Bienvenidos a Vampire Knight: Academia Cross. Esperamos realmente que los usuarios y también los personajes, disfruten la estadía en el foro y sobre todo, participen en esta comunidad. ¡Diviértanse por encima de todo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Edificios abandonados
Dom Abr 22, 2018 8:41 pm por Ryu Olivier

» Confieso que...
Lun Abr 09, 2018 8:31 pm por Ziel A. Carphatia

» Calles
Dom Mayo 21, 2017 6:11 pm por Lisbeth C.

» Que harias con el de arriba si se quedaran en cerrados en un habitación.
Miér Feb 22, 2017 12:02 am por Integra F. W. Hellsing

» El que llegue a 100 gana
Sáb Ene 21, 2017 8:21 pm por Nathan Von Kleist

» ¿Roleas?
Mar Ene 03, 2017 11:52 pm por Celest Blaze

» ¿Qué estás escuchando?
Lun Dic 19, 2016 12:56 am por Rangiku Matsumoto

» Habitacion de Kasha
Jue Dic 01, 2016 7:46 pm por Kasha Oskan

» Registro de apellido.
Dom Oct 23, 2016 2:59 pm por Aoba Segaraki



Foros Hermanos
Afiliados de élite
Créditos
Sword Art Online (SAO)
Este foro ha sido diseñado por Ziel Carphatia y en colaboración de Yuuki Cross. Agradecer su trabajo, sin embargo, a los creadores de las texturas en Deviant Art que favorecieron el wall del que disfruta el foro, así como la action empleada en todos los gráficos. También, una pequeña mención a las grandes instrucciones de foroactivo y Savage Themes que, con sus tutoriales y enseñanzas, han hecho posible este fruto para todos los usuarios.

Gracias a todos.


Escaleras de entrada

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Escaleras de entrada

Mensaje por Kaien Cross el Vie Ago 21, 2009 4:20 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Por aquí se entra a la academia


avatar

Cantidad de envíos :
450
Localización :
En mi despacho
Empleo /Ocio :
Director de la academia Cross
Humor :
Maravilloso~

Kaien Cross
http://academiacross-vk.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo


Re: Escaleras de entrada

Mensaje por Alessandra M. Lavrov el Dom Sep 13, 2015 5:57 pm

El viento soplaba por la tarde, meciendo a su mismo compás las ramas de los árboles. El día daba paso al atardecer y poco a poco las tinieblas cubrirían el cielo que por ahora tenía tenía un adorable tono rojizo, como si estuviese bañado en sangre, la chica peliblanca miró el cielo con cierta expresión casi encantada, aquel era un escenario lindo, no solo el cielo, debía admitir que la academia Cross poseía cierta elegancia y proporción en su arquitectura que la hacían simplemente encantadora y ella sabía reconocer las cosas hermosas cuando las veía.

Dando saltitos y con una expresión feliz en el rostro, subió por las escaleras, llevando consigo las elegantes valijas de cuero negro que traía como equipaje, no muchas cosas en realidad, después de todo no estaba aquí para ser una socialité. Al llegar a la parte más alta de la escalera me quedé de pie un momento, contemplando. De cierta manera pese a mi edad, era la primera vez que asistía a la escuela. No es que fuera una ignorante, pero dados los acontecimientos de mi infancia jamás había pisado ninguna escuela de ningún tipo.

No sabía que debía hacer o hacía donde ir, sonreí << Bueno, ya me encontraré con alguien y preguntaré, supongo que lo primero es reportarse con el director o algo así>> me encogí de hombros y seguí avanzando con alegría a través del campus. Aún no llevaba puesto el uniforme correspondiente a mi clase, sabía que la academia también albergaba humanos, aquello era la único que me había desagradado desde un principio, pero tendría que tolerarlo, no, estaba segura de que lo toleraría bien. Después de todo aquí nadie me conocía (al menos eso creía yo) así que nadie tenía que saber como era mi verdadera "yo". Para los directivos y los prefectos yo solo era una joven chica vampiro que venía a la academia para hacer amigos y socializar un poquito. El director no tenía porque enterarse de mis verdaderos planes, nadie tenía porque hacerlo en realidad.
avatar

Cantidad de envíos :
13
Localización :
Algún lugar en Japón
Empleo /Ocio :
Cazadora
Humor :
¿Porque no vienes y te doy una muestra gratis?

