Bienvenidos a Vampire Knight: Academia Cross. Esperamos realmente que los usuarios y también los personajes, disfruten la estadía en el foro y sobre todo, participen en esta comunidad. ¡Diviértanse por encima de todo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Edificios abandonados
Dom Abr 22, 2018 8:41 pm por Ryu Olivier

» Confieso que...
Lun Abr 09, 2018 8:31 pm por Ziel A. Carphatia

» Calles
Dom Mayo 21, 2017 6:11 pm por Lisbeth C.

» Que harias con el de arriba si se quedaran en cerrados en un habitación.
Miér Feb 22, 2017 12:02 am por Integra F. W. Hellsing

» El que llegue a 100 gana
Sáb Ene 21, 2017 8:21 pm por Nathan Von Kleist

» ¿Roleas?
Mar Ene 03, 2017 11:52 pm por Celest Blaze

» ¿Qué estás escuchando?
Lun Dic 19, 2016 12:56 am por Rangiku Matsumoto

» Habitacion de Kasha
Jue Dic 01, 2016 7:46 pm por Kasha Oskan

» Registro de apellido.
Dom Oct 23, 2016 2:59 pm por Aoba Segaraki



Foros Hermanos
Afiliados de élite
Créditos
Sword Art Online (SAO)
Este foro ha sido diseñado por Ziel Carphatia y en colaboración de Yuuki Cross. Agradecer su trabajo, sin embargo, a los creadores de las texturas en Deviant Art que favorecieron el wall del que disfruta el foro, así como la action empleada en todos los gráficos. También, una pequeña mención a las grandes instrucciones de foroactivo y Savage Themes que, con sus tutoriales y enseñanzas, han hecho posible este fruto para todos los usuarios.

Gracias a todos.


Sala de estar

Página 7 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sala de estar

Mensaje por Kaien Cross el Vie Ago 21, 2009 4:26 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Aqui podreis descansar cuando os apetezca o si teneis una hora libre.


avatar

Cantidad de envíos :
450
Localización :
En mi despacho
Empleo /Ocio :
Director de la academia Cross
Humor :
Maravilloso~

Kaien Cross
http://academiacross-vk.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo


Re: Sala de estar

Mensaje por Weiss Schnee el Vie Mayo 16, 2014 9:28 pm

La situación no era nada buena. Y cualquiera podría decirlo con solo mirar de lejos o escucharla. No solo por el carácter burlesco de los muchachos, si no, porque parecían tener una preferencia por Luce, es como si pensaran en ella inmediatamente al tratar de que se les ocurra a quien molestar. Weiss había notado que, Luce no se veía contenta para nada, no solo por cómo les había hablado de ellos, si no por sus reacciones. Parecía querer golpearlos, y más aun, se veía casi dispuesta a hacerlo. Ambos chicos, seguían riéndose, burlándose de la chica con sus gestos, no hacía falta que le digan mucho para saber que ellos si estaban disfrutando del enojo de la castaña. Luce estaba firme frente a ellos, y Weiss, sentada en el sillón. La albina daba una imagen de serenidad, pero sus ojos eran firmes sobre ellos, diciéndoles que estaba dispuesta a actuar si era necesario hacerlo, si ella veía que fuera necesario.

Las palabras de Luce parecían salir por si mismas, incluso la chica se veía algo sorprendida, pero no se sentía intimidada o al menos, no lo demostraba. Las palabras sobre el futuro y sobre las personas decentes le dio algo de gracia a Weiss. No se estaba burlando de Luce, aceptaba que parecía tener coraje cuando quería, pero aun así, era algo cómico, al menos para la albina. Había esbozado una pequeña sonrisa, y estaba a punto de decirle algo a Luce, pero las palabras no llegaron a salir de su boca. Vio como uno de los muchacho se acercaba por la espalda, Weiss intento advertirle a Luce.– ¡Hey!.  –Pero no había podido prevenir nada. Algo estaba pegado a la nuca de la chica, y al principio, la albina no logro descubrir lo que era. Se paro, para ir a su lado y mirar aquella extraña cosa que había llegado a nuca. – ¿Pero que..?. –Su mirada se desvió inmediatamente a los muchachos, que parecían que iban a explotar de la risa en cualquier momento. Lo que había volado a la nuca de Luce parecía ser una bola de papel envuelta en saliva, y no es que dependiendo de quien provenía aquel liquido iba a cambiar algo, pero el hecho de pensar que era del chico que la estaba molestando, era más que suficiente para que Luce perdiera libremente los estribos. – Ya fue suficiente.. –Intentaba calmar a la chica, que se veía en estado de Shock. Pero no funciono para nada.

