Bienvenidos a Vampire Knight: Academia Cross. Esperamos realmente que los usuarios y también los personajes, disfruten la estadía en el foro y sobre todo, participen en esta comunidad. ¡Diviértanse por encima de todo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Edificios abandonados
Dom Abr 22, 2018 8:41 pm por Ryu Olivier

» Confieso que...
Lun Abr 09, 2018 8:31 pm por Ziel A. Carphatia

» Calles
Dom Mayo 21, 2017 6:11 pm por Lisbeth C.

» Que harias con el de arriba si se quedaran en cerrados en un habitación.
Miér Feb 22, 2017 12:02 am por Integra F. W. Hellsing

» El que llegue a 100 gana
Sáb Ene 21, 2017 8:21 pm por Nathan Von Kleist

» ¿Roleas?
Mar Ene 03, 2017 11:52 pm por Celest Blaze

» ¿Qué estás escuchando?
Lun Dic 19, 2016 12:56 am por Rangiku Matsumoto

» Habitacion de Kasha
Jue Dic 01, 2016 7:46 pm por Kasha Oskan

» Registro de apellido.
Dom Oct 23, 2016 2:59 pm por Aoba Segaraki



Foros Hermanos
Afiliados de élite
Créditos
Sword Art Online (SAO)
Este foro ha sido diseñado por Ziel Carphatia y en colaboración de Yuuki Cross. Agradecer su trabajo, sin embargo, a los creadores de las texturas en Deviant Art que favorecieron el wall del que disfruta el foro, así como la action empleada en todos los gráficos. También, una pequeña mención a las grandes instrucciones de foroactivo y Savage Themes que, con sus tutoriales y enseñanzas, han hecho posible este fruto para todos los usuarios.

Gracias a todos.


Hall de entrada y pasillos

Página 12 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 10, 11, 12

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Kaien Cross el Vie Ago 21, 2009 4:22 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Esta es la entrada del interior de la academia, por aqui podeis llegar a las distintas aulas y zonas comunes siguiendo los pasillos


avatar

Cantidad de envíos :
450
Localización :
En mi despacho
Empleo /Ocio :
Director de la academia Cross
Humor :
Maravilloso~

Kaien Cross
http://academiacross-vk.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo


Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Louis Mihara el Miér Sep 11, 2013 11:13 pm

Por la reacción que mostró cuando le pregunte me contesto la pregunta pero algo me decía que no del todo, -Bueno muchas gracias por guiados hasta aquí señorita- dije sonriendo ya no quería sacar mas el tema puesto que no quería meterme en problemas pero yo sabia que ella no era lo que aparentaba al final acabo retirandose en el bosque que rodeaba el puente y yo me din huebra para poder entrar en los dormitorios, parece que aquí mi hermana tiene mucha diversión, creo que Sera divertido el tiempo que pase en esta escuela donde la unión de los humanos y vampiros se dará pronto ¿o no?... 

Entre a los dormitorios alguien me asigno mi habitación- Disculpe su habitación es la 49 junto con Dayla Alissa Monte Carlo- dijo el señor dándome las demás instrucciones para entonces yo había pegado el grito en el cielo ya que me llevaba pésimo con ella, dos años mas se sufrimiento... No puede ser
avatar

Cantidad de envíos :
32
Edad :
22
Humor :
¬¬......

Louis Mihara

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Rangiku Matsumoto el Mar Dic 24, 2013 2:23 pm

Miré impresionada el hall de entrada y tragué saliva antes de cruzar. Llevaba una carpeta llena de apuntes y folios en un alegre desorden que iban saliéndose por los bordes, y una mochila que se notaba que tenía su tiempo encasquetada en la espalda. Miré a la gente de mi alrededor y me sentí acomplejada durante un momento al ver que todos me sobrepasaban en altura y por un momento me imaginé siendo tratada como una niña pequeña. Sacudía la cabeza intentando aparatar esas ideas de mi mente, haciendo que se me alborotaran los mechones de pelo negro. Me peiné un poco y seguí mi camino hacia delante. ''Venga Rangiku, sabes por qué estás aquí... ahora no puedes ponerte nerviosa... no...'' -¡Kyaa!- Grité al caer de boca al suelo.- Itte itte ittee...- Me levanté con torpeza y me sacudí con una mano el uniforme, sintiendo que la cara me ardía de la vergüenza. Intenté caminar más rápido y salir de allí, ¿dónde estaría mi clase? Aquello era inmenso...
avatar

Cantidad de envíos :
629
Edad :
22
Empleo /Ocio :
Estudiante por la mañana, cazadora por la tarde y por la noche. Y sin librar los días festivos *snif*

Rangiku Matsumoto

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Shima Sugimura el Jue Dic 26, 2013 8:57 pm

Y nada más salir de la cafetería Shima se inundó por los pasillos de la Academia. A veces sentía que se perdía cuando iba a la cafetería, cuyo rumbo siempre era el mismo y apenas pensaba cuando lo efectuaba. Sin embargo, la salida era menos mecánico que cuando lo hacía de primeras, pues ahora su cabeza no le permitía recordar con claridad el camino de vuelta. Arrugó el entrecejo molesto de que su memoria fallara por culpa de una tontería. Sin embargo, continuó andando, topándose con otra de las alumnas de la Academia que acababa de caerse.