Alessandra M. Lavrov

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras de entrada

Mensaje por Nathan Von Kleist el Vie Jul 15, 2016 4:41 pm

No hacía mucho que Nathan había aterrizado en el aeropuerto, y ahora, tomaba rumbo en un coche negro con cristales tintados hacia su nuevo destino. Durante el viaje había estado mirando unas anotaciones en una pequeña libreta, detalles que aunque no eran todos, más o menos le ponían al día de las normas del lugar al que iría. En el coche, solo se podía oír de vez en cuando algunas órdenes que daba el copiloto al piloto de este, acerca de la ruta que había de tomar para llevar al joven a la nueva localización. Nathan apenas prestaba atención a lo que aquellos dos hombres decían, pues continuaba inmerso en la lectura de aquella libreta. De vez en cuando, sí que comentaba algo acerca de alguna de las cosas que llamaban su atención. Una de ellas fue la que más llamó su atención, esta era acerca del uniforme que deberían llevar en todo momento en los horarios de clase.-¿Dónde está mi uniforme?- Quitó su vista unos segundos para mirar a aquellos dos hombres, los cuales le informarían de que este estaba esperándole en su nueva habitación. Nathan asintió y puso su mirada en el libro nuevamente.

Aunque el trayecto fuera largo, al joven vampiro se le pasó en un abrir y cerrar de ojos. El auto paró justo en la puerta de la academia Cross, Nathan, bajo del coche aún leyendo todas aquellas normas. Caminó hasta la acera donde unas largas escaleras lo llevarían hasta su nueva vida. El vampiro quedó en silencio y concentrado, tal era esta, que siquiera escuchó las voces de los hombres que le acompañaban, preguntando si necesitaría ayuda para llevar las maletas hasta la habitación. Tras tres veces que le preguntaran, los hombres simplemente se resignaron y las dejaros tras Nathan, montando en el vehíuculo, marchandose y dejándolo solo. Una vez Nathan despertó de su lectura, se giró para preguntar a aquellos hombres si le ayudarían con las maletas, pero claro, aquellos dos ya hacía algún minuto que no estaban junto a el. La ceja del joven se arqueó, una cara de bobo apreció en su faz preguntándose cuando es que habrían desaparecido aquellos dos.-Como siempre tendré que hacer las cosas yo solo- Suspiró pausadamente-Luego mi padre se pregunta, el motivo de que sus hombres no completen las misiones bien, ni siquiera me ayudan a llevar mis maletas.-

Guardo aquella libreta en uno de los bolsillos internos de su chaqueta, recogió las maletas, y sin demasiada dificultad las levantó andando todos aquellos peldaños hasta arriba. Una vez ahí, comenzó a observar los grandes edificios que se alzaban en la academia, algo más grande de lo que esperaba en un primer momento.El sol ya comenzaba a ocultarse, bañando el cielo de aquel color anaranjado tan propio de esas horas. Avanzó unos cuantos pasos ya adentrándose por aquella puerta y mirando de izquierda a derecha. Ahora que recordaba, nadie le dijo el lugar donde se encontraba aquellos dormitorios donde tendría que vivir. Esta vez una cara más seria, casi maldijo a la poca preparación de todo aquel plan de su nueva vida. Esta vez el suspiro era acompañado por una cara de resignación mientras dejaba las maletas nuevamente en el suelo.Bueno, podría ser peor. Seguro que puedo encontrar a alguien que me ayude con la ubicación de los dormitorios.
avatar

Cantidad de envíos :
22
Edad :
27
Localización :
Junto el gato de schrödinger
Empleo /Ocio :
Soldado/Estudiante
Humor :
negro