Los muchachos, siguieron tirando más bolitas de papel bañadas en saliva. Weiss llegaba a cubrirse algunas, estas daban contra las palmas de sus manos que inútilmente intentaban detener todos los ¨ataques¨. Aunque ningún se le quedaba pegada, la sensación al contacto era simplemente horrible. Weiss advirtió que en medio de aquella lluvia de papelitos, uno de los muchachos estaba intentado agarrar sus apuntes. Oh, no. Claro que no se los iba a dejar, no a ellos y menos tan fácilmente. Luce también se dio cuenta, y empujo al chico, pero este no se dio por vencido. El otro muchacho, seguía disparando las bolitas de papel, y al ver que Weiss se les aproximaba, se acerco al lado de su compañero, para ayudarlo seguramente. Él que mantenía los ojos en los apuntes de Weiss, que ahora estaban en manos de Luce, se mostro un poco más molesto, y se acerco a ella para violentamente agarrarlos por arriba. Parecía que algunas hojas iban a salir arrancadas por la mitad, pero a ellos parecía no importarles nada, mientras molestaran a Luce era suficiente.- Déjalos.. –Hablaba en voz baja, pero ya comenzaba a estar más molesta. Y el segundo muchacho seguía con lo mismo, con esas bolitas de papel que solo ayudaban a sacarla de quicio. En medio del forcejeo, Weiss vio como una de las hojas estaba ya a punto de romperse, así que sin dudarlo, fuertemente impulso su mano para que vaya contra el pecho del muchacho, tirándolo hacia atrás, y logrando que aunque sea por unos segundos, soltara sus apuntes.- ¡Te dije que los soltaras!. Y tu. –Miro seriamente al otro chico.- Deja de tirar esas cosas como si fueras un niño. –Por un momento, parecía como si Weiss fuese a golpearlo. No lo iba a hacer, no aun al menos.

Spoiler:
No tienes ni que decirmelo, un poco más y las responsabilidades me hacen un zombie(??. Siento si quedo algo raro.. no se, empeze a escribir y quedo asi..(? xD
avatar

Cantidad de envíos :
29
Localización :
Around the Academy~
Empleo /Ocio :
Estudiante Clase Diurna~
Humor :
Staying Calm~

Weiss Schnee

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar

Mensaje por Luce Leonhardt el Mar Jun 03, 2014 6:28 pm

Estupendo. Era realmente estupendo. Como si tuviera poco con todas mis responsabilidades, incluyendo en estas la Academia y mi maldito trabajo de sirvienta oficial, ahora también estos hijos de Balcebú llegaban para desquiciarme. ¿Y qué iba a hacer? ¿Qudarme callada como otras veces, evitarlos e irme hacia otra parte? Pues no. Era evidente que no. Mi cabeza ya había dado rienda suelta a toda clase de imaginaciones, desde torturas hasta situaciones más que vergonzosas. Ya había alimentado mi odio y repulsión hacia ellos incluso dialogando apaciblemente con Weiss. No podía echarme atrás, simplemente, y dejar que hicieran lo que quisieran otra vez.