Urgentemente, se acercó a ella y ofreció caballerosamente su ayuda, prestando su mano si quería levantarse.
- ¿Necesita ayuda, señorita? - Pronunció encantadoramente, sonriendo. Su ojo de lentilla carmín se posó inquisidoramente sobre ella, al tiempo que su verdadero ojo verde la miraba con atención. Debía olvidar sus preocupaciones en estos instantes. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que con la compañía de otra persona?
avatar

Cantidad de envíos :
68
Humor :
Insoportable.

Shima Sugimura

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Rangiku Matsumoto el Vie Dic 27, 2013 12:12 pm

Abrí mucho los ojos, sorprendida, ante la ayuda que me ofrecía aquel chico. Bajé la mirada un poco nerviosa y acepté su ayuda, cogiendo su mano con suavidad y levantándome rápidamente. A pesar de lo torpe que parecía en aquellos momentos tenía bastante agilidad.- Arigatou...- Le respondí, sin saber muy bien qué más decir. Era mi primer día allí y ya me había estampado contra el suelo... ¿Qué me pasaría cuando me encontrase a los de la clase nocturna? Y además, si ellos sabían qué era yo, ¿cómo reaccionarían? No sabía siquiera si la asociación había avisado al director Cross de mi llegada...
Todos mis pensamientos se quedaron congelados junto con mi cuerpo al ver el ojo de color rojo de aquel chico ''Un... ¿Un vampiro...?'' Pero al fijarme mejor, vi que su otro ojo era normal, lo cual me tranquilizó un poco. A pesar de haber estado preparándome para enfrentarme a una situación como aquella, el pensar que me había topado con uno de ellos me había chocado más de lo que pensaba. Me incliné con rapidez -¡¡Lo siento mucho!!- Me levanté y miré nerviosa, ya no sabía ni qué decía. Tenía los ojos un poco húmedos y la cara muy roja. Había sido un buen susto el que me había llevado.
avatar

Cantidad de envíos :
629
Edad :
22
Empleo /Ocio :
Estudiante por la mañana, cazadora por la tarde y por la noche. Y sin librar los días festivos *snif*

Rangiku Matsumoto

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Shima Sugimura el Dom Dic 29, 2013 5:31 pm

Por el físico de Shima, cualquier verdaderamente pensaría que era un vampiro, no únicamente Rangiku. De ahí la razón a que utilizara una lentilla roja y adecentara su aspecto en más de una ocasión para llamar la atención de las compañeras de clase de Natsuki. Quería inmiscuirse entre sus filas, averiguar si realmente los alumnos de la Clase Nocturna eran vampiros como los rumores decían. Él iba a descubrirlos definivitamente. Y después, lo publicaría para que todo el mundo lo supiera. Les darían caza seguramente, sí. Pero entonces él estaría llevándose únicamente el dinero del descubrimiento. Y podría darle a su hermana una vida como se merecía, en vez de un pequeño apartamento a las afueras del pueblo.

Levantó a la chica, galán, encantador, principesco.
- No es nada. - Negó con la cabeza y sonrió. Los ojos de Shima se clavaron en los de la chica, advirtiendo la desconfianza que entró en su rostro repentinamente. La rapidez de la mente de Shima se dio cuenta de lo que estaba pensando en estos instantes Rangiku. ¿Acaso ella pensaba...? Rió sin poder evitarlo. - Tranquila, si lo que estás pensando es que soy un vampiro, estás equivocada. Pero no te prometo que esos seres no existan realmente. - Asintió a sus propias palabras, intentando calmar a la chica. - Y no, pese a que todas lo pregunteis, no formo parte de la clase diurna. Tampoco de la noctura, no creas. - Esta vez, negó con la cabeza y su sonrisa decoró nuevamente sus labios. Su acompañante tenía toda la cara roja y hablaba bastante veloz en comparación a la parsimonia de Shima.

Nuevamente, negó con la cabeza.
- Ya dije que no pasa nada. Dime, ¿te perdiste? - Adivinó inesperadamente, sorprendiéndola. - Este lugar a veces se parece a un verdadero laberinto. Yo también suelo perderme, ¿sabes? - Dijo tranquilamente, pasándose la mano por el pelo y retirando los mechones de sus ojos.
avatar

Cantidad de envíos :
68
Humor :
Insoportable.

Shima Sugimura

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Rangiku Matsumoto el Lun Dic 30, 2013 1:11 pm