Nathan Von Kleist

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras de entrada

Mensaje por Zero Kiryuu el Jue Jul 21, 2016 11:49 am

Pequeños rayos de sol anaranjados se colaban tímidamente por las vidrieras que lo veían atraversar el pasillo que conducía a las escaleras de entrada. Sus andares se veían un tanto ajetreados, su rostro serio y firme como un glaciar. Algunos alumnos que pasaban por su lado, comprendían aquella mirada súbita que les dedicaba, sin decir siquiera ni una sola palabra: debían irse todos los humanos a sus respectivos dormitorios, antes de que anocheciera del todo. Su posible mal humor de hoy, resultara que empezaba a atardecer y por más que buscara a Yuuki Cross para en breves dar inicio a su trabajo como Prefectos, no había forma de encontrarla por ninguna parte. Zero ya se encontraba completamente resignado de esto, pues últimamente la chica se encontraba completamente desaparecida de sus responsabilidades. Al final terminaba siendo él quien intentaba ser Prefecto, estudiante y sobre todo, cazador. Sobre esto último, sin embargo, aún yacía la duda sobre su pecho: ¿y si le había ocurrido algo a Yuuki? No era la primera vez que desaparecía y se viera envuelta en problemas con esa panda de traidores que ahora manaba en el pueblo. Y él, tan sólo rezaba porque su peor enemigo, Kaname Kuran, estuviera con ella y la protegiera como debía ser; a diferencia de la vez anterior. Únicamente anhelaba su bienestar.

Con estos pensamientos dubitativos en la cabeza, ni siquiera llegó a notar la presencia de un vampiro a la vuelta de la esquina. Tuvo que verlo de frente para que sus ojos se abrieran rápidamente por la sorpresa y todas las preocupaciones se disiparan, trayéndole al mundo real, allá donde los vampiros eran sus verdaderos enemigos. O al menos esto era lo que pensaba Kiryuu, claramente como cazador que ejercía. Como un autoreflejo, llevó su mano al interior de la chaqueta de su uniforme negro y sacó su Bloody Rose, apuntando inmediantamente al vampiro que se hallaba frente a él. En estos tiempos de conflictos, ya ni siquiera se conocía quiénes eran los verdaderos aliados. Y por supuesto, el individuo podría venir en son de paz, pero quién conociera con qué intenciones. Desde luego, si tramaba algo o si planeaba hacerse con algún rehén, o cualquier humano, antes debería pasar por encima de su cadáver.


- ¿Quién eres? - Seguidamente, con total indiferencia, observó con sus violáceos ojos al intruso de arriba a abajo, examinándole minuciosamente. Entonces se percató de sus maletas y comprendió inmediatamente, que el vampiro que tenía delante probablemente sería un nuevo estudiante de la Clase Nocturna. A su mente acudió el pequeño flashback del Director Cross advirtiéndole de la llegada de nuevos alumnos de ambas Clases, chillando además encima de su escritorio que la Academia guarecería a todo aquel que quisiera asilo y no tomara papel en el enfrentamiento que se disputaba en el resto del pueblo. Con su mano libre, removió algunos de sus mechones grisáceos que caían por sus ojos, suspirando levemente. ¿Acaso algún día podrían esperar en otro lugar que no fuera la Academia? Al menos él no tendría por qué llevarse estas sorpresas de ver un vampiro de repente, con tantos escolares humanos por los alrededores. Pero esto realmente era culpa de Cross, que les dirigía a aquel lugar para que uno de los Prefectos lo llevara a su respectivo edificio. ¿Y dónde estaba Yuuki cuando se la necesitaba? A ella siempre se le dio mejor conducir a los nuevos a sus dormitorios, porque él odiaba tratar con estos seres que tanto le desagradan.

- Dime tu apellido. - Dijo apremiadamente en un tono áspero, aún desconfiado. Cualquiera podría hacerse pasar por un alumno nuevo, pero si realmente no era él, su apellido se lo diría. Aunque eso no confirmaba que el vampiro no resultara estar en el bando de los traidores. ¿Y de qué forma podría descubrirlo? Ah... si tan sólo Touga estuviera aquí con él, seguramente entre ambos descubrirían las verdaderas intenciones del nuevo inquilino. Por el momento únicamente podía esperar a que cometiera cierto fallo que lo delatara.
avatar

Cantidad de envíos :
119
Localización :
No quieras saberlo.
Empleo /Ocio :
Exterminar a los pura sangre.
Humor :
Tsk.