Mientras mi rabia se plasmaba en palabras no agradables dirigidas hacia ellos, pude percibir de reojo cómo Weiss también intentaba cubrirse de aquellas bolas. Por favor, ¿era enserio? No podía creer lo que estaba viendo. ¿Estos muchachos tenían, en verdad, diecisiete años? Si era así, que alguien me explicase por favor por qué diablos parecían de menos de tres. Ya cansada y superada por la situación, avancé hacia uno de ellos e hice algo que él, desde luego, no esperaba. Me planté firme frente a su escuálido cuerpo y, suspirando profundamente ante la bola llena de saliva que acababa de estrellarse contra mi frente, cerré el puño. Conté hasta tres interiormente y parpadeé con suavidad. Al abrir los ojos, creo que ni siquiera yo, ejecutante de la acción, pude vislumbrar el golpe. Mi puño viajó hacia su rostro con tal rapidez que jamás podría jurar que esa fui yo y eso que el muchacho tenía marcado en su mejilla eran mis nudillos.
- ¡Me tienen harta! ¡Haaaarta! -vociferé, alargando la última palabra con motivo de acentuarla aún más. Yo continuaba en ese trance rabioso, por lo cual no podía siquiera sorprenderme demasiado por mis actos. Esto era, al fin y al cabo, lo que le ocurría a toda persona cuando sobrepasaban su límite, ¿no?

Cuando me volteé para ver qué ocurría a mis espaldas, pude ver a Weiss empujando al otro muchacho. Mientras el desgraciado infeliz golpeado por mí gritaba y salí por el pasillo difamándome, me acerqué hasta la salvadora de mi examen y la miré.
- O lo haces tú, o lo hago yo -murmuré, lúgubre, tornando aquella escena en una propia de película, principalmente de aquellas cuya trama se sustenta en conflictos entre mafias y seres humanos oscuros y violentos. Mis ojos viajaron desde el muchacho que yacía en el suelo hasta la peliblanca. Mi expresión era seria y mis pupilas podían reflejar lo colmada que estaba mi alma de estos gilipollas. Suspiré otra vez y observé lo arrugados que estaban los apuntes. Luce, cálmate. Luce, cálm...

Y lo golpeé. Mi delicado pie se incrustó en su estómago. Removí mi talón sobre su plexo solar, elevando ambos codos y formando dos puños con las manos. Fruncí el ceño y sentí cómo mi párpado comenzaba a titilar de nuevo.
- ¿Sabes con quién te estás metiendo, eh? ¿Lo sabes? Sí, esta es la Luce Leonhardt a la cual le tienes los ovarios por el suelo -rugí, apretando los dientes, y logrando perder seriedad a causa de mi expresión, que pasaba de ser digna de una película de suspenso a una de comedia. Y, por supuesto, mi mente no podía medir las consecuencias que esto traería en breves, pues había dejado escapar a una de mis víctimas, y quién sabe qué haría ese cobarde después.


Spoiler:
Mil, pero mil disculpas por la demora. Estoy bastante complicada, y no pude responder antes. Gomene D:
avatar

Cantidad de envíos :
49
Localización :
En algún lugar de la Academia o fregando el suelo en el templo T^T
Humor :
hjskafhajksf (?)

Luce Leonhardt

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar

Mensaje por Weiss Schnee el Vie Jun 20, 2014 8:56 pm

Sin duda alguna, Weiss estaba sorprendida por la acción tomada por parte de Luce. Claro, la albina prefería evitar la violencia, a pesar de que estaba dispuesta a pelear si fuera necesario, y en casos como el que estaba atravesando, sabía que tenía que mantenerse tranquila. Desde que era chica, lo había aprendido, y no de la mejor manera. Pero la castaña a su lado, parecía haberse guardado toda esa furia desde hace un tiempo. Y la había dejado salir en un puñetazo con un grito dirigido a uno de los muchachos. Weiss aun pensaba que, dejando de lado lo idiotas que aquellas dos adolescentes, no era para tanto como para actuar de esa manera. Pero lo aceptaba, si eran capacea de sacar de quicio a más de uno, y la manera en la que Luce había actuado, lo habría hecho alguien más, cuestión de tiempo.

Uno de los muchachos salió corriendo, asustado claro. Y el otro, se encontraba tirado en el suelo, en su estomago, estaba apoyada la planta del pie de la castaña. La albina solo suspiro, a pesar de que no conocía bien a Luce, le daba la impresión de que a este paso, ya no iba a poder detenerla. Weiss miraba al chico indiferente, no tenía muchas intenciones de detener a Luce, sabía que debía de asustarlos, o al menos hacerles saber que ahora mismo, no estaba en sus cabales, y cualquiera que la mirara sabría que estaba dispuesta a seguir repartiendo golpes por el lugar. El chico la miraba algo asustado, pero no decía nada, no le contestaba.– Así que no eres tan valiente cuando estas solo.. –Dijo Weiss, como un simple comentario, mientras giraba su cabeza y miraba de reojo hacia atrás. Pensaba que el otro chico, llamaría a alguien a que viniera a detener a Luce, o al menos llamaría al resto que solía molestarla, si es que había mas. Con cualquiera de los dos escenarios manifestándose, ella se quedaría ahí, no huiría, se haría cargo. Porque aunque solo empujo a uno, de todas formas, también podría haber detenido a Luce, o eso le dirían.