Le agradecí la ayuda con una tímida sonrisa. Recogí del suelo con cuidado mi desordenada carpeta, llena de apuntes mezclados, unos de una asignatura con otros de otra y entrometiendo dibujos entre ellos. Agaché un poco la mirada al advertir que clavaba sus ojos en los míos...¿Se había dado cuenta de lo que había pensado? Me alisé el uniforme con nerviosismo, intentando disimular. Según tenía entendido, la mayoría de los de la clase diurna no sabían la verdadera naturaleza de sus compañeros de la clase nocturna. Abrí los ojos de par en par y los clavé en lo suyos cuando dijo que no era un vampiro. Iba a preguntarle cómo era que sabía sobre la existencia de los vampiros, pero acabé sonriendo con amabilidad.- Realmente pareces uno.- Sonreí con calidez; tenía una risa agradable. Espero que no le molestase ese comentario... sacudí la cabeza levemente. Una vez pasado el susto que me había llevado, sentía que aquel ojo rojo me inquietaba menos. Sabía de personas que nacían con los ojos de un color diferente cada uno, pero era la primera vez que me topaba con una persona que tuviese un ojo rojo. Lo miré con curiosidad... Seguramente se trataba de una lentilla. Aun así, aquel detalle que al principio me había impactado tanto, ahora me resultaba curioso. Apreté un poco la carpeta contra el pecho.- Yo sí te puedo asegurar de que existen...- Susurré. ''Como que estoy en esta academia por ellos'' pensé. Volví a mirarlo con curiosidad cuando dijo que no pertenecía a ninguna de las dos clases. Entonces... ¿Qué hacía allí?- Etto...- No tenía pintas de serlo, pero aun así... yo tampoco lo aparentaba...-¿Acaso... eres cazador?- Hablé un poco cortada.
Remetí con cuidado los bordes de los folios que sobresalían. A veces pensaba que mi altura y la apariencia que daba de tener menos edad iban acorde con mi forma de ser y de actuar, aunque también tuviese un lado bastante serio. Volví a alzar la mirada a sus ojos, sorprendida. Sonreí con humildad, llevándome una mano detrás de la cabeza.- Lo cierto es que un poco...- Reconocí. Miré los largos pasillos de la academia, dándole la razón mentalmente: ciertamente, aquello se asemejaba bastante a un laberinto. Admiré la manera de mantener la calma de aquel chico... Yo jamás podría actuar tan tranquila ante alguien que acababa de conocer. Intenté devolverle un poco de la amabilidad que me había y alcé una de mis manos, aunque tuve que alzarla un poco más de lo normal debido a la diferencia de altura.- Soy Rangiku Matsumoto.- Le dije con una sonrisa.-¡Encantada!
avatar

Cantidad de envíos :
629
Edad :
22
Empleo /Ocio :
Estudiante por la mañana, cazadora por la tarde y por la noche. Y sin librar los días festivos *snif*

Rangiku Matsumoto

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Shima Sugimura el Mar Dic 31, 2013 6:45 pm

Sonrió amable a la chica, cerrando los ojos con lentitud. Shima Sugimura era todo un cerebro. Él apenas conocía de los vampiros, salvo por meras leyendas y estipulaciones de los vecinos. Como no, su mayor afán no era más que descubrirlos, encontrar su escondrijo y la forma de vivir que tenían entre los humanos. Sin embargo, aprovechó sus dones de Don Juan y utilizó su estrategia mental para aprovecharse y sacar toda la información posible de ella. No lo hacía con mala intención, pero ahí estaba, utilizando sus habilidades para conocer más sobre esos seres inmortales que llenaban su cabeza de suposiciones y estipulaciones sobre ellos. Inclusive todos sus apuntes en los cientos de cuadernos que había gastado en forma de dibujos, anotaciones sobre el comportamiento humano, al cual se dedicaba estudiar. De ello se sentía demasiado orgulloso, al igual que su profesor de Psicología, quien veía en él un futuro prometedor.

- Es todo un honor oír eso de una recién conocida. - Rió levemente, encantador. Sus ojos fueron a clavarse repentinamente sobre los de Rangiku nuevamente. ¿Por qué no hacía más que mirarlo? Su rostro se ensombreció momentáneamente. Shima ya le comentó que no era un vampiro, de modo que no entendía tanta observación. ¿Se dedicaba también a estudiar el comportamiento ajeno y humano? Desde luego, él jamás lo preveería de tal modo. - Es mi ojo natural. Nací con uno de cada color, lo sé. - Mintió. Pero, ¿quién sería capaz de quitar la lentilla de su ojo para delatarle y descubrir su mentira? Nadie. Por tanto, cada vez que decía aquello, todo el mundo se embelesaba con el adicto color rojo de su lentilla. Era todo un imán para las mujeres. "Yo sí te puedo asegurar que existen". Dicha frase sorprendió al chico. Sus pupilas se hicieron levemente más grandes, curiosas. ¿Sería una casualidad? ¿Un tropiezo de suerte? Podía ver la victoria y la solución definitiva al final del camino.

Pero por si era poca la sorpresa, la siguiente pregunta que formuló, lo llenó mayormente de satisfacción. ¿Cazadores? Así que ellos también existían y se escondían en el diminuto cuerpo de aquella joven, por ejemplo. Su deducción no iba desencaminada, pero él necesitaba más. Ahora no podía quedarse con media información y alargar su intriga. Sin duda, había hecho bien en pararse a ayudar a la chica. Sonrió de lado a lado, principesco. Se inclinó hacia ella, hacia su oído.
- Algún día supongo. De momento, mi padre se ocupa de ellos. - Susurró. Se retiró y le guiñó un ojo, confiándole el secreto. Su padre realmente era un hombre millonario que traficaba con sus hijos para encontrar matrimonios de beneficiencia. Malnacido corrupto. Ojalá ni siquiera lo hubiera tenido por hijo. Sin embargo, pese a lo que estuviera pensando en este instante, su expresión era tan amable, que cualquiera diría que podía sujetar un cuchillo hacia su rival.

- Realmente venía de hablar con mi hermana. - Aclaró, asintiendo, mirando a dos chicas que pasaban por el pasillo, observándoles. No debían levantar ninguna sospecha y guardar bien el secreto de los cazadores. - Seguramente la conozcas enseguida. Tiene los ojos violetas y es la Presidenta del Club de Teatro, además de la encargada del Dormitorio femenino. - Suspiró resignado, rodando los ojos. Con el mal genio de Natsuki, no entendía la razón de otorgarla tantos cargos y alimentar su ego; que no era poco ya. - Pero siempre que vengo a verla, acabo perdiéndome. - Rió de nuevo, haciéndose el despistado.
Shima subió su mano para agarrar la de Rangiku. Bajó la cabeza en una sofisticada reverencia de buen caballero.
- Lo mismo digo, Rangiku. - Dijo utilizando sobradamente su nombre de pila. Él a veces no se andaba con tantos formalismos. - Yo soy Shima Sugimura.

avatar

Cantidad de envíos :
68
Humor :
Insoportable.