Zero Kiryuu

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras de entrada

Mensaje por Nathan Von Kleist el Jue Jul 21, 2016 5:05 pm

La idea principal era parar alguno de los alumnos que por allí pasaran, pero durante unos instantes, dejó que sus fosas nasales se bañaran con el persistente olor a humano que emanaba toda la academia. Aunque era cierto que no estaba ahí para atacar a ningún humano, era bastante difícil no deleitarse con la fragancia de humanidad que lo llamaban cual buffet libre. Introdujo sus manos en los bolsillos mientras comenzaba a desechar el plan principal de captar la atención de alguien para que este lo ayudara. Durante unos cuantos minutos, continuó observando la entrada. Esta acción ya era algo habitual en él, pues nunca estaba de mal aprenderse el lugar si no quería perderse.

Giró su cabeza lo suficiente, para darse cuenta que ya había captado la atención de alguien que parecía ser un alumno. Justo cuando tenía la intención de comenzar a hablar, este se le adelantó, primero apuntándole con un arma, la cual sus marrones ojos se posaron en ella. Él ya había participado en numerosas guerras a lo largo de sus muchos años, viendo infinidad de sus armas y su juicio para aquella amenaza que portaba el estudiante en sus manos es que, evidentemente no era humana. Sacó las manos de sus bolsillos, levantando solo estas a la altura de su pecho. Su rostro permanecía serio, sin haberse inmutado demasiado.-Soy Nathan Von Kleist, he llegado hoy para empezar a estudiar aquí- El vampiro había practicado durante bastantes años el Japones, pero incluso ahora, no podía librarse de el acento de su país natal al pronunciar su propio nombre, que junto con su apariencia de occidental, estaba más que claro que no era de este país. Por otro lado, esperó la reacción del contrario tras haberse presentado. Él mismo sabía, que el apellido de su familia había sido famoso en Europa desde el siglo dieciséis, donde por el poder militar que adquirió su padre, algunos lo denominaron como el caudillo de Alemania, pero claro, ahora ya no estaba en Europa y tampoco tenía idea si durante los años posteriores a eso, su apellido se habría extendido por países más lejanos, evitando aquella situación y mejorandola -Y aunque agradezco tu cordial presentación antes de haber preguntado mi nombre, te agradecería que apartaras esa cosa de mi, no creo que sea bueno causar un alboroto matandome en mi primer día ¿No crees?- El tono de Nathan se entremezclaba en ironía tras decir lo primero y lo último como petición.

La verdad es que acabo de bajar del avión hace unas horas, estoy bastante perdido y te agradecería que me indicaras, el lugar donde se aloja la clase nocturna- Bajó las manos regresando al interior de sus bolsillos. El cuerpo de Nathan se relajó un poco o al menos, eso era lo que intentaba que pareciera pero estaba preparado para lo que fuera tras sus palabras. Bien podría el joven que ahora le apuntaba continuar haciéndolo, dispararle o simplemente mostrarle lo que él pedía, no obstante se preparaba para cada una de aquellas acciones.-¿Siempre tratáis a los nuevos alumnos como tú me lo estás haciendo a mi?-No solo con sus acciones, al mismo tiempo con sus palabras, intentaba transmitir tranquilidad al contrario para que este se relajara. En parte ya había deducido que sería algo normal, pues para  juntar a humanos con seres de la misma especie que él, se necesitaría de una seguridad bastante más rigurosa que la de cualquier otra academia normal.
avatar

Cantidad de envíos :
22
Edad :
27
Localización :
Junto el gato de schrödinger
Empleo /Ocio :
Soldado/Estudiante
Humor :
negro