Dejo salir un suspiro, no le gustaba tratar con este tipo de cosas.– Luce, ¿Qué vas a hacer ahora?. –Se acercó un poco más a ella, quedando a solo unos centímetros atrás. Podía ver la expresión del chico, pero no sentía nada parecido a la pena.– En realidad, no me incumbe demasiado, pero… –Puso su mano izquierda en su cintura.– …No creo que sea demasiado bueno actuar imprudentemente. Si quieres darle una paliza, anda, hazlo. Pero  piénsalo bien antes de hacerlo. –Porque Weiss no era nadie para detenerla, eso lo sabía. Aunque tenía cierto sentido de la justicia, sabía bien que ese no era un asunto suyo, lo máximo que podía hacer era simplemente quedarse ahí, ni siquiera le correspondía cruzar palabra alguna con el chico.

Spoiler:
Perdon pro tardar tanto xD, los dias se pasan volando y no me di cuenta de que tenia que responderte Dx. Quedo algo corto, no queria alargarlo demasiado ;_;
avatar

Cantidad de envíos :
29
Localización :
Around the Academy~
Empleo /Ocio :
Estudiante Clase Diurna~
Humor :
Staying Calm~

Weiss Schnee

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar

Mensaje por Luce Leonhardt el Vie Nov 21, 2014 4:31 pm

Ya estaba hecho. Mi venganza había sido ejecutada o, al menos, parte de ella. Creía que en estas cuestiones no había límites. Es decir, cuando uno está muy enojado, suelen no existir fronteras que detengan el ímpetu de querer acribillar a alguien. Más aún si ese "alguien" es un perfecto idiota como el que tenía frente a mí en ese momento. Pero, ¿qué iba a hacer? Ya se me habían acabado las ideas medianamente "suaves". Todo lo que se venía a mi mente era muerte y destrucción, y lamentablemente no podía darme el lujo de decapitar a esos cobardes. Sin embargo, crují mis nudillos, con aires de victoria, y miré a Weiss.

- No lo sé. Tal vez debería darles un poco más del remedio de su propia medicina -dije, segura de mí misma una vez más en este día, lo cual constituía todo un prodigio, pues esta actitud en mí era casi siempre nula e inexistente. Y, cuando iba a decir algo más, se oyen pasos. Gritos venían desde el pasillo, y me pareció que no traía buenos presagios. Por lo tanto, los nervios volvieron a mí como si me hubieran arrojado un balde de agua fría encima. Miré a Weiss. Mierda. Mierda, mierda, mierda. ¡Mierda! Me mordí el labio inferior y la tomé de la muñeca, comenzando a correr por la habitación y saliendo por la puerta que daba al pasillo que llevaba al exterior-. ¡Nos vamos de aquí! -exclamé, atemorizada de que pudieran expulsarme, castigarme o algo parecido pero igual de trágico y, por defecto, que también padeciera Weiss la reprimenda y todo por mi culpa.

- No sé qué quieres hacer tú, pero yo opto porque nos alejemos lo más posible de la Academia -sonreí, algo histérica, mientras miraba para todas partes-. ¡Ya sé! Vamos a la cafetería -sugerí, casi como orden, porque la agarré de la mano otra vez y la arrastré conmigo hacia la puerta, saliendo de allí como alma que lleva el diablo. No ibamos a quedarnos allí. No, de ninguna manera. Era mejor huir por el momento, y poder pensar adecuadamente una excusa perfecta para cubrir lo ocurrido y qué mejor que planificar aquello que con una malteada delante de mis ojos.

avatar

Cantidad de envíos :
49
Localización :
En algún lugar de la Academia o fregando el suelo en el templo T^T
Humor :
hjskafhajksf (?)