Shima Sugimura

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Rangiku Matsumoto el Mar Dic 31, 2013 7:59 pm

Aquel chico era muy caballeroso, sospechosamente caballeroso. Sabía que los tiempos de las formalidades habían acabado, aunque hubiese personas que siguiesen manteniendo ciertos modales. Comencé a pensar que detrás de toda aquella amabilidad había motivos ocultos, escondidos detrás de esa figura de galán. Tenía la leve impresión de que me estaba estudiando, intentando comprobar algo o saberlo... No me gustaba la idea de que me utilizasen para eso. Además, no lo conocía de nada y no sabía qué intenciones llevaba; no sabía si podía tratarse de un enemigo. Entrecerré los párpados momentáneamente, desconfiada. Mi intuición no solía fallarme.

Aun así, decidí ignorar aquello y seguir actuando normal. Sonreí amistosa cuando hizo aquella reverencia para presentarse. Mientras no hiciera nada alarmante, no tenía por qué actuar. Por ahora solo parecía un chico algo Don Juan, pero no mala persona, aunque un pequeño rincón de mi mente me gritaba que ocultaba algo. No supe si reír cuando él dijo que era un honor que le dijese aquello. Para mí, parecerme a un vampiro no era precisamente un halago. Pareció notar que lo observaba, y confirmé aquello cuando comentó lo de su ojo. Sonreí ladinamente, con con una mirada pícara. Sentí ganas de decirle que no me iba a tragar de que ese era el color natural de su ojos, pero me pareció de mal gusto. Acabé riendo con suavidad, divertida. Volví mis ojos negros hacia el ajetreo que había por los pasillos, gente de un lado a otro, sin prisas pero sin pausa (bueno, algunos sí que llevaban algo de prisa); no quería que se sintiese tan observado, no era algo agradable, y tampoco quería que se hiciese ideas equivocadas.

Cuando se inclinó hacia mí abrí los ojos de par en par, sorprendida. Tras escuchar lo que dijo retrocedí un paso hacia atrás. No me gustaba que una persona, y más un hombre, al que acababa de conocer se me acercase de esa manera. Aun así traté de no mostrarme descortés. ''Su padre se ocupa de los cazadores... ¿Qué querrá decir con eso...?'' No sabía si decirle que era una de ellos después de aquella confesión. Agaché la mirada cuando me guiñó el ojo, sin saber muy bien como reaccionar ante aquello. No tenía el carácter suficiente. ''Demasiado débil'' recordé. Apreté las manos en la carpeta. Me sentía inferior, inferior a aquel chico que, ahora sin duda alguna, sabía muchísimo más de lo que aparentaba.

La conversación volvió a tornarse más 'normal'. Lo miré con curiosidad cuando mencionó a su hermana.- Vaya... debe de ser una persona muy responsable...- comenté. Lo cierto era que debía serlo, eran bastantes responsabilidades. Con aquel comentario parecía que las sospechas anteriores se habían desvanecido de mi mente, aunque seguían ahí; pero mi expresión volvía a ser despistada e inocente como siempre, no había atisbo ninguno de que no confiase en Shima. Reí cuando rodó los ojos. Entonces reaccioné ante lo que acababa de decir.- ¿Siempre te pierdes?- Abrí los ojos de par en par, preocupada. Si aquel chico, que llevaba más tiempo visitando la academia, se perdía, ¿qué iba a ser de mí? Suspiré, resignada. Tsk, me veía haciendo un mapa en unos cuantos días.
avatar

Cantidad de envíos :
629
Edad :
22
Empleo /Ocio :
Estudiante por la mañana, cazadora por la tarde y por la noche. Y sin librar los días festivos *snif*

Rangiku Matsumoto

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Shima Sugimura el Sáb Ene 04, 2014 12:49 pm

Sus ojos continuaban observando cada gesto de la chica, estudiando el movimiento de sus ojos, la forma de hablar, de disculparse, de avergonzarse porque simplemente le hubiera dedicado un guiño, cada gota de sudoración que pudiera escapar por su frente, absolutamente todo. Y por supuesto que mientras tanto, su expresión se tornaba amable, pues Shima siempre era un hombre bastante de fiar y simpático; claramente, exceptuando en los casos en los que estaba su hermana presente. Natsuki finalmente lograba sacar toda la verdad de sus ojos, al igual que él estaba haciendo ahora con Rangiku Matsumoto.

Sonrió encantador cuando bajó la cabeza. "Demasiado joven", pensó para sus adentros, sin que sus labios se movieran lo más mínimo. Pero a pesar de no tener interés físico sobre ella, su impaciencia albergaba aún la curiosidad de conocer mucho más acerca de esos cazadores de los que había hablado. El chico llegó rápidamente a la deducción que si existían cazadores, era porque debían algo que cazar. Por ejemplo: vampiros. Y eso le regocijaba, ya que se sentía cada vez más y más cerca de su desbrimiento sobre dichos seres. Además, se sentía aliviado de que sus sospechas llegaran a buen fin. Con la fortuna que conseguiría, sin duda, podría permitir a Natsuki estudiar allá donde le plazca, sin el temor de no tener un cómodo colchón de dinero sobre el que apoyarse. Como bien le dijo a su hermana en alguna ocasión: "algún día destaparé el misterio que envuelve a este extraño pueblo".