Nathan Von Kleist

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras de entrada

Mensaje por Zero Kiryuu el Dom Jul 24, 2016 7:50 pm

El Prefecto esperó con la Bloody Rose entre las manos, sin dejar de fijar la atención al vampiro que tenía delante, intentando aparentar la paciencia que solía caracterizarle. Sin embargo, últimamente la situación que ocupaba en la Asociación, hacía dudar más a su cabeza. La desconfianza crecía cada vez más entre los suyos y al fin y al cabo resultaba normal, pues los traidores parecían crecer a cada instante. ¿Y cómo encontrar las verdaderas intenciones de cada cuál? El Director ya había dado el aviso a ambos Prefectos de que estuvieran alertas en sus misiones nocturnas sobre vigilar a los humanos y vampiros, respectivamente. Y eso es lo que estaba haciendo. En cambio, la falta de Yuuki, le entregaba a él todo su trabajo. Junto con aquel que suponía trabajar a cargo de su Maestro, a veces incluso parecía sentir que el cansancio le desbordaba. Pero no podía fallar, no ahora. Zero era el encargado de proteger a los estudiantes de la Clase Diurna, estaba al cargo de sus vidas, por decirlo de alguna forma. Por ello, no podía fiarse de nadie ni de nada. Mucho menos lo haría de un vampiro que en pleno conflicto, venía a pedir asilo a la Academia. No obstante, su nombre le disipó algunos de sus conflictos interiores sobre matarlo o dejarlo entrar.

Finalmente, bajó el arma lentamente, sin dejar que sus ojos violáceos dejaran de intentar leer las intenciones del recién llegado. Él era humano y por ello no obtenía un don mental, pero años de experiencia como cazador también servían. Y la situación le había llevado a ser así de desconfiado y malhumorado. Y por el momento no había forma de que esto cambiara.

- Está bien. - Comentó con algo más de tranquilidad, guardando su Bloody Rose en el bolsillo interior de la chaqueta de su uniforme. El apellido que Cross le dijo, había coincidido completamente con el desconocido, además de su nombre. Todo podría ser igualmente una tapadera, pero por el momento él no era capaz de hacer nada más, o al menos no en este lugar, plagado de estudiantes que se apresuraban a ir a sus dormirtorios. Después, desvió la mirada inquisidora del vampiro hacia una estudiante que decidía pasar por la entrada donde momentos antes casi apretó el gatillo. Zero no creía que hubiera visto la escena amenazante de su parte, y eso le aliviaba en cierto sentido. No obstante, tras dirigirle una mirada escalofriante a la muchacha, ésta aceleró el paso y desapareció por los pasillos para dejar a vampiro y cazador en el recibidor de las escaleras de entrada. Seguidamente, volvió a hablar: - Ciertamente, no me importaría matarte aquí mismo, pero algún estudiante podría ver cómo tu sangre impregna las paredes y sinceramente, no tengo intención de dar explicaciones por eliminar a uno más de los vuestros. - Zero había sido completamente directo. No tenía por qué esconder lo que era ni a qué se dedicaba, pues de otra forma, el vampiro nunca iba a tener un mínimo de respeto ni tampoco lo tendría en cuenta si en verdad iba a devorar a algún humano en los próximos días. Ahora conocería que él lo buscaría hasta darle caza, de ser necesario. Y no se pensaría dos veces apretar el gatillo y que el proyectil fuera directamente a su cabeza.

- Sí, me gusta presentarme así a gente como la vuestra. Algunos no traéis la lección aprendida de casa. - Dijo con una sonrisa ácida que declaraba de nuevo sus ansias por eliminarle, conteniéndose por el bien de Cross, los estudiantes y su obligación como Prefecto. Metió una mano en su bolsilloCaminó parsimoniosamente hacia el umbral del recibidor, chocando su hombro con el del recién llegado y lanzando una mirada helante a Von Kleist. - Ahora, andando. - Ordenó rigurosamente, partiendo en busca de los dormitorios Luna.
avatar

Cantidad de envíos :
119
Localización :
No quieras saberlo.
Empleo /Ocio :
Exterminar a los pura sangre.
Humor :
Tsk.

Zero Kiryuu

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras de entrada

Mensaje por Nathan Von Kleist el Lun Jul 25, 2016 1:29 pm

Aunque no estaba nervioso, aún cabía la posibilidad de que todo aquello no acabara demasiado bien. Estaba claro que la situación en la que se encontraba no era demasiado buena para él pues justo tenía aquella pistola apuntándole y por desgracia no tenía su katana para poder defenderse. Con aquella posición relajada más las manos metidas en sus bolsillos, dejó caer un poco más su peso hasta doblar algo sus rodillas, repartiendo el peso. Con esta posición, le sería mas fácil esquivar sin la necesidad de perder preciados segundos en flexionarlas antes y así poder dar cualquier salto a alguno de los lados.  ¿Quizás hubiera sido mejor que los hombres que lo trajeron le acompañaran hasta el interior? Bueno, aquella pregunta ya no valía la pena hacérsela, pues estos ya no estaban y cualquier pensamiento inútil podría costarle un despiste e incluso una herida grave o su vida.