Luce Leonhardt

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar

Mensaje por Magnus Saltzpyre el Mar Ene 05, 2016 9:55 pm

Entré junto con mi hermana en la academia al anochecer, en el exterior del edificio había varias personas, rezumaban a vampiro. Arrugué la nariz ante el olor y continué caminando sin mirar a nadie a los ojos. El hall era una estancia enorme con varios pasillos y puertas, mi hermana sacó un papel con su horario, típico de ella, le encanta tomar apuntes de lo que dice la autoridad -Parece que tengo clase ahora mismo. ¿Qué hay de ti?- Me aprendí mi horario el día en el que nos lo entregaron y sabía que me quedaba una hora y media para empezar las clases. Negué con la cabeza -Tengo algo de tiempo libre- Miré a mi alrededor y vi un cartél al lado de una puerta en el que ponía ''Sala de Estar'' -Me quearé allí hasta que tenga clase. Disfruta del conocimiento, hermana- Catryn me acarició el rostro (o lo que no estaba cubierto por la máscara) y dejó salir una medio sonrisa durante un suspiro corto, luego volvió su clásica expresión pétrea e insensible, se giró y caminó hacia su clase. Yo me giré y entré en la sala. Miré a mi alrededor, había poca gente aquí, sobre todo chicas con sus apuntes. Volví a arrugar la nariz al oler la esencia a vampiro. Me dirigí a un sillón apartado con una mesa enfrente, antes de sentarme saqué a Gaatlok y The Equalizer y los dejé en la mesa. Me dejé caer en el sillón y cogí un trapo de mi bolsillo del pecho, agarré a Gaatlok y comencé a limpiarlo. De repente, mientras limpiaba el martillo de mi arma, se me escapó y se disparó el arma abriendo un boquete en el suelo. Todos los ojos se posaron en mí al instante en el que se oyó el tiro. Miré a los presentes avergonzado y pronuncié en alto -Perdooon-
avatar

Cantidad de envíos :
18
Edad :
23

Magnus Saltzpyre

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar

Mensaje por Sara Smith el Jue Ene 07, 2016 5:33 pm

Tras unos días de haber estado aislada en mi dormitorio inmersa en la lectura de un libro que había comprado en una de las recientes salidas al pueblo decidí dar un paseo por los alrededores de la academia. Me encantaba el invierno, quizás fuese mi estación preferida, y sentir el frío viento impactando con mi rostro hacía que mi nariz adoptase un tono rojizo trayéndome de vuelta recuerdos nostálgicos de aquella parte de mi vida en la ciudad inglesa. Llevaba un largo abrigo oscuro que hacía juego con la mínima parte de la falda del uniforme que dejaba al descubierto y cubrí mi cuello con una abrumadora bufanda que me resguardaría de las bajas temperaturas. Di un largo paseo por los jardines de la academia fijándome en los cultivos que se encontraban en el lugar y parándome detenidamente en las orquídeas, las rosas y las adelfas dándome el lujo de tomar varias fotos con mi móvil para más tardes colocarlas en mi habitación para la decoración de la misma. También hice acto de presencia en los establos para acompañar a la preciosa yegua que se encontraba reposando en el lugar, acariciando su lomo y su crin y compartiendo unas dulces palabras de agradecimiento por ser tan buena chica. 

No me di cuenta del tiempo que había estado con el animal hasta que salí del establo, el sol comenzaba a ocultarse y tenía que regresar. Había dejado el final del magnífico libro para cuando me fuese a dormir para poder descansar con total serenidad por haberlo acabado y si mi mente se comportase bien, quizás podría disfrutar de un dulce sueño en el que formase parte de la romántica historia de los protagonistas. Subí las escaleras de la entrada dando pequeños saltitos como si de una niña pequeña me tratase y cuando llegué al final di un sutil giro para fijar mi mirada en el atardecer. No quería volver a la habitación tan pronto por lo que di un largo paseo por el interior de la institución acabando, finalmente, en la sala de estar. Me encontré con varias chicas de clase con las que establecí una conversación hasta que un estruendo que nos sobresaltó a todos los presentes. Dirigimos nuestras miradas hacia el individuo que había provocado el ruido analizándolo por varios segundos y volviendo a nuestra actividad anterior. Me despedí de las tres chicas con las que me encontraba hablando con un cordial saludo y me dirigí al desconocido, quizás fuese nuevo y no conocía las reglas de la academia. - Perdona... - pronuncié tímidamente acercándome al chico sedente en uno de los sillones cercanos - Me temo que deberías tener cuidado con esas cosas... - señalé las pertenencias del chico sin ni siquiera mirarle cara a cara - Podría ser peligroso por lo que te pido que tengas más cuidado la próxima vez y si es posible no las traigas a sitios muy transitados, por favor
avatar

