se veia a Ziel de bebe en brazos de su verdadera madre en el hospital, nada mas nacer.
- En aquel entonces, papa y mama eran demasiado pobres como para poder cuidar de dos niños, asi que te dieron en adopcion y se quedaron conmigo, ellos jamas me contaron nada, lo averigue tiempo despues de marcharme cuando entre en los archivos de la Asociacion y vi el expediente, no ponia quien era mi hermano, pero dentro estaba esta foto, asi que lo rastree, y todo me llevo a ti...- dijo con una voz bastante debil por la situacion y por la desesperacion de ver que no podia hacer nada.
- Lo averigüe poco despues de marcharme la ultima vez, y desde entonces he intentado buscar el mejor momento para decirtelo..., pero no he podido... y ahora..., ya no sirve de nada...- dijo en un susurro completamente abatido.
avatar

Cantidad de envíos :
362
Edad :
27
Localización :
donde menos te lo esperas...

Kai Olivier

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Ziel A. Carphatia el Jue Ene 17, 2013 1:03 am

La verdad es que no me gustaba que Kai viera los gestos tan promiscuos de Marcus. Y menos que viera cómo me arrebataba la sangre a como se le antojaba. Giré un poco la cabeza, como si con eso no pudiera verlo el cazador. Pero al final, volví a clavar los dos ojos en los suyos, escuchando toda palabra de Kai. Vi la fotografía sin poder creerle todavía. Ese no podía ser yo. Quise ejecutar un paso para ver la foto más de cerca, pero mi cuerpo parecía atado al de Marcus. Aparté su brazo de mi cuerpo suavemente, agarrándole por la muñeca para seguir teniéndole por si se lanzaba contra Kai. No di ni dos pasos, acabé cayendo de rodillas sin poder soportar el peso, haciendo fuerza en la muñeca de Marcus para levantarme. Pero no tenía fuerzas ni para eso. Solamente levanté gracias a él.

-¿Y por qué se quedaron solo contigo, eh? Al menos yo también podría haber disfrutado de nuestros padres, si es verdad lo que dices. No abandonarme por una mera excusa como esa. Ah, claro. Yo era una carga para vosotros. Por eso me dieron. Pero tú no claro. - Iba diciendo, dolido, porque solamente hubiera sido yo al que dieron en adopción. Los ojos empezaron a crear agua dentro de ellos, pero eso no contuvo la rabia que me daba aquello. - Es verdad, ya es demasiado tarde. Porque no sé para qué lo has mencionado, Kai. ¿Qué esperas? ¿Que vaya corriendo a tus brazos a llorar a un hermano del que desconocía existencia hasta ahora? Que no estuvo ahí durante estos diecisiete años. ¿Quieres que vaya luego a "papá" y "mamá" y les abrace llorando sin conocerles? ¿A qué? ¿Para formar una "familia feliz"? ¿Después de que me abandonaran, eh? Qué pasa, que ahora echan de menos a su hijo extraviado y ahora quieren recuperarme, ¿no es así? No, Kai no. Aprendí a vivir sin ellos, y eso mismo pienso seguir haciendo. - El tono de mi voz empezó a elevarse poco a poco, a medida que iba hablando. Me dolía que él no fuera también adoptado. Y más encima que lo supiera y se hiciera el inocente conmigo. ¿Qué esperaba? Seguí hablando igualmente. - Quiero que sepas una cosa Kai. Ellos jamás serán mis padres. De mi familia, solamente está mi madre. Madre es la que cuida, Kai. No la que da a su propio hijo en adopción. Así que no quiero que vuelvas a asociarme con ellos... - Acabé practicamente susurrando las palabras, dolido por ser otra vez la oveja negra. De que además Kai supiera toda la verdad y no hubiera mencionado palabra antes. No, tenía que ser ahora. No había tenido tiempo hasta ahora. Pues no. Ya era demasiado tarde para formar una "familia feliz". Al menos yo ya no estaba dispuesto a conocerles. Me daba igual que fueran mis padres verdaderos. Había dejado claro mi opinión al respecto. No había más que hablar.

Retrocedí lo que mis pies pudieron alcanzar. Alcé un brazo hacia Marcus, desconsolado y dolido. Si es verdad que él mitigaría mi dolor, quería que lo sofocara ya. Lo miré a los ojos carmesí, suplicante de su veneno embriagador que me hiciera olvidar una vez más.



Needed elsewhere to remind us of the shortness of our time
Bury my dreams, dig up my sorrows

Oh Lord, why the angels fall first?