Pronto la tensión previa desaparecería cuando este bajó su arma, y finalmente la guardó del mismo sitio de donde fue sacada. Nathan al igual que el contrario, no dejaba de observar con sus marrones ojos los movimientos de este. No cesó aquella posición hasta que el chico le habló. Dejó salir un largo suspiro mientras sus cuerpo ya se estaba relajando de verdad.-Muy amable por tu parte- Su atención fue desviada a una de las estudiantes que por ahí pasaba pero sin dejar de mirar de reojo a su "compañero". Nathan intentó saludar con un gesto de cabeza a esta pero ya se había encargado el otro de asustarla con aquella mirada, dejando que su saludo se perdiera con la misma rapidez que hizo aquella chica. Escuchó tranquilamente las palabras del muchacho, volviendo su atención otra vez hacia él. Sus ojos se fueron entrecerrando mirando directamente a los del contrario. Los ojos no desprendían ningún tipo de brillo, carecían de cualquier tipo de sentimientos, justo como muchos de los de su especie. Sonrió al mismo tiempo que que su rostro se ensombrecía y mostraba sus colmillos con aquel gesto. Sacó una de sus manos de los bolsillos, pasándola por su rostro con lentitud hasta llegar a sus cabellos apartando su flequillo de la cara. Continuó subiendo la mano revolviendo su cabello más que de costumbre y dejando este desaliñado, un curioso estilo que por alguna razón quedaba bastante bien al vampiro.-¿Sabes?- Hizo una pausa y ahora aquellos gestos sombríos en su faz cambiaban a una sonrisa amable-Es lo más bonito y erótico que me han dicho desde que he bajado del avión. Sangre y paredes- Hizo como si un escalofrío de placer le recorriera todo el cuerpo. Había sido poco tiempo, pero Nathan ya se había encontrado tipos con el mismo carácter que ese joven. Sabía perfectamente que responder con amenazas a amenazas, harían que el camino que tenía que recorrer fuera más difícil, pero claro, tampoco comprendía bien el carácter de su nuevo "amigo", bien podría molestarle de alguna manera sus palabras, así que tras decir lo que dijo, puso nuevamente su atención en el joven para ver su reacción y como o por donde tendría que tirar con sus palabras, pues este ya había revelado con ellas y sus acciones lo que era. Un cazador. Sí, justo por lo que en un principio Nathan había venido. Uno de sus objetivos era averiguar el poder con los que contaban estos en este país y si al mismo tiempo podía divertirse con ello, pues... su padre no podría echarle la culpa de nada.

Torció los labios pues por segunda vez no había revelado su nombre incluso con aquella indirecta. ¿Sería mejor preguntarlo directamente? Durante unos segundos estuvo pensando la mejor manera de hacerlo. El golpe de hombro molestó a Nathan pero no en demasía, haciendo que volviera a su tono serio de costumbre.Aunque estoy seguro que por la actuación que has tenido con esa estudiante antes, eres bastante popular por aquí, me gustaría que me dijeras tu nombre por si alguien me hace daño. No me gustaría tener que llamarte por el del "Señor pistola" dudo que te conozcan así por aquí, ni por el de "Mirada que da miedo"- Comentó tras recibir aquella heladora por su parte. Tomó las maletas sin demasiado esfuerzo tras hablar y siguió tras el chico que parecía que al fin indicaría el camino.-Y por cierto, aunque aún no estoy muy seguro, parece que tuvieras muchas ganas de eliminarme, quizás es mi imaginación ¿Pero todos los guardianes son así aquí?- Y otra vez su ironía hizo aparición en escena antes de quedar en silencio y caminar tras el joven.
avatar

Cantidad de envíos :
22
Edad :
27
Localización :
Junto el gato de schrödinger
Empleo /Ocio :
Soldado/Estudiante
Humor :
negro

Nathan Von Kleist

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras de entrada

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.