- ¿Responsable, Natsuki? - No pudo evitar el comenzar a reír a carcajadas, sujetándose el estómago con una mano. ¿Su hermana responsable? - No te equivoques, Rangiku. Antes estaba en la cafetería saltándose sus clases, presumiendo de su habilidad para poder para continuar sacando buenas notas. ¿Crees que eso es de ser una persona responsable? - Preguntó. O él tenía los ideales atrofiados después de entrar en la universidad, o su hermana era toda una rebelde. - Si ha conseguido esos cargos es porque es una arpía de cuidado. No te acerques mucho a ella, aunque tampoco creo que lo logres... Y te lo digo yo, que soy su hermano. - Intentó controlar sus carcajadas pero no lograba mérito alguno. Imaginaba la situación donde ahora mismo apareciera su hermana, con esa peculiar de mala leche y le gritara cuatro palabrerías para marcharse indignada pasillo arriba. Pero ahora mismo, daba gracias que ella decidió ir asistir a clase finalmente. Suspiró, negando con la cabeza, exterminando su risa levemente.

- Bueno, no siempre. Normalmente uno va distraído... y ya sabes. Cuando quiero darme cuenta, ya no sé ni en donde estoy. Aunque tengo la casualidad de encontrarme con alguna encantadora chica como tú, que me indica el camino a la salida. Pero... en este caso creo que ninguno de los dos vamos a poder encontrar nuestro destino. Tú no conoces el edificio y yo tampoco. - Encogió los hombros, mirando la gente pasar. Seguramente, si se acercara a alguna de último año, no dudaría en caer bajo sus encantos e indicar a ambos el lugar que les correspondía a cada uno.
avatar

Cantidad de envíos :
68
Humor :
Insoportable.

Shima Sugimura

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Rangiku Matsumoto el Sáb Ene 04, 2014 1:45 pm

Abrí mucho los ojos al ver como comenzó a reírse cuando comenté que Natsuki debía de ser alguien muy responsable. ¿Habría dicho algo malo? Me sorprendí al escuchar lo que hacía aquella chica, pero aun más me sorprendí cuando su hermano la llamó 'arpía'. Lo cierto era que a mí también me ponían de los nervios aquellas personas que lo conseguían todo por su cara bonita. Me costaba la vida misma aprobar algunas asignaturas, y cuando alguien lo conseguía sin esfuerzo y encima se ponía a presumir de ello, me sacaba de mis casillas. Vaya, parece ser que la encargada de los dormitorios no sería muy de mi agrado. Escuché lo que decía, y al llegar a la parte de 'encantadora chica' alcé una ceja. Suspiré, pasando el peso del cuerpo de un pie a otro.

Me restregué un ojo con algo de sueño. No me gustaba tener que madrugar. Volví a agarrar la carpeta con ambas manos, mientras le dirigí una mirada escrutadora al chico. Observé sus movimientos, sus reacciones frente a las mías. Mi rostro se volvió serio, pero sin mostrarse enfadado. Tan solo era la expresión de quien está tratando con algo delicado.-¿Qué... qué fue lo que quisiste decir con lo de que 'tu padre se ocupa de ellos'?- Yo también tenía derecho a saber, ¿no? Detrás de aquella apariencia caballeresca y aquella sonrisa de galán, podía advertirse cierta ansiedad. Antes le había dicho que yo sí podía afirmar que los vampiros existían, y también le había preguntado si era un cazador, por lo cual ya le había demostrado que yo pertenecía a ese mundo. No debería haber rebelado información sobre el tema, pero parecía que aquel chico ya sabía algo.  Pero, aun así, seguía sin estar satisfecho. Buscaba algo más... ¿qué pretendía? Si tan mal se llevaba con su hermana, ¿cómo era que iba a visitarla constantemente? Estaba claro que buscaba algo.

¿Sería realmente alguien de fiar? ¿Sería verdaderamente humano? Su otro ojo era el que podía llevar una lentilla... Aunque por lo que tenía comprobado, los vampiros generalmente sólo tornaban sus ojos de color rojo cuando tenían sed de sangre. Me llevé una mano a la sien, tratando de organizar mi mente. Había algo que me inquietaba. Sonreí de manera inocente, tratando de ocultar mis pensamientos, aunque sabía de sobra que aquel chico era lo suficientemente inteligente como para saber qué era lo que se me pasaba por la cabeza.
avatar

Cantidad de envíos :
629
Edad :
22
Empleo /Ocio :
Estudiante por la mañana, cazadora por la tarde y por la noche. Y sin librar los días festivos *snif*

Rangiku Matsumoto

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Shima Sugimura el Lun Ene 06, 2014 9:03 pm

Sonrió agradablemente a su acompañante, mientras observaba gratamente sus gestos. La estaba estudiando a pesar de fingir su buen papel de Don Galán, pese a que esta forma de actuar realmente resultara su día a día. Podría generalizarse que Shima Sugimura era un caballero con las mujeres, porque siempre esperaba optener beneficio físico de ellas. Sin embargo, cuanto más miraba a Rangiku, más se daba cuenta que de ella, únicamente podría obtener poco más que información. A decir verdad, no le atraía, de modo que en ese aspecto, la chica de primer año debería estar tranquila. O quizá no. Quién pudiera saber lo que estaba circulando en su mente en este preciso instante.