Cantidad de envíos :
496
Edad :
20
Localización :
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme... Vale, no.
Empleo /Ocio :
Y por último, astronauta - lee su lista de trabajos deseados para el futuro-
Humor :
Mejor no arriesgarse.

Sara Smith

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar

Mensaje por Magnus Saltzpyre el Jue Ene 07, 2016 5:53 pm

Nadie hizo demasiado caso del disparo, así que volví a mi tarea de dejar mi arma bien limpia. Cuando terminé con Gaatlok una chica me interrumpió, la miré, ladeé la cabeza, dejé mi arma sobre la mesa y cogí la espada extensible, la extendí (amo el sonido que hace al extenderse) y comencé a limpiarla sin mirar a la joven -Me haces gracia, chica. Vienes a este lugar cada día, te quedas hasta la noche, por la falta de mochila me atrevería a decir que duermes aquí... y me dices que mis pertenencias pueden ser peligrosas- Reí con suavidad y miré a la enorme pistola que estaba encima de la mesa. Para cualquiera que no estuviese ejercitado necesitaría las dos manos y un buen par de bolingas para levantarla. A juzgar por su olor, la chica era humana. Hice un gesto hacia Gaatlok -Cógela- Me bajé la máscara y olfateé disimuladamente, definitivamente no era sobrenatural. Continué pasando el trapo por The Equalizer hasta que pude verme (mas o menos) en la ancha hoja, me quité el guante y me hice un corte en la mano, después dejé la espada en mis rodillas, saqué unas vendas de un bolsillo interior de mi chaqueta y me vendé la mano. Acto seguido me puse el guante, guardé las vendas y miré a la chica con mis ojos color gris, su rostro era la personificación de la duda, sonreí -Mi padre me dijo que si extendía la espada, esta tenía que probar el sabor de la sangre si o si, por eso al acabar de limpiarla siempre me hago un corte o me enzarzo en un combate a muerte... ¿crees en los vampiros, niña?-
avatar

Cantidad de envíos :
18
Edad :
23

Magnus Saltzpyre

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar

Mensaje por Sara Smith el Mar Ene 12, 2016 6:30 pm

Parecía que el desconocido había pasado totalmente de mí cuando sacó su espada, ¿cómo podía llevar tantas cosas? Me crucé de brazos dispuesta a marcharme con las chicas para seguir hablando hasta que su grave voz retumbó en mis oídos a pesar del barullo de la sala. El aspecto del chico era totalmente peculiar, aunque había visto demasiadas cosas que tampoco era que me sorprendiera tanto. La máscara que llevaba era lo que me llamaba la atención, ¿por qué la usaba en un lugar cerrado? ¿Acaso es alérgico al polvo? Mi cabeza estaba dando mil vueltas a ese asunto buscando, por mí misma, una explicación a su extraña apariencia. Sus palabras hicieron que la timidez que había tenido momentos atrás se disipase. - Oh vamos, ese armamento no es peligroso. Claro que sí... - pronuncié sin vergüenza alguna.