Por favor di: "quiero a Ziel" ♥️
Tears laid for them. Tears of love, tears of fear...:


avatar

Cantidad de envíos :
1172
Localización :
Quién sabe.
Empleo /Ocio :
Alumno a tiempo parcial y zorro el resto del día (?)
Humor :
No te acerques por si acaso...

Ziel A. Carphatia

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Kai Olivier el Jue Ene 17, 2013 1:19 am

- No lo se, ni si quiera sabia que existias!!- grito desesperado- entiendo que no quieras saber nada de ellos, no tuvieron ningun derecho a abandonarte, si lo hubiera sabido, nunca lo hubiera permitido, no se porque se quedaron conmigo, y no contigo, lo logico era haberse desecho de mi y no de ti- dijo ya incapaz de encontrolar el llanto. Desde que habia descubierto aquello, lo unico que dirigia a sus padres era odio, ¿como se habian atrevido a abandonar a su propio hijo?
- Yo tan solo queria que lo supieras, porque al igual que yo tenia derecho a saber que tu existes, tu tienes mas derecho aun saber de donde procedes!!- le grito, ¿porque habia pasado esto?, esto no era lo que tenia planeado hacer, esto no podia ser real, no podia estar pasando de este modo.
- Lo siento Ziel- no solo se disculpaba por no haberle dicho nada hasta ahora, sino por no haber podido protegerlo, por no haber podido evitar aquello...
avatar

Cantidad de envíos :
362
Edad :
27
Localización :
donde menos te lo esperas...

Kai Olivier

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Marcus O'Conell el Jue Ene 17, 2013 1:30 am

Sentimientos. Los sentimientos son los causantes de situaciones como aquella. Los sentimientos fueron los culpables de esas lágrimas, de esos gritos desesperados, de ese amor fraternal que se volvía imposible a cada paso. Los sentimientos, al fin y al cabo, fueron los culpables de que Marcus se haya convertido en aquel ser desalmado, imponente, sangriento y perverso. Los sentimientos lo arrastraron a esto, y aquella imagen de pérdida y desesperación sólo le recordó la miseria que lo inundaba en lo más profundo de su putrefacto corazón. Él ya no tenía nada, justo como aquel cazador que parecía tan desesperado; justo como Ziel, que no encontraba consuelo al abandono. Bajó su mirada hacia él mientras gritaba todas aquellas palabras. El brillo carmesí, frenético y sediento, desapareció de sus ojos por un momento.

Él también era un ser miserable, al fin y al cabo.

Cuando las lágrimas comenzaron a brotar de aquellos dulces ojos, Marcus frunció el ceño. Volviendo a la realidad al instante. La mano de Ziel se alzaba hacia él, pidiendo el consuelo que sabían ambos que un vampiro como él no podría brindar. El humano, en su esclavitud constante, suplicaba ahora mismo que Marcus mitigara su dolor justo como antes. Se encontraba sujetando su otra mano para que no se desvanezca, cuando enredó sus dedos entre los suyos, sosteniendo la petición que era enviada hacia él a través de aquel gesto. Sus manos estaban unidas y un destello de humanidad intentó abrirse paso a través del semblante vacío del Marcus. Se puso en cuclillas, atrayendo a Ziel hacia sí y quedando a su altura. Llevó una mano a su mejilla, limpiando las lágrimas. Algo se retorcía en su interior. Los recuerdos del pasado no cesaban.

En ese instante, los ojos de Marcus se clavaron en el cazador. Su ceño se frunció severamente. Él había sido el causante de esto. ¿Cómo había sido tan atrevido de herir así a una criatura tan frágil como Ziel? ¿Cómo había sido capaz de herir así a su Siervo? Marcus sujetó al humano en brazos y sus ojos brillaron otra vez. No tenía ningún pacto con respecto a ese cazador, así que no se contendría. Un aura oscura comenzó a envolver el cuerpo del cazador. Estaba a punto de desintegrarlo en un simple parpadear, pero se contuvo limitándose sólo a hacer estallar partes de sus brazos y piernas. No iba a matarlo. No iba a darle una muerte aún. No dejaría sufrir, al igual que Ziel. La sangre del cazador comenzó a recorrer sus extremidades. No podía hacer nada contra aquel poder. Quería que grite, que llore, que tenga deseos de arrancarse el corazón con un alfiler si fuese necesario.

Mientras aquellas heridas azotaban al peliblanco, Marcus volvió a mirar a Ziel. Sí, él mitigaría su dolor. Dio un salto y trepó por los edificios abandonados, alejándose de allí con Ziel en brazos.
avatar
Cantidad de envíos :
432

Marcus O'Conell

Volver arriba Ir abajo

Re: Zona abandonada

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 16 de 19. Precedente  1 ... 9 ... 15, 16, 17, 18, 19  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.