La aptitud de Shima esperaba pacientemente que la chica comenzara a atormentarlo a preguntas, como hacían normalmente las personas de su edad. En cambio, su rostro cambió radicalmente y la apariciencia de niña inocente desapareció por completo. Maldijo para sus adentros. ¿Estaría dándose cuenta? No, era imposible. Podía engañar incluso a su propia hermana si verdaderamente se lo propusiera, aunque ella conociera cada forma de mentir que tuviera. Por tanto, dicha opción quedaba descartada. Lo siguiente que vino rápidamente a su cabeza, fue la concreta desconfianza de Matsumoto al tropezarse casualmente con un chico mucho mayor que ella; el cual además no tenía reparos en hablar con una completa desconocida que podría llegara a ser completamente una de sus kōhai. Pero finalmente, toda suposición se desechó inmediatamente tras que esa dulce voz a medio crecer, dijera aquella pregunta.

Los gestos de Shima no cambiaron lo más mínimo. Su expresión continuaba intacta y su sonrisa encantadora adornó su rostro principesco. Alzó una mano y la agitó, quitándole importancia al asunto.
- Oh, vamos, ya sabes. Mi padre se encarga de exterminar a los vampiros. - Comentó, bajando el tono de voz sobre el segundo enunciado. Se llevó dos dedos a la frente, pensativo, echando su pelo hacia atrás finalmente. - No me gusta decirlo al aire que mi padre es... Cualquiera puede oírnos y todo el misterio quedaría desvelado. - Aclaró gentilmente.
avatar

Cantidad de envíos :
68
Humor :
Insoportable.

Shima Sugimura

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Rangiku Matsumoto el Mar Ene 07, 2014 12:42 pm

Esperé pacientemente a que me respondiese, mirándolo con curiosidad. Parecía querer quitarle importancia al asunto, aunque si de verdad estaba metido en el asunto sabría que de poca importancia nada. Finalmente, pareció ponerse algo más serio, ya que bajó la voz al mencionar a los vampiros. No me gustaba que se reservara tanto al hablar de su padre... ¿Sería uno de los traidores? O quizás no, tal vez fuera una simple medida de seguridad. Tras unos segundo en silencio, le sonreí amablemente.- Entiendo.- Dije, dándole a entender que no necesitaba más explicaciones.- Siento haberte hecho esa pregunta tan incómoda.- Le dije, intentando mostrar disculpa. Lo cierto era que habiéndole preguntado eso tan directamente lo había puesto en un apuro, al menos así me sentiría yo. Pero, momentos atrás, aquella ansiedad por saber era lo que me había volcado a hacer eso, me había dado la sensación de que había gato encerrado. Suspiré y dije para mis adentros de dejar ese tema, al menos mientras no ocurriese nada sospechoso.

Noté cierta vacilación en él. ¿Tanto le chocaba que no cayese ante su caballerosidad? Sonreí divertida, mostrándome amable. No era la típica chica que caía ante aquello, aunque agradecía que me tratasen con educación. Decidí tratarlo como a un compañero más.- No tienes por qué seguir intentando mostrarte caballeroso, no es necesario.- Le dije con amabilidad. Lo cierto era que estaría más cómoda así. Alejé los pensamientos oscuros sobre el tema de la asociación apartados en un rincón de mi mente y me centré en mi vida estudiantil. Al fin y al cabo, era mi primer día y no me gustaría llegar tarde a las clases. Era bastante responsable con el tema de los estudios, y les había prometido a mis padres que el trabajar como cazadora no interferiría en mis notas.- Bueno, volviendo al tema de antes...- Sonreí de nuevo, divertida.- ¿Qué camino cogemos?
avatar

Cantidad de envíos :
629
Edad :
22
Empleo /Ocio :
Estudiante por la mañana, cazadora por la tarde y por la noche. Y sin librar los días festivos *snif*

Rangiku Matsumoto

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Shima Sugimura el Sáb Ene 18, 2014 11:08 am

Cerró los ojos suavemente, asintiendo. Si ella también era conocedora del secreto, -cosa que verdaderamente era ya un hecho y no una suposición-, sabría que el resto de gente normal y corriente, así como su hermana, ni siquiera sospechaba de la existencia de vampiros. Por tanto, a pesar de no pertenecer a la Asociación y ser únicamente un mero curioso en busca de esos seres inmortales, guardaba silencio así como lo veía necesarios. De todas formas, no era de extrañar, pues él nunca fue un hombre demasiado hablador. Consideraba normalmente el silencio, como la mejor respuesta de todas. Aunque en este caso, estar callado no le brindaría la información que necesitaba.

Negó con la cabeza suavemente, sin querer aceptar las disculpas. Shima no consideraba que sus preguntas fueran incómodas o quizás grandes indirectas directas hacia su cabeza. Levantó la mano y volvió a negar de nuevo, esbozando una de sus enigmáticas sonrisas de Don Juan. Aunque no lo quisiera, su forma de vida era vivir cual príncipe entre las gentes del pueblo y endulzar los corazones de las más jóvenes; pese a no ser este el caso.
- Entiendo... - Murmuró, arrugando el entrecejo. ¿Y cómo se suponía que debía actuar ante ella, como un alumno cinco años menor? Torció levemente la sonrisa y puso su dedo índice sobre las cejas, deshaciendo su gesto. - Intentaré quedarme como un simple alumno de la clase Diurna, entonces. - Encogió los hombros. ¿Cómo sería para Shima Sugimura regresar en el tiempo cinco años atrás? Un desastre de chico, sinceramente.
Tras la pregunta de Matsumoto, se giró hacia atrás de repente, mirando los caminos que podía tomar. Agarró su propio mentón y estudió severamente los casos de la decisión.