El tono que usó podía notarse a miles de kilómetros que me estaba retando a hacer lo que me ofrecía. Una pequeña sonrisa se formó en mi rostro, una dulce sonrisa con una leve curvatura hacia la derecha dejando de notar una cierta diversión ante la actual situación. Mi mirada se clavó en las acciones del chico sorprendiéndome debido a su actuación. Deshice el agarre de mis brazos dejándolos caer y mirando atentamente al chico algo horrorizada. - ¿Estás loco? - pronuncié nerviosa. Su pregunta me sorprendió y, de repente, varios recuerdos llegaron a mi mente haciéndome rememorar antiguas sensaciones. - Eso no te importa, ¿no crees?- esbocé una pequeña sonrisa volviendo a cruzarme de brazos y mirarle a los ojos fijamente, armándome de valor ante la actual situación.
avatar

Cantidad de envíos :
496
Edad :
20
Localización :
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme... Vale, no.
Empleo /Ocio :
Y por último, astronauta - lee su lista de trabajos deseados para el futuro-
Humor :
Mejor no arriesgarse.

Sara Smith

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar

Mensaje por Magnus Saltzpyre el Miér Feb 24, 2016 2:32 pm

Entorné los ojos y la miré fijamente, suspiré, plegué la espada y la coloqué en su sitio a mi espalda, volví a mirarla -Depende de lo que te haya ocurrido con ellos, tu rostro ha mostrado la imagen del recuerdo por lo que no solo crees en los vampiros si no que has tenido relación alguna con ellos... pero mientras no le hayas hecho nada a ningun humano podemos llevarnos bien- Me levanté, cogí a Gaatlok y la coloqué en su sitio, cubriendo mis riñones -¿Qué tal si empezamos de nuevo?- Le ofrecí la mano -Magnus Saltzpyre, cazador, guardián, para algunos asesino, para otros... monstruo frío y sin sentimientos... Me encogí de hombros -Si tengo o no sentimientos tendrás que descubrirlo tú misma... en caso de que quieras ser mi amiga, en otro caso, un placer haberte conocido-
avatar

Cantidad de envíos :
18
Edad :
23

Magnus Saltzpyre

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar

Mensaje por Sara Smith el Dom Feb 28, 2016 12:22 pm

Sus palabras provocaron una carcajada en mí. - ¿Tú que sabrás? ¿Acaso sabes leer la mente? Si es así... ¡Oh señor telépata, encantada de conocerle! Ah, no, que ya lo sabe... - pronuncié sarcásticamente con cierto tono bromista – Además, ¿piensas que he podido hacerle daño a alguien? Quizás el que sí ha hecho daño ha sido tú... - solté aquellas palabras sin ni siquiera pensarlas anteriormente, estaba retando a aquel humor negro. Enarqué una ceja y le miré fijamente a los ojos - ¿En serio? [/b]- bufé ante la petición de aquel extraño. - ¿Ser tu amiga? Difícil lo tienes, chico, o debería decir... Magnus. - La decisión de presentarme rondaba por todos los recovecos de mi mente. Mi mirada se cruzó un par de veces con la de él, suspiré y pronuncié no tan ilusionada – Soy Sara... - y me di la vuelta dispuesta a irme a mi habitación.
avatar

Cantidad de envíos :
496
Edad :
20
Localización :
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme... Vale, no.
Empleo /Ocio :
Y por último, astronauta - lee su lista de trabajos deseados para el futuro-
Humor :
Mejor no arriesgarse.

Sara Smith

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar

Mensaje por Magnus Saltzpyre el Dom Feb 28, 2016 4:11 pm

Suspiré profundamente y bajé el brazo, obvservé cómo se marchaba, bufé y volví a sentarme sacando a The Equalizer, apoyé los pies en la mesa y comencé a afilarla. Murmuré -Vaya actitud, ni que hubiera matado a su novio... estos adolescentes normales...- Resoplé y seguí a lo mío. Miré la hora y volví a resoplar al ver que aún me quedaba más de una hora de espera. El ambiente comenzaba a llenarse con esencia de vampiros. Un escalofrío me recorrió el espinazo, el agarre en mi espada se hizo más prieto, el contacto de Gaatlok en mis riñones era reconfortante y mis músculos se tensaron. A primera vista yo estaría medio tumbado en el sillón con los pies apoyados en la mesa, cuando en realidad tengo los nervios a flor de piel, preparado para un combate en cualquier momento. Continué afilando mi arma al tiempo que miraba mi alrededor, esperando algún ataque.
avatar

Cantidad de envíos :
18
Edad :
23

Magnus Saltzpyre

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de estar

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.