- Las escaleras dan a los dormitorios y el pasillo... Hacia arriba vas a la cafetería y supongo que para salir será hacia allá. - Señaló las tres zonas que podían tomar con la mano, distrayéndose en alguna ocasión con cierta falda corta que pasaba cerca de él. - ¿Adónde quieres ir? - Por supuesto, como a buen caballero, no le importaría acercarse con ella hasta el lugar que deseara. Él era todo un caballero y protegería a la que parecía "inofensiva" alumna nueva de la Academia Cross.
avatar

Cantidad de envíos :
68
Humor :
Insoportable.

Shima Sugimura

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Rangiku Matsumoto el Sáb Ene 18, 2014 4:30 pm

Reí cuando lo vi encogerse se hombros diciendo que trataría de ser un simple alumno de la clase diurna. Miré a la vez que el los diferentes caminos. Uum... ¿Dónde estarían las clases? Ni siquiera sabía si llegaría a tiempo o no. Miré mi muñeca, pero había olvidado ponerme el reloj, cosa que me solía pasa a menudo. Nunca llevaba el móvil encima, y había decidido hacía tiempo de llevar el reloj para poder controlar la hora, pero no había manera de que me acordase. Estaría reposando en mi escritorio, como siempre. Miré las escaleras que mencionó, con curiosidad. ''Los dormitorios.'' Me habían ofrecido alojarme allí, pero prefería vivir de manera independiente. No me gustaba tener que compartir habitación con alguien que no conocía, además de que seguramente llamaría la atención si empezaba a sacar armas delante de otra alumna de la clase diurna. No, había elegido vivir en el pueblo. Tenía un camino algo largo cada mañana, y siempre lo hacía a pie, pero prefería eso a tener que estar incómoda.

Suspiré, resignada.-Iba a las clases, pero no sé qué hora será...-Musité, pensativa. No me gustaba perderme las clases, básicamente porque luego me daba pereza ponerme al día. Le pregunté la hora con algo de cortedad a otra alumna que pasaba. Ya habían empezado. Le agradecí el favor y me volví hacia el chico.-Creo que tendré que olvidarme de la primera clase de la mañana.- Dije con una sonrisa culpable. Nunca me había saltado ninguna hora, pero ya no había solución. Rebusqué en los bolsillos de la chaqueta del uniforma y encontré algo de dinero. Lo conté atentamente durante unos instantes, calculando. Levanté la vista hacia Shima.- ¿Por dónde decías que se iba a la cafetería?- Guardé el dinero de nuevo en el bolsillo y añadí.- Si quieres invito a algo, de todas maneras no he desayunado a penas.-Esbocé una sonrisa amigable. Lo cierto era que a penas había desayunado, no había tenido mucho tiempo. Y tenía bastante para invitar al chico a algo, al menos como agradecimiento por su ayuda.
avatar

Cantidad de envíos :
629
Edad :
22
Empleo /Ocio :
Estudiante por la mañana, cazadora por la tarde y por la noche. Y sin librar los días festivos *snif*

Rangiku Matsumoto

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Shima Sugimura el Vie Ene 24, 2014 7:23 pm

Shima observaba los gestos de la chica sin pestañear, intentando de algún modo quizá, entrar dentro de su mente. Sin embargo, una lástima que Shima Sugimura no tuviera poderes psíticos, cosa que haría las cosas mucho más fáciles. Pero no por ello intentaba adivinar lo qué haría Rangiku Matsumoto a continuación. Sonrió al ver su gesto de querer mirar la hora y no hallar reloj en su muñeca. Rápidamente, volteó la suya para hacer lo mismo y comunicárselo, pero la chica avanzó un paso más adelante que él y preguntó la hora a una de las alumnas que paseaba por los pasillos. Encogió nuevamente los hombros y esperó a que decidiera cuál era el camino que deseaba coger.

Una vez la decisión tomada, hizo una leve reverencia cual galán.
- No soy totalmente partidario de que los alumnos pierdan clases en estos días, pero he de decir que las clases aquí impartidas deben de ser un absoluto desastre. - Mencionó, mirando de reojo a la cantidad de alumnos que podía estar deambulando por la estancia. Incluso su propia hermana también ignoraba ir a tomar su lección, a pesar de la cantidad de obligaciones que le hacían llevar sus cargos. Pero él tampoco debía decir o no, pues normalmente se pasaba el tiempo deambulando por la universidad y ligando con señoritas de cursos inferiores. Y a decir verdad, por otra parte también interesaba a Shima que Rangiku no tomara clases, ya que así el tiempo diría si conseguía sacar alguna conclusión más en cuanto a ese tema de los cazadores y vampiros, del que tan interesado estaba. - Mi hermana será muy amable y seguramente te deje los apuntes. - Asintió confome, soltando una leve risa. ¿Natsuki iba a dejar sus apuntes a una conocida de su hermano? Jamás, pero de otra forma... - Si no, puedes consultarme si tienes alguna duda. - Por supuesto, el profesor Sugimura se encontraba en cursos más superiores y aparentemente difíciles, ¿no es así? De otra forma no podía animar a Rangiku a continuar acompañándole un breve rato más.

Sus ojos se clavaron sobre las monedas que la chica portaba sobre las manos. Bajó los párpados, sonriente. ¿Acaso pensaba invitarle a tomar un café, a él, un desconocido al que apenas acababa de conocer? Eso estaba bien, perfectamente a decir verdad. Shima estaba ganándose a la chica y quién sabe qué le depararía estar al lado de tan jovencita cazadora; aunque este último detalle no se diera cuenta nuestro gran Rompecorazones.
- Te acompaño hasta allí si me permites invitarte. Es de mala educación que un hombre no invite a una señorita. - Ladeó la cabeza levemente. Sinceramente, le encantaba que lo invitaran, pero obviamente no una mujer. Dado que ese era el caso, la próxima vez dejaría tal vez que Rangiku pagara la cuenta. Pero esta, sería por su parte. Al fin y al cabo, él por lo menos ganaba un mero sueldo con el que concederse estas cosas.
- Si me permites... - Dijo cortés, empezando a andar en la misma dirección por la que había llegado hasta allí, conduciendo a su nueva e inesperada amiga hacia la cafetería de la Academia.
avatar

Cantidad de envíos :
68
Humor :
Insoportable.

Shima Sugimura

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Rangiku Matsumoto el Sáb Ene 25, 2014 12:43 pm

Me sentí un poco culpable cuando dijo lo de que no era partidario de que los alumnos se saltasen clase, pero aunque quisiera ya no llegaría a tiempo. Sabía que no podía permitirme el lujo de perder clases. Levanté la mirada, sorprendida, cuando dijo que su hermana me dejaría los apuntes. ¿No había dicho hacía poco que era muy irresponsable? Lo miré, confundida. De hecho, no sabía siquiera si su hermana estaba en mi mismo curso o tenía las mismas asignaturas que yo. Le sonreí agradecida cuando se prestó a ayudarme si me hacía falta.- No te preocupes.-Le dije, agitando una mano, intentando quitarle importancia al asunto. No quería causar demasiadas molestias, ya recuperaría las clases de alguna manera... Matándome a estudiar luego, básicamente.

Abrí los ojos y lo miré algo cortada. Pasé el peso de mi cuerpo de un pie a otro. Mi intención había sido invitarle yo, pero comprendía que no quisiera aquello... Aunque me disgustase que me invitaran, tendría que aceptarlo por aquella vez. Sabía que todo caballero que se preciase no aceptaría la invitación de una chica. Aunque... bueno, siempre podía intentar convencerlo luego para que me dejase pagar.-Con mucho gusto.-Sonreí, aceptando su invitación. Seguí sus pasos hacia la cafetería, mientras iba mirando a mi alrededor, intentando quedarme con el camino. Suspiré, desesperanzada, ante aquellos pasillos tan largos, tantas ventanas y tantas puertas... Lo que decía, dentro de unos cuantos días me veía haciendo un mapa. Era especialista en perderme dentro de edificios.
avatar

Cantidad de envíos :
629
Edad :
22
Empleo /Ocio :
Estudiante por la mañana, cazadora por la tarde y por la noche. Y sin librar los días festivos *snif*

Rangiku Matsumoto

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Morgan Blair el Dom Feb 28, 2016 7:57 pm

- Vaya asco de lugar... - musitó la morena conforme paseaba por los oscuros callejones de aquel desconocido pueblo. A pesar de haber visto tanta miseria ella aún estaba acostumbrada a la riqueza londinesa y el repentino cambio no le había hecho ni pizca de gracia. “Solo queremos protegerte...”, reproducía una y otra vez la voz de su padre. - ¿Protegerme? ¡Y un cuerno! - bufó. La noche estaba por caer y aún no había encontrado la dichosa academia a la que había sido enviada. Llevó ambas manos a la capucha de su capa para alzarla y ponérsela pues el frío azotaba sus finos rasgos y no le agradaba demasiado esa sensación. Estaba sedienta, realmente no estaba, pero tras cruzar en una esquina entró de lleno en una muy transitada callejuela y llevar a cabo una masacre no entraba en sus planes.

-“Mientras más lo protege una, a la larga es peor para él, pues le impide desarrollar sus propias defensas...” - susurró aquella tan famosa cita de Zenobia Campruí volviendo a referirse a la tan insensata decisión. Ella sabía que podía cuidarse sola y que era experta en evitar cazadores, sabía un día todo eso podría cambiar pero prefería pensar que nunca pasaría. Había salvado la vida a muchas personas y había salvado su propio culo una y otra vez, pero al parecer no era suficiente para el señor Blair.

Una deliciosa fragancia entró por sus orificios nasales provocando que la morena se relamiera los labios. Era una callejuela comercial y tanto el olor mundano como el olor de la sangre animal estaba presente. Sacó la cajetilla de pastillas que le fue entregada antes de marcharse de su país y tomó una de éstas para saciar su sed. Presentía que la institución a la que se dirigía no se encontraba demasiado lejos, y en efecto, un largo rato más tarde llegó al lugar para adentrarse en éste y arreglar todo lo que era necesario. “Parece que este lugar va a ser agradable al fin y al cabo...”, dijo para sus adentros cuando vio a un par de chicos y chicas corretear por los pasillos del edificio.
avatar

Cantidad de envíos :
38
Edad :
19
Localización :
Anteriormente Londres, ahora...
Empleo /Ocio :
Trabajo de payaso a jornada completa, no te jode...
Humor :
Tócame demasiado lo que vienen siendo los ... y te las verás conmigo.

Morgan Blair

Volver arriba Ir abajo

Re: Hall de entrada y pasillos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 12 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 10, 11, 12